Noticias

El pasado 4 de octubre, El Mundo publicaba una entrevista concedida por el nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en la que se incluía el siguiente diálogo (sic):

- ¿Qué Ministerio sobra y qué presupuesto falta?

- Falta más presupuesto contra la pobreza, la violencia de género… Y sobra el Ministerio de Defensa.

 

El pasado 17 de septiembre anticipábamos como primicia informativa en esta misma sección de Confidenciales la noticia de la defenestración política de Alberto Ruiz-Gallardón, dándola por definitiva e inmediata cuando todavía tenía emplazados a los medios informativos para comentar con ellos “la próxima semana” su disposición a continuar o no como ministro en el Gobierno de Mariano Rajoy.

Desde el inicio de la ofensiva del Emirato Islámico en Irak, en junio de 2014, el precio del petróleo ha bajado en cerca de un 25% y el precio del barril de crudo cayó de 115 dólares estadounidenses a 83,78 dólares. El ministro del Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez, ha denunciado públicamente una manipulación de los precios totalmente desvinculada de la realidad del mercado internacional. La mayoría de los expertos acusan a Arabia Saudita mientras que los expertos de Gran Bretaña hablan abiertamente de forzar la caída de los precios al nivel de 80 dólares el barril.

Redacción

Hace un par de semanas advertíamos sobre un primer resbalón de Don Felipe al pronunciarse públicamente sobre cuestiones políticas concretas ajenas a la estricta competencia regia, por buena que fuese la voluntad que le animaba (ver: Error del Rey al apoyar la cooperación militar con Estados Unidos “conscientes de riesgos y desafíos).

altHace unos meses cuando se constituyó el parlamento europeo una de las claves fue ver como se organizaban los grupos parlamentarios, especialmente los calificados de euroescépticos y extrema derecha. Analizamos estos hechos en un par de artículos (1). En resumen los grandes grupos, popular, liberal y socialista, dejaban maniobrar a las formaciones británicas (conservadores y Ukip) para articular sus grupos, arañando siempre desde el centro hacia la derecha unos a otros para robarse diputados de pequeñas formaciones a efectos de conseguir ser grupo parlamentario e impedir al contiguo no formarlo. Los populares robaban aliados a los conservadores británicos, estos al Ukip, y el Ukip a Le Pen. El resultado fue ECR (Conservadores ingleses y euroescépticos alemanes), EFDD (Ukip y Grillo) y el resto sin grupo (Le Pen y Wilders) o repudiados desde el principio: Jobbik, NPD y Alba Dorada.

Por Enrique Moreno

 

elespiadigital.com
La información más inteligente