Londres no está entregando a Moscú ni una muestra de la sustancia que envenenó al ex coronel de GRU Sergei Skripal, porque los expertos rusos pueden determinar rápidamente que no fue fabricada en Rusia, dijo Leonid Rink, uno de los desarrolladores del sistema de armas químicas Novichok, en una entrevista con Sputnik.

«¿Por qué crees que los británicos se niegan a dar una muestra de [agente nervioso] a Moscú? Porque no importa qué tan duro lo intenten los especialistas, la tecnología de fabricación siempre difiere un poco. Es una especie de ‘muestra de escritura a mano’. Inmediatamente quedará claro que esta no es una tecnología rusa «, dijo Rink.

Rink agregó que la muestra de Salisbury es como una «huella dactilar» para un experto forense.

«Podría determinarse fácilmente que [el veneno] no fue ‘cocinado’ en Rusia», enfatizó.

Según el científico, los expertos británicos en armas químicas tenían acceso a la tecnología Novichok y podrían haberla usado para envenenar a Skripal y su hija.

«Es [la tecnología de tipo Novichok] comúnmente disponible para profesionales… Cualquier corporación farmacéutica, cualquier corporación química es capaz de fabricarla en sus laboratorios», dijo Rink.

«Es absolutamente cierto que hay especialistas en el Reino Unido. Creo que podrían haber aplicado la sustancia en Skripal o en las pertenencias de su hija. O en algunos objetos en el cementerio. Naturalmente, debería haber sabido que Skripal visitaría el cementerio. Los británicos podrían haberlo hecho fácilmente «, concluyó.

El envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal fue demasiado poco profesional como para haber sido llevado a cabo por presuntos agentes rusos, dijo Leonid Rink.

«Dado que todos los participantes de este incidente están vivos, es difícil imaginar que los rusos estén involucrados en esto: una ignorancia tan flagrante de los presuntos agentes es simplemente ridícula e inaceptable. Incluso un agente ruso poco profesional no usaría la única sustancia de origen ruso. y con un nombre ruso. Hay muchas más sustancias apropiadas. Disparar a un objetivo sin importancia con un cohete y desaparecidos es la mayor estupidez «, dijo Rink.

El desarrollador de las armas químicas agregó que Rusia no tenía ningún motivo, ya que Skripal, que fue parte de un intercambio de espías entre Estados Unidos y Rusia en 2010, no tenía información más importante que darle al éter Rusia o el Reino Unido.

«No le interesaba a Moscú. En segundo lugar, el momento es extremadamente malo para Rusia. Unos días antes de las elecciones [presidenciales] [celebradas el domingo] y poco antes de la Copa Mundial de la FIFA», concluyó Rink.

El ex agente de inteligencia ruso Skripal y su hija fueron encontrados inconscientes en un banco cerca de un centro comercial en la ciudad británica de Salisbury el 4 de marzo. La investigación posterior del caso reveló que los dos fueron envenenados con un agente nervioso de grado militar que se cree que fue desarrollado en secreto por la ex Unión Soviética.

 

Mientras las víctimas permanecen en el hospital en condiciones críticas, el incidente de envenenamiento altamente publicitado ha desencadenado una reacción diplomática masiva entre Londres y Moscú; Las autoridades del Reino Unido acusaron a Rusia de estar detrás del ataque y expulsaron a 23 diplomáticos rusos, prometiendo medidas punitivas adicionales. Funcionarios rusos llamaron a tales acusaciones sin fundamento y respondieron declarando a 23 empleados de la Embajada del Reino Unido en Moscú como personas no gratas.
Rusia ha exigido el acceso a los materiales del caso, incluido el gas nervioso, supuestamente utilizado para envenenar a Skripal, sin embargo, Londres se ha negado a hacerlo, según el ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov.

 

El Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, ha afirmado que hay evidencia de que Rusia ha estado almacenando el gas nervioso, mientras que la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, ha dicho que la sustancia mortal puede haberse originado en la República Checa, Eslovaquia, Suecia, el Reino Unido o los Estados Unidos.

