La torpeza de Mariano Rajoy -tan prudente él en otras cosas- al nombrar el pasado 31 de julio al ex ministro José Ignacio Wert embajador de España ante la OCDE, es un torpe acto de ‘amiguismo’ que añade consecuencias negativas para el PP en las próximas elecciones generales. Eso es lo que creen y comentan no pocos directivos del partido, con muchos compañeros relevantes en pleno proceso de amortización política, que se consideran agraviados por el trato compensatorio dado precisamente a quien ha sido el peor ministro del gobierno popular y el peor de todos los titulares de Educación de la historia, según las encuestas de valoración al uso.

A la inoportunidad del momento en el que se han producido el cese ministerial y posterior nombramiento ‘diplomático’ de Wert (nada impedía haberlos realizado al menos el pasado mes de diciembre, cuando Alfonso Alonso relevó a Ana Mato al frente del Ministerio de Sanidad), hay que añadir el bajo perfil del designado para el cargo, con muchos competidores dentro del PP más cualificados. Junto a la discusión sobre su capacidad personal y falta de méritos profesionales para desempeñarlo, el hecho se ha mostrado, además, como una maniobra de acomodo familiar, ya que tres meses antes, en mayo, su mujer, Montserrat Gomendio, había cesado como secretaria de Estado del mismo Ministerio de Educación para asumir la Dirección Adjunta de Educación en la OCDE.

De esta forma, Rajoy ha provocado además las críticas generalizadas de la oposición y, en especial, las del PSOE que ha denunciado su ‘nepotismo’ para facilitar al ex ministro su vida conyugal en París, tras celebrar su matrimonio tan sólo dos semanas antes, el pasado 11 de julio (ambos están divorciados). Junto al enjuague laboral del matrimonio facilitado por el Gobierno, se da la circunstancia de que en su última declaración de Hacienda Montserrat Gomendio reconoció un patrimonio nada despreciable de 14,5 millones de euros.

El portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, advirtió de forma inmediata que su grupo va a solicitar explicaciones urgentes sobre “la cacicada” de premiar “al peor ministro de Educación de la historia de España” como embajador ante la OCDE con sede en París. Un ‘regalo de bodas’ que también ha enervado a muchos afiliados de base al PP asustados por el descalabro que puede tener el partido en las elecciones generales a tres o cuatro meses vista.

Hernando ha acusado al presidente del Gobierno de realizar en pleno verano, “de tapadillo y con alevosía”, un acto de nepotismo designando a un ex ministro de Educación “enfrentado a toda la comunidad educativa” para un cargo de evidente naturaleza diplomática. Afirmando: “Al ministro que ha dejado la Educación destrozada, que ha aprobado una ley que se está demostrando que es inaplicable, ahora lo mandamos a la OCDE a ver si también la destroza”.

Está claro que Rajoy no pierde oportunidad para seguir gratificando a sus ‘amiguetes’ y devaluando su imagen política antes de llevar definitivamente al PP a la oposición.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue