Henry Kamens*

No es difícil leer entre líneas los últimos artículos de la prensa georgiana sobre los llamados combatientes de ese país en Ucrania que luchan en el lado de Kiev. Aparentemente se está llevando a cabo una operación de limpieza, no para eliminar a los presuntos "separatistas" pro-Moscú en el este del país, sino contra algunos elementos dentro de las filas de quienes vinieron a luchar en Ucrania, del lado de Kiev.

Junto con el ex presidente georgiano Mikheil Saakashvili, mercenarios georgianos llegaron a Ucrania para atacar a los rusos, más cerca de su territorio de origen. Su presencia allí no tiene nada que ver con Ucrania. La operación de limpieza es un reflejo de la política interna de Georgia y de los planes generales de EE.UU. para la región.

Preparado para ser eliminado

Según el enlace georgiano antes mencionado, varios soldados caminaron directamente hacia una emboscada a la que sus comandantes ucranianos los encaminaron para ser eliminados por los prorusos. Esto sería completamente consistente con desarrollos previos en esta historia, ya que no es nueva. Lo hemos estado siguiendo desde 2014, NEO y Veterans Today fueron los primeros en informar sobre el nexo que había entre los asesinatos indiscriminados en el Maidan y los francotiradores entrenados en Georgia, que misteriosamente se mudaron de Maidan Square a Siria, como si estuvieran interesados ​​en ese conflicto, con falsos pasaportes georgianos.

Esos enlaces se establecieron, según informaciones contrastadas, incluso antes de que Gian Micalessin, un periodista italiano, esclareciera aquellos hechos por primera vez. La tapadera ya había sido descubierta por contactos con militares del ejército georgiano que había estado involucrado en el entrenamiento de los francotiradores, e incluso por uno de los propios francotiradores del Maidan. Como Jim Dean de Veterans Today escribió, la historia de Micalessin simplemente confirmaba los informes anteriores de VT de cómo se había traído a mercenarios de fuera para disparar a los manifestantes y a la policía de seguridad en una clásica operación de la guerra fría.

Durante mucho tiempo, los gobiernos han estado pagando francotiradores para disparar indiscriminadamente a las personas en Europa del Este. Antes de agosto de 2008, previo a la guerra georgiano-rusa, francotiradores que operaban en Georgia (algunos de los cuales eran las mismas personas) que habían sido entrenados por un contratista estadounidense, Archangel, fueron empleados para matar civiles en Osetia del Sur. Lo importante que hay que recordar es que "a menudo las personas que hacen estos trabajos maliciosos" desaparecen "para ordenar la versión oficial del suceso". Esto explica lo que ocurrió en Ucrania.

Ambush también es una operación estadounidense

Si estas tropas fueron eliminadas por sus propios comandantes, habiendo sido importadas allí por los EE.UU. hay que comenzar señalando que la emboscada también ha sido una operación estadounidense. Cuando se alegan tales operaciones en otro lugar, siempre encontramos estadounidenses que de repente aparecen en "papeles de apoyo" mal definidos y salen después de que se ha hecho la mala acción. Esto es exactamente lo que ha sucedido en este caso también, ya que podemos identificar al menos dos de estas figuras misteriosas que de repente se interesaron en Ucrania.

Hay un nexo muy grande con el "soldado de la fortuna" John Giduck, que dice ser un estadounidense ucraniano de segunda generación que ha viajado, trabajado y estudiado extensamente en Rusia y la antigua Unión Soviética durante casi veinte años. Muchas de sus historias y cuentos han sido desacreditados en los últimos años; gran parte de su currículum vitae ha sido falsificado, a pesar de la gran influencia que tienen algunos que forman parte de dichos esquemas en respuesta al respetado periódico Washington Monthly en su edición de marzo / abril de 2011. Pero aunque varios grupos han demostrado que Giduck es un estafador, sigue apareciendo en lugares asociados con el derramamiento de sangre inocente, como en Georgia y Beslan, y esto puede ser más que una coincidencia.

También deberíamos hacer notar las actividades de un tal Brian Christopher Boyenger, que dice ser un ex paracaidista estadounidense que se unió a la Legión Nacional Georgiana del ejército ucraniano y participó en misiones de combate activas en la región de Donbass devastada por la guerra. Como escribió el periodista italiano ,

"Unos días antes de la masacre de Maidan, Mamulashvili presentó a los tiradores seleccionados un hombre en uniforme... lo presentó y nos dijo que era un instructor, un soldado estadounidense. El militar estadounidense se llama Brian Christopher Boyenger, ex oficial y tirador de la 101 División Aerotransportada. "Siempre estuvimos en contacto con este Brian, él era el hombre de Mamulashvili. Fue él quien nos dio las órdenes; Tenía que seguir todas sus instrucciones".