Embajador ruso: Londres tiene algo que ocultar en el caso de Skripal

BRUSELAS (Sputnik) — El secretismo en torno a la investigación del envenenamiento del ex agente doble Serguéi Skripal y su hija muestra que el Reino Unido tiene algo que ocultar, considera el embajador de Rusia ante la UE, Vladímir Chizhov.

"Hablan sobre transparencia y esperan transparencia de nosotros, pero ellos mismos lo mantienen todo en secreto, al igual que mantuvieron en secreto otras investigaciones de misteriosas muertes de rusos en el territorio del Reino Unido", dijo Chizhov. 

Agregó que Londres "violó sus obligaciones en el marco de la convención consular ruso-británica al no prestar acceso a una de las víctimas, Yulia Skripal, que es ciudadana rusa (…)¿cómo se explica esto? Probablemente, tienen algo que ocultar".

El embajador también subrayó que "el Gobierno británico no cumplió sus obligaciones en virtud de la Convención Internacional sobre la Prohibición de las Armas Químicas".

"Si hablamos de los motivos que puedan estar tras semejante conducta (…) creo que puede explicarse por una serie de factores políticos: últimamente el Gobierno británico está experimentando dificultades considerables en las negociaciones con la UE sobre el Brexit", añadió Chizhov.

Además, explicó el diplomático, dentro del país el Gobierno conservador resultó incapaz de obtener una mayoría sólida en las últimas elecciones y mostrar los resultados, incluido en el contexto del Brexit, esperados por la sociedad británica.

"Así que había muchos problemas, y lo que aparentemente faltaba, según las tradiciones clásicas británicas, es un buen escándalo de espionaje a la vieja usanza", puntualizó.

El científico ruso que se pasó a los Estados Unidos y hace 10 años hizo público las fórmulas de los agentes “Novichock”

 

Todo el montaje británico sobre el envenenamiento de Skripal se basa en sacar a pasear el fantasma de un agente químico “ultrasecreto” (Novichock) fabricado durante la época soviética, lo que delataría la mano de Moscú en el caso. Pero las mentiras de la carroñera primera ministra británica tienen las patas cortas, porque el Novichock (que no es un solo agente) hace muchos años que no es ningún secreto y puede ser fabricado por cualquier Estado o empresa que disponga de la tecnología adecuada. Y todo gracias a un científico ruso que lo denunció en los años 90 del siglo XX y después fue a Estados Unidos, donde colaboró interesadamente con la administración norteamericana: Vil S. Mirzayanov.

Vil S. Mirzayanov, nació en 1935 en una aldea rural en la zona rural de Bashkortstan, Rusia, Vil Mirzayanov era hijo de la maestra de la escuela del pueblo. Su padre, un firme comunista, rompió con una tradición familiar de 200 años en la que los hijos mayores ingresaron al clero musulmán. El Dr. Mirzayanov se distinguió como químico, y durante un período de 26 años, trabajó en el Instituto Estatal de Investigación de Química y Tecnología Orgánica en Moscú, que fue el principal desarrollador de armas químicas en Rusia. Como Jefe del Departamento de Contrainteligencia, fue responsable de desarrollar métodos de detección extremadamente minuciosos en el entorno del instituto. En algún momento durante la década de 1980, el Dr. Mirzayanov llegó a la conclusión de que las armas químicas eran innecesarias para la defensa de su país, aunque peligrosas para las personas cercanas a los sitios de fabricación y almacenamiento.

En 1991, publicó un breve artículo en "Kuranty", haciendo alusión al programa CW. Fue despedido de su trabajo. En el otoño de 1992, el Dr. Mirzayanov dio una entrevista con "The Baltimore Sun" y fue coautor de un artículo en Moscow News. En octubre, fue arrestado y enviado a la prisión de Lefortovo acusado de revelar secretos de estado.  Aunque fue liberado 11 días después, permaneció bajo arresto domiciliario hasta su juicio en enero de 1994.

