Noticias

El pasado 20 de febrero el periodista Ignacio Cembrero denunció en El Mundo que ‘los servicios secretos marroquíes campan a sus anchas en España’, haciendo pública una realidad contrastada desde hace tiempo por varias embajadas extranjeras acreditadas en Madrid, y desde luego por el CNI, cuya División de Contrainteligencia tiene perfectamente acreditado el fenómeno, pero tolerado con inusitada permisividad.

Cuando el pasado 11 de febrero José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, anunció en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados el próximo cierre de la sede del Instituto Cervantes en Gibraltar, volvieron a chirriar los ejes de la desastrosa diplomacia española.

La necesidad de pactos que para poder gobernar Andalucía pronostican las últimas encuestas sobre las elecciones del 22 de marzo van a poner a la presidenta Susana Díaz en la coyuntura de buscar el apoyo de formaciones que, como Izquierda Unida y Podemos, defienden la causa saharaui, a la que la secretaria general del PSOE andaluz ve como un obstáculo en sus  relaciones con Marruecos.

Por Alfonso Lafarga

La información publicada por el catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela Carlos Ruiz Miguel en su web ‘Desde el Atlántico’, (ver Wikileaks del mazjen (V): graves secretos del régimen marroquí al descubierto’ del 26/01/2015) relativa a una supuesta vinculación de Nadia Jalfi, que es la actual esposa del embajador de España en la India Gustavo de Arístegui, con los servicios secretos del Reino de Marruecos, ha levantado ampollas en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación titulado por José Manuel García-Margallo, pero sobre todo en el Centro Nacional de Inteligencia que dirige Félix Sanz.

alt¿Cómo aguanta un país con 42 millones de personas pasando calamidades mientras solo 4,7 viven con cierta holgura? Quizás esto explique el ascenso de los nuevos partidos políticos en España: los “muy ricos” son solo el 1% de la población, unas 500.000 personas, a costa de lo que el último informe de la European Anti Poverty Network (EAPN) dedica un capítulo: “La contracción de la clase media”: un 67% de la población “no llega a fin de mes” porque es prácticamente imposible que una familia con 4 ó 5 miembros sobreviva con 1000 euros mensuales. En cinco años (2008-2012) se ha reducido en casi medio millón “el número de declaraciones cuya cuota resultante del IRPF oscila entre 12.000 € y 21.000 €, lo cual significa una reducción de casi el 8%.

Por El Espía en el Congreso

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos

NUNSEDET