Un artículo en la prensa inglesa controlada por EE.UU. en Georgia también describe a Boyenger como oficial retirado y ex francotirador de élite de la 101.ª división aerotransportada del ejército estadounidense, y afirma que es el primer ciudadano estadounidense en unirse formalmente al ejército ucraniano en un cargo oficial en misiones de combate desde que estallaron las hostilidades contra las fuerzas rusas y sus "representantes separatistas" en abril de 2014.

Tampoco es la emboscada el único extraño suceso que involucra a las tropas georgianas en Ucrania. Se ha informado que los voluntarios georgianos que han estado luchando contra los separatistas prorrusos en el este de Ucrania desde 2014 han acusado a su comandante de traición y han abandonado la brigada a la que pertenecían en el ejército ucraniano.

"Todos menos 40 voluntarios georgianos se han alejado de las Fuerzas Armadas de la Brigada Extranjera de Ucrania... y ahora" juran no abandonar la zona de guerra sino fusionarse con alguna otra unidad militar", dijo el comandante de la Legión Georgiana Mamuka Mamulashvili.

Conociendo a tu enemigo

El infame Mamuka Mamulashvili es una historia en sí mismo que ha sido bien documentada. Se trata de francotiradores georgianos, la brigada georgiana y un grupo de asesinos a sueldo patrocinados por la CIA que se han unido a él de alguna manera. NEO y Veterans Today incluso contactaron a Mamulashvili, dándole la oportunidad de responder a un artículo anterior sobre él y las actividades de los georgianos en Ucrania, pero no se recibió ninguna respuesta, como era de esperar.

No es difícil descubrir la historia de Mamulashvili. Uno solo necesita ver todos los medios de comunicación patrocinados por la OTAN y los EE.UU. que escriben historias positivas sobre él y cómo llegó a Ucrania, donde se publican estas historias y dónde no, y es posible construir una imagen de quién son realmente sus amigos.

También está la cuestión de dónde obtiene su dinero. Como irregular, Mamulashvili no es pagado por el ejército de Ucrania, pero tampoco hay evidencia de que haya sido contratado como mercenario, un combatiente pagado que recibe un salario. Como soldado voluntario, tiene que cubrir sus propios gastos u obtener de alguien más para que lo haga por él.

En Georgia, Mamulashvili no era rico. Antes de ir a Ucrania trabajó para el Ministerio de Defensa como asesor pagado de Irakli Alasania. Sabemos por informes y documentos de prensa anteriores que esta es la persona que Estados Unidos quería qu tomara el control en Georgia después de que Saakashvili se se quemara, al menos antes de que Bidzina Ivanishvili estuviera disponible.

Pero como primer Ministro de Defensa del nuevo gobierno, Alasania despidió a Mamulashvili y otros 30 veteranos durante el llamado "proceso de reorganización" relacionado con la limpieza del departamento de los muchos implicados en acciones criminales o la incorporación de nuevas personas cuyos bolsillos el ministro quería llenar a través de otro conjunto de contrataciones criminales, según su punto de vista.

Mamulashvili ha dicho públicamente que no fue eliminado debido a una reorganización, sino porque era políticamente activo. Es cierto que Alasania no era alguien que tolerara a aquellos que veía como amenazas, especialmente desde su propia oficina, así que esto es creíble. Sin embargo, si aceptamos la propia historia de Mamulashvili, fue removido específicamente por tener conexiones con el ex presidente Saakashvili, y por objetivos políticos y de carrera propios que de alguna manera estaban relacionados con Saakashvili.

Si esto es así, Mamulashvili está siendo pagado por Saakashvili y con el apoyo de su equipo de medios. Esto a su vez significa que él está en la nómina de los estadounidenses, ya que Saakashvili quería georgianos que fueran animados a ir a Ucrania y no ocultaban estar en la nómina de alguien.

Las conexiones de los medios de Mamulashvili lo vinculan claramente con la Embajada de los Estados Unidos y con un equipo de ciudadanos extranjeros radicados en Georgia que brindan apoyo mediático al régimen de Kiev: Vice News, VOA, ex Voluntarios de Peace Corp y otros que trabajan bajo la apariencia de dirigir academias de idiomas en Tbilisi y trabajando para varias ONGs.