En 1995, el Dr. Mirzayanov emigró a los Estados Unidos, y escribió este libro sobre su vida y experiencias dentro del complejo militar químico soviético / ruso.

El Dr. Mirzayanov testificó en 1995 ante el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado de los Estados Unidos, que estaba celebrando una audiencia sobre el terrorismo y el culto a Aum Shinrikyo.

Su libro: Secretos de Estado: Una crónica interna del Programa de Armas Químicas de Rusia

Según Vil Mirzayanov, en la década de 1980 el instituto de Moscú de armas químicas estaba desarrollando en secreto armas más nuevas y mucho más tóxicas conocidas anecdóticamente como "Novichok" y otros compuestos binarios. El científico, que fue responsable del desarrollo de métodos para detectar rastros extremadamente diminutos en el entorno que rodea al instituto, ofrece en el libro una mirada sorprendentemente detallada del funcionamiento interno del programa ruso de armas químicas, detallando además las fórmulas químicas de los agentes tóxicos que se desarrollaron durante su actividad profesional en la URSS..

Tan es así, que la señora May o cualquier otro delincuente, un Estado o una empresa química  pueden tener por el módico precio de 7 euros el libro en Amazon.com en el que están las citadas fórmulas de los agentes químicos agrupados bajo la denominación Novichock, en su edición de 2008. VER AQUI

“Las fórmulas químicas de Novichok no son armas terroristas”

Pero lo más interesante para el caso que nos ocupa es conocer el testimonio del propio científico sobre la posibilidad de utilizar los agentes Novichok por parte de un grupo terrorista, delincuentes profesionales o en operaciones como la que nos venden los británicos que se ha llevado a cabo contra el ex espía ruso Skripal. Para ello, dejamos al lector directamente con las palabras de Mirzayanov expuestas en artículo titulado “Las fórmulas químicas de Novichok no son armas terroristas”

“Mientras escribía mi libro "Secretos de Estado: una crónica de información privilegiada del Programa de armas químicas de Rusia", algunas personas de Washington me aconsejaron insistentemente que no incluyera en mi libro las fórmulas de los agentes químicos de la serie Novichok. Estas fórmulas eran desconocidas para todos los países del mundo, excepto para Rusia, y no están en la Lista de control de la Convención sobre armas químicas.

Pregunté por qué sería una mala idea publicar esta información, ya que sería para la seguridad de todas las personas. Entonces los gobiernos trabajarían para tener esos agentes químicos y sus precursores incluidos en la Lista de Control. Respondieron: "Los terroristas podrían usarlos para sus acciones criminales". Este tipo de razonamiento se usa todo el tiempo para asustar a las personas y evitar cualquier discusión. Ya estamos acostumbrados a ignorar muchos problemas reales gracias a eso.

Les recordé a estas personas que ya se han publicado las fórmulas del gas neurotóxico VX, sarin y soman. En algunos libros, incluso es posible encontrar los conceptos básicos de las tecnologías de producción de estos agentes. Nadie trató de darme un contraargumento lógico. Sospecho que la razón de esto es que estas personas realmente no tienen un conocimiento real sobre el tema: las armas químicas. O bien, no habrían aconsejado a la Comisión de la ONU sobre Irak que fuera a los palacios de Saddam Husein antes de la invasión de Bush, para buscar sus fábricas secretas de agentes químicos.

Fórmula del A-232 Novichock

Para empezar, consideremos la probabilidad de que los terroristas produzcan agentes químicos. En realidad, la producción es un proceso extremadamente complicado, peligroso y necesita alta tecnología. ¿Puede algún ingeniero químico o científico serio imaginar que esta producción podría tener lugar en un búnker subterráneo, sin personal altamente capacitado y cualificado, y sin medidas de seguridad extremadamente estrictas, en algún lugar del valle Swat en Pakistán? Ni siquiera es ciencia ficción, sino una pura mentira, debido a la naturaleza de estos agentes. Cualquiera que intentara sintetizarlos y producirlos de esta manera probablemente se suicidaría.

