Un experto en Información Militar de la línea ‘cristiana’

JOSÉ MARÍA SÁENZ DE TEJADA Y FERNÁNDEZ DE BOBADILLA nació el 11 de marzo de 1920 en Logroño.

Ingresó en el Ejército el mismo 18 de julio de 1936 al iniciarse el Alzamiento Nacional, alistándose como voluntario en el Tercio ‘Nuestra Señora de Balbanera’ de La Rioja. Acababa de cumplir los 16 años y sus estudios de bachiller, que entonces pensaba proseguir estudiando la carrera de Derecho para opositar a la judicatura.

A pesar de su corta edad, durante la guerra civil combatió como alférez provisional de Infantería en los frentes de Somosierra y Cataluña, aunque posteriormente se integró en el arma de Artillería. Hombre de fuertes convicciones religiosas (se le ha considerado próximo al Opus Dei), en unas declaraciones realizadas 75 años después al diario El País (17/07/2011) reconoció que a él no le gustó disparar en aquella contienda y que, en su experiencia tuvo “muy pocas ocasiones de enfrentarse al enemigo”, añadiendo: “Yo no tuve nunca la sensación de haber matado a alguien”.

En aquellas mismas declaraciones, recordó la anécdota de cómo en febrero de 1939 tuvo que ayudar a escapar a su hermano mayor del campo de concentración de Manresa, donde las tropas franquistas le habían confinado junto a los presos republicanos. Al parecer, éste, que se había alistado en las tropas franquistas también el mismo 18 de julio de 1936, fue hecho prisionero en Teruel y encarcelado durante catorce meses hasta que, aprovechando su traslado a Francia, logró evadirse y entregarse a las fuerzas de Franco, que, desconfiadas, le siguieron manteniendo en el mismo régimen carcelario que a los soldados republicanos…

Ascendió a coronel en 1961, a general de brigada en 1978, a general de división en 1981 y a teniente general en 1983.

Ocupó destinos importantes en el Estado Mayor Central del Ejército (vinculados a la Información Militar) y otros de naturaleza más operativa como el mando del Regimiento de Artillería de Campaña nº 11, la jefatura de Estado Mayor de la División Acorazada ‘Brunete’ y el mando de la División de Montaña ‘Navarra’ número 6, con el cargo anexo de gobernador militar de Pamplona.

Fue jefe de Estado Mayor de la I Región Militar, destino en el que vivió los acontecimientos del 23-F, y miembro del Consejo Superior de Justicia Militar siendo ya teniente general. El 11 de enero de 1984 fue nombrado JEME, permaneciendo en el cargo hasta el 31 de octubre de 1986 y siendo por ello ascendido a general de Ejército el 21 de mayo de 1999, a tenor de lo establecido en la Ley 17/1999, de 18 de mayo, de Régimen del Personal de las Fuerzas Armadas).

Diplomado de Estado Mayor, fue condecorado con tres Cruces de la Orden del Mérito Militar de primera clase y con la Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo.

Las escasas publicaciones impresas que abordan cuestiones internas de las Fuerzas Armadas y se ocupan de los servicios de información militar, coinciden en señalar el destacado papel que desempeñó José María Sáenz de Tejada en ese área específica, situándole con el empleo de coronel en la jefatura del Servicio de Información del Ejército de Tierra, primero llamado ‘Segunda bis’ y después SIBE,destino en el que habría dirigido la detención de los 13 militares de Madrid y Barcelona que en 1975 fueron acusados de pertenecer a la Unión Militar Democrática (UMD). También se asegura que con anterioridad fue segundo jefe del Servicio Central de Documentación (SECED) a las órdenes de José Ignacio San Martín, aunque adscrito al Estado Mayor Central.

Una vez retirado fue un destacado activista humanitario. Falleció en Madrid el 7 de julio de 2016 a los 96 años de edad y siendo Presidente Honorario de la Fundación ‘Desarrollo y Asistencia’, próxima al Opus Dei e inspirada en la fraternidad cristiana.

FJM (Actualizado 10/07/2016)

Las personas interesadas en rectificar o complementar los contenidos de este perfil biográfico, pueden enviar sus comentarios por correo electrónico a:

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

galeria de videos