Estudio en escarlata: Enoch Drebber y Joseph Stangerson

Sus nombres y conexiones son bien conocidos: Richard Delong, que estuvo dando entrevistas a varios medios de comunicación alemanes sobre el Euromaidan, y se jactaba de cómo algunas de sus declaraciones pueden salir en la película en la que están trabajando, y un ciudadano francés, Remi Boissonnas, quien se dice que es la mente maestra detrás de la célula de Tbilisi que estuvo involucrada con gran parte de lo que sucedió en Kiev y que brindó cobertura de apoyo a los medios bajo la apariencia de Language Exchange Club Tbilisi, son quienes estuvieron involucrados con el Language Exchange Club Kiev, durante el golpe de Estado.

Un miembro, el guitarrista de estos grupos es tal vez un mormón [bueno, estudió en la Universidad Brigham Young en Utah] y está MUY interesado en el ruso, la lingüística y en su visión del Euromaidan, a menudo citaba a Saakashvili cuando escribía a sus amigos. "La gente que está contigo esta noche pertenece al círculo interno de Saakashvili y su equipo" afirmaba.

Debemos recordar que no hace mucho tiempo había planes para un golpe pro Saakashvili en Georgia, que fue detenido gracias a los amigos de la inteligencia turca y los esfuerzos de Veterans Today.

Conocer a tus amigos y tus enemigos

Lo que ha ocurrido en Ucrania es una amenaza para la seguridad nacional ucraniana, georgiana, rusa y estadounidense, y para todos, desde que 2014 se desarrolla esta historia, incluido el grado de participación de Estados Unidos en estos asesinatos.

Ahora está claro, al menos en retrospectiva, que Georgia nunca debió haber permitido que sus ciudadanos se involucraran en Ucrania, un GRAN error. Sin embargo, fue inevitable. Aquellos asociados con los rebeldes de Saakashvili (boeviki) han sido bendecidos hasta hace poco por el actual gobierno georgiano, que siempre ha apoyado al régimen de Poroshenko en Kiev.

Sabemos esto porque la Embajada de los EE.UU. y el Departamento de Estado han aprobado sus actividades, los apoyaron financieramente y les proporcionaron el hardware militar necesario. Incluso si el gobierno georgiano no quisiera que esto sucediera, no habría tenido otra opción. Esto también explica cómo un grupo de jóvenes georgianos que no tenían pasaportes repentinamente terminaron peleando en Ucrania o Siria, y se les dijo a sus familias que la identidad de la persona que les dio su pasaporte está clasificada.

Muchas de las personas involucradas en apoyar este conflicto son cómplices de los asesinatos de estos soldados georgianos, trabajaron en Kiev antes de ser reubicados en Tbilisi y todavía se mueven de un lado a otro regularmente. Es fácil rastrearlos a través de sus publicaciones en redes sociales, Facebook y aquellos que los conocen personalmente. No solo la CIA usa Facebook y cuentas falsas.

Como Jim Dean de Veterans Today lo resume, "en cuanto a los voluntarios que luchan en las guerras de otros... la mayoría de ellos eran como mercenarios en todas partes, se divierten por la emoción, el dinero y las historias que contar cuando llegan a casa. "Pero un grupo de estos voluntarios ahora ha descubierto por las malas que la política es un factor más importante en el conflicto de Ucrania y la permanencia del gobierno de Kiev que cualquier queja que alguien pueda haber tenido para empujarle a ir a la guerra.

Es fácil ver por qué los georgianos podrían querer pelear en Ucrania, pagados o no. Rusia fue visto por algunos de ellos como el enemigo común, y el régimen de Poroshenko se presentó como la respuesta popular a los supuestos intentos de Rusia de dominar Ucrania a través de Yanukovych. El hecho de que los ucranianos mismos eligieran dos veces a Yanukovych, y que dos fuerzas externas intervinieran para destituirlo, no era importante. Los georgianos no dan mucho crédito a los resultados de las elecciones, y con razón, dado lo que han visto en sus países de origen.

Pero los voluntarios georgianos no pueden actuar libremente al servicio de un ejército. Son parte integral de un esquema político, y eso es algo que se supone que no podemos obviar. Está claro que muchos de ellos tienen recuerdos amargos de los años de mal gobierno y terror de Saakashvili. Puede que a Kiev al principio no le haya importado quién dirigía sus unidades, o por qué, pero ahora sí. Afortunadamente, Georgia como nación también se dará cuenta de que tiene que actuar de manera diferente, los tiempos han cambiado, y también debe tratar de liberarse de enviar a sus propios ciudadanos para ser asesinados por sus propios camaradas que luchan en un conflicto que no beneficia en nada a Georgia.

*columnista, experto en Asia Central y el Cáucaso