 

En GOSNIIOKhT, el centro ruso para el desarrollo de armas químicas en el que trabajé durante 26 años, todos los científicos e ingenieros, incluidos los jefes de departamento y de laboratorio, tuvieron que aprobar exámenes de seguridad todos los años. El personal técnico tenía que pasarlos cada seis meses. La rigurosidad de las medidas técnicas en los laboratorios y fábricas que producían armas químicas no tenía precedentes. Incluso en estas circunstancias, hubo muchas víctimas y las consecuencias fueron a menudo letales. Mi amigo Andrei Zheleznyakov murió después de haber sido envenenado con el agente A-232 de Novichok, a pesar de que tenía mucha experiencia y estaba observando todas las medidas de seguridad. 
Las fórmulas en los libros no pueden reemplazar la experiencia, los ingenieros altamente cualificados y los secretos tecnológicos para la producción. Sin ellos, todo es absolutamente inútil.

 

(…)

Otra razón por la cual es imposible que los terroristas usen agentes químicos es porque no pueden crear armas con ellos. Las armas químicas son agentes químicos transportados en sofisticadas bombas o cohetes que tienen sistemas de lanzamiento seguros. En el caso de las armas binarias (como el Novichock), dos productos químicos deben mezclarse perfectamente durante el lanzamientoLa mezcla y la temperatura deben controlarse cuidadosamente. Solo personal militar especial puede operarlos con un riesgo mínimo de envenenamiento o muerte. Además, es imposible enviar agentes químicos en sobres, como lo hizo alguien con esporas de ántrax en los EE. UU.

Hasta ahora, solo el muy preparado Aum Shinrikyo pudo usar gas sarín, que tiene una volatilidad relativamente alta, para llevar a cabo una serie de ataques coordinados en el Metro de Tokio en 1995. Doce personas murieron y hasta 6000 más resultaron heridas o envenenadas. Está claro que esto sucedió debido a fallas en el sistema de seguridad de este metro. La volatilidad de Novichok y VX-gas es cientos de veces menor que la del sarin. Por esa razón, es imposible aplicar el mismo tipo de métodos que Aum Shinrikyo y liberarlos, exponiendo los objetivos. En conclusión, está claro que los agentes químicos no pueden ser utilizados por terroristas, debido a su falta de accesibilidad, su dificultad de fabricación, la falta de sistemas de entrega y el peligro que representan para los operadores terroristas.

Todos los consejos que la gente me dio para no publicar fórmulas de los agentes químicos de Novichok, basados ​​en el argumento de que los terroristas los usarían, no son verdad. Estos agentes deben ser reconocidos e inmediatamente puestos bajo el control de la OPCW, la organización que administra la Convención de Armas Químicas.  Es hora de dejar de asustar a los estadounidenses con problemas imaginarios, a fin de extraer ciegamente la mayor cantidad de dinero posible de ellos para su protección. Si nos fijamos en los fondos que estas tácticas del miedo han generado para varios proyectos, estoy seguro de que algunos de ellos serían necesarios, pero también puedo estar seguro de que otros proyectos se incluyeron como negocios innecesarios”.

Dicho esto, alguien puede pensar que un estado como el Reino Unido, o cualquiera de las potencias occidentales, o empresas químicas como Bayer, ¿no están en condiciones de poder fabricar los agentes Novichock? Claro que si… luego la acusación a Moscú es ridícula salvo que presentaran pruebas de peso que pudieran ser contrastadas por los investigadores. Hasta el momento, nada de eso ha ocurrido, lo que no impide a la prensa atlantista seguir con la monserga.

¿Y alguien se imagina a un agente transportando por separado los componentes de un arma química binaria, buscar el momento de mezclarlos sin que además nadie se percate, diseminarlos sobre sus víctimas y salir vivo de tan peligrosísima operación? Nadie puede imaginarlo… salvo los grandes “profesionales” de la prensa occidental, que son los más listos de la clase…

Análisis: Atentado a Skripal: ¿es el Gobierno británico el verdadero responsable?

Carlos Santa María

Las recientes revelaciones sobre el presunto intento de asesinato del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, en Salisbury (Inglaterra), aplicando presuntamente el agente neurotóxico Novichok, ha dado un vuelco inesperado al descubrirse varios hechos ocultados por el gobierno de Theresa May en Gran Bretaña, explicando la reacción desmesurada de Londres al darse cuenta que su falso truco ha quedado en evidencia.

Cabe anotar que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), reunido a instancias de Gran Bretaña el día miércoles 14 de marzo, con el fin de denunciar a Rusia por la supuesta agresión neurotóxica al ex espía, finalizó sin presentar ninguna prueba concreta por parte de los aliados, condenando el uso de dichas armas y evadiendo dar la oportunidad concreta a Rusia de participar directamente en la investigación. Lo más impactante fue que el representante ruso expuso que si el Reino Unido estaba tan convencido que era un gas de la era soviética (Novichok), se necesitaba un testigo de control, muestras y la fórmula para fabricarlo, lo cual confirmaba que Gran Bretaña podía producir y usar ese producto tóxico, una evidencia no presupuestada por la inteligencia británica que la condena a ella misma.

Al respecto, se acaba de hacer público que EE.UU. y Uzbekistán llevaron a cabo pruebas conjuntas de este gas nervioso desde hace 20 años, lo que ubica en territorio occidental dicho veneno, desmontando su traslado obligatorio desde Moscú. Se sabe que las bandas terroristas en Siria, apoyadas por Reino Unido, ya poseen tecnología y capacidad industriales necesarias para la producción de armas químicas, utilizando activamente estos productos mortales. Vil Mirzayánov, presunto creador del Novichok, emigró a USA en la década de 1990, participando en programas para desarrollar nuevos tipos de herramientas bio químicas, lo que significa que los estadounidenses han tenido acceso por mucho tiempo a este producto.

Un detonante ha sido confirmar que el agente nervioso VX, la serie V, y el gas nervioso Sarin, se fabrican en la instalación de investigación militar británica, Porton Down (cerca de Salisbury), involucrada en pruebas de sustancias letales con seres humanos. En 2006, 500 veteranos afirmaron que sufrieron los experimentos y en 2008, el Ministerio de Defensa británico pagó a 360 veteranos 3 millones de libras como compensaciones de prueba. Este 20 de febrero, el 40 Commando Royal Marines y el Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa (Dstl), organizaron el mayor ejercicio anual del Reino Unido para preparar tropas en operaciones químicas, biológicas, radiológicas y nucleares.

La acusación no ha respondido interrogantes sólidas: porqué la sustancia fue insuficiente para asesinarlos, pero no para intoxicarlos, o sus perpetradores eran aficionados en extremo; cómo se explica que el ex espía fuese afectado en un centro comercial en Salisbury, apenas a cinco millas del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa de Porton Down, donde se trabaja con gas neurotóxico y armas químicas; la razón de su estadía en dicho lugar aún no se aclara, ni sus contactos frecuentes con el espionaje británico, incluso ni siquiera se sabe en qué momento se produjo la exposición al agente aplicado; cuál es la razón que no se permita al gobierno ruso que conozca las pruebas, la investigación y se entreviste con Yulia Skripal, ciudadana rusa, para descubrir la verdad.

Lo que han escondido los Medios es que la fórmula del químico es de dominio público y puede ser producida de manera clandestina.

Las medidas de May, antes de comprobar los hechos, son el ultimátum para que Rusia explique lo sucedido, la expulsión de 23 diplomáticos por "uso ilegal de la fuerza contra el Reino Unido" y "agresión estatal rusa" en Europa, suspendiendo todos los contactos de alto nivel, evaluando si el canal de televisión RT continúa siendo “apto” para emitir en el Reino Unido, sustrato de un mecanismo agresivo compulsivo de propaganda.

Razones de esta falsa bandera se deben al fracaso de la Coalición en Guta y a la denuncia anticipada que impidió bombardeo químico de takfiríes, a la respuesