libertad_vigilada_miniaturaEl espionaje de las comunicaciones

Autor: Nacho García Mostazo

Categoría: Servicios de Inteligencia (Praxis)
Barcelona: Ediciones B (2003)
401 páginas

El propio autor nos recuerda en este documentado libro, que hasta 1939 los Servicios de Inteligencia mantenían cierta suerte de romanticismo, de improvisación, de rompecabezas con no pocas piezas sueltas, en el que el factor humano cumplía una función sustancial. Después, tras la II Guerra Mundial, el mayor conflicto armado de toda la Historia, la situación cambió de forma radical.

 

Como señala el prologuista del libro, César Vidal, ya "no se trataba tan sólo de que dos potencias se hubieran repartido la totalidad del globo, sino del hecho de que tecnológicamente esa división era factible". "Antes de que nadie pudiera darse cuenta, los mecanismos de espionaje se habían elevado por los espacios estelares y sumergidos en los fondos abisales", añade.

Así, "Libertad Vigilada" nos muestra la evolución tecno-histórica del espionaje a lo largo de la denominada "guerra fría" y hasta nuestro propio momento. Desvelándonos también la realidad del espionaje actual que se esconde tras sistemas de interceptación de las comunicaciones como "Echelon", con toda la controversia que conlleva sobre el binomio libertad/seguridad.

Como anticipo de su contenido, el autor encabeza su obra con una acertada visión de Phil Zimmermann, autor del programa de encriptación de la Red denominado "Pretty Good Privacy" (PGP), sobre las nuevas prácticas de espionaje indiscriminado:

"En el pasado, si el Gobierno quería violar la privacidad de los ciudadanos tenía que dedicar una cierta cantidad de esfuerzo para interceptar, abrir al vapor y leer el correo de papel. Esto es similar a pescar con una caña, un pez cada vez. Afortunadamente para la libertad, esta vigilancia que requiere tanto esfuerzo no es práctica a gran escala. Hoy en día, el e-mail está reemplazando al correo original y, a diferencia de éste, los mensajes electrónicos son facilísimos de interceptar y escudriñar buscando palabras clave. Esto se puede llevar a cabo de manera rutinaria, automática, indetectable y a gran escala. Es similar a la pesca con red de arrastre, lo que constituye una diferencia orwelliana para la salud de la democracia".

¿Cuándo hablamos por teléfono, hay alguien más que nuestro interlocutor escuchando la conservación? ¿Es seguro enviar un fax o intercambiar información por Internet? ¿Está usted dispuesto a que sus comunicaciones sean interceptadas sin su permiso en aras de la llamada “seguridad nacional”?

Tras la II Guerra Mundial, el Reino Unido y Estados Unidos suscribieron un acuerdo denominado UKUSA para espiar las comunicaciones de la URSS y los demás países integrados en el Pacto de Varsovia. Pero el sistema utilizado permitía hacerlo igualmente con el resto de países, ya fueran enemigos o aliados. Y aunque inicialmente la tecnología desarrollada al efecto se centraba en el espionaje de las comunicaciones militares y diplomáticas, terminó extendiéndose al terreno económico y después al puramente civil, sobre todo tras la caída del "muro de Berlín". En la actualidad, los dos países que en junio de 1948 pusieron en marcha el protocolo UKUSA, junto a un selecto grupo de aliados, operan la más portentosa red mundial dedicada al espionaje de las comunicaciones, conocida efectivamente como "Echelon".

Pero en pleno desarrollo de las nuevas tecnologías, y sobre todo gracias a la expansión de Internet, el espionaje también se ha globalizado. Hoy en día, los servicios de inteligencia de cientos de países pueden interceptar fácilmente las comunicaciones de sus ciudadanos, escuchar sus conversaciones telefónicas o leer su correo electrónico. Podemos creer que el derecho Constitucional o la Carta de los Derechos Humanos ampara nuestra privacidad, pero como demuestra de forma fehaciente Nacho García Mostazo en su libro, el espionaje masivo de las comunicaciones pasa por encima del Estado de Derecho, con independencia de que tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, la mayoría de los países democráticos han legitimado la intromisión de sus Gobiernos en nuestra vida privada.

Lejos de especular con extrañas conspiraciones, y aunque efectivamente denuncie los usos ilegítimos que se pueden dar los sistemas de espionaje electrónico, con ejemplos bien ilustrativos, Nacho García Mostazo reconoce al mismo tiempo su utilidad para fines legítimos, como sucede en el caso de la lucha contraterrorista. En este ámbito, explica los motivos por los que España no es un país beligerante con "Echelon", como lo son otros países de la Unión Europea: su utilización constituye una parte fundamental de la cooperación prestada por Estados Unidos a España en la lucha contra ETA…

Redacción

 

Perfil del autor:

Nacho_Garcia_MostazoNacho García Mostazo (Madrid, 1971) es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense.

Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en el periodismo radiofónico, con un largo recorrido por RNE, Radio Intereconomía, Radio Voz y Radio España. En el año 2000 se incorporó como redactor jefe al diario "Libertad Digital", publicado en Internet, donde se ha especializado en noticias relacionadas con las nuevas tecnologías y sus aplicaciones.

En paralelo ocupa la corresponsalía de CNN Radio para su servicio de noticias en español, que se transmiten por cientos de emisoras en Estados Unidos y Latinoamérica.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue