Desde que Pablo Iglesias entregara al rey Felipe VI un DVD con la serie ‘Juegos de Trono’ durante la visita realizada por Su Majestad al Parlamento Europeo el pasado 15 de abril, las bases anticapitalistas de Podemos han estado ‘mosqueadas’ intuyendo un cambio de la chaqueta republicana de su líder por otra monárquica absolutamente reñida con sus manifestaciones y principios fundacionales.

Esos círculos internos de Podemos pasaron por el oportunismo que suponía explotar mediáticamente un primer encuentro de Iglesias con el monarca. Pero rápidamente se pudo comprobar que la estrategia de su líder iba más allá. De hecho, mientras todos los europarlamentarios de IU, CDC, ICV, Bildu y ERC se abstuvieron de asistir al encuentro de Don Felipe (actitud libre que tampoco cabe calificarse de ofensiva), Iglesias se exhibió sonriente por los corrillos del acto acompañado por Tania González y Estefanía Torres, ambas representantes de Podemos en la Eurocámara, mientras el cofundador de Podemos y también eurodiputado Miguel Urbán prefería brindar por la República en la misma sede institucional y en aquel mismo momento…

También molesta en los círculos de Podemos el interés que tiene Pablo Iglesias en ser recibido en audiencia por Don Felipe, entrevista que la Casa Real ve apropiada, aunque en ningún caso se celebraría antes de las próximas elecciones generales. Según fuentes próximas a la Zarzuela es muy posible que en esa audiencia también estuviera presente Doña Letizia, al parecer efectivamente interesada en su celebración.

Pero lo que ha terminado de enervar a las bases fundacionales de Podemos han sido, además de que Iglesias haya suprimido sus antiguas y reiteradas alusiones a la República, sus últimas jeringonzas sobre la figura del Rey que califican como un exceso de ‘contemporización’. Se produjeron en el programa televisivo ‘Fort Apache’ que cerró las emisiones del mes de julio y que él mismo dirige, emitido en España por la cadena pública iraní Hispan TV.

Durante la tertulia que analizaba el primer año de reinado de Felipe VI, Iglesias mostró una inusitada admiración hacia “la institución monárquica en España” alabando su capacidad de lectura política. Su papel en la Transición, afirmó el líder de Podemos, “no es algo que se pueda disociar de una cierta brillantez a la hora de prevalecer y convertirse en una institución que se ganó unos consensos enormes”.

En contra de lo que sostenían otros tertulianos, Iglesias no tuvo reparos en halagar a la Corona, describiéndola como “la institución política, derivada del régimen del 78, que primero ve la crisis [del régimen] y que primero hace los cambios que otros han tardado mucho más en hacer”. Y añadió: “La Monarquía, inmediatamente después de las elecciones europeas, ve las orejas al lobo, mueve ficha y saca a Felipe con un discurso que podríamos asumir cualquiera”.

Pablo Iglesias reconoció también los “gestos astutos” de Don Felipe durante su primer año de reinado para mejorar la imagen de la Monarquía con estos ejemplos: “reducirse el sueldo un 20%, asumir una cierta transparencia, limitar la participación de miembros de la Familia Real en empresas privadas o la cuestión de quitar el Ducado [de Palma] a la hermana” tras ser imputada en el ‘caso Nóos’, aplaudiendo “una lucidez de la Monarquía que quizá no tengan otras instituciones”.

Por otra parte, hay que recordar que ya en 2014, concretamente en el programa ‘Salvados’ de Jordi Evole emitido el pasado 16 de octubre, Pablo Iglesias hacía sus pinitos de connivencia con la Corona. Entonces reveló que le había llegado un WhatsApp de un periodista en el que me decía que “la reina Letizia tiene interés en conocerme”, añadiendo que “a lo mejor la convencemos de que el jefe del Estado es mejor elegirlo en las urnas que por razones hereditarias: sería un bombazo”. De paso, lanzó este piropo un poco baboso sobre la capacidad oratoria de la reina: “Comunica mejor que yo, lo hace de maravilla. Echo de menos oírla hablar”.

Lo cierto es que una tía de Doña Letizia, Henar Ortiz, es simpatizante de Podemos y que en su momento acudió a la presentación del círculo local del colectivo de Cangas de Onís…

En el análisis interno de Podemos se entiende que con su cambio de actitud  ante la institución monárquica, Pablo Iglesias está buscando un perfil más abierto a la presidencia del Gobierno, recogiendo velas populistas. De hecho, también ha reconocido públicamente que los límites de Podemos a la hora de poner en práctica sus protestas, en el caso de llegar a gobernar, “son enormes”. Durante la presentación del libro ‘Redes de indignación y esperanza’ de Manuel Castells, catedrático de Sociología y Urbanismo en la Universidad californiana de Berkeley, realizada el pasado 17 de julio, Pablo Iglesias afirmó: “No podemos hacer grandes cosas. Una reforma de la Administración, defender la sanidad y defender una educación pública… no podemos hacer mucho más”.

Este reposicionamiento del líder de Podemos, parece acelerarse tras el baño de realidad que se ha dado el gobierno griego de Syriza, presidido por Alexis Tsipras y hermanado con Podemos, en las negociaciones por el nuevo rescate europeo. Pablo Iglesias también admitió en este sentido que “lo que ha hecho el gobierno griego es, tristemente, lo único que podía hacer”, calificando a las instituciones europeas de “anti demócratas” por no respetar la decisión de los griegos en referéndum, concluyendo: “En la política cuenta el poder y un Estado del sur de Europa tiene muy poquito poder”.

¿Acaso lo que se plantea ahora el núcleo directivo de Podemos es una clonación del PSOE…? Los críticos del partido creen, y puede que tengan razón, que para ese viaje no les hacían falta alforjas, y que la tradicional postura republicana de IU, sin ofensas a la Corona, les parece mucho más digna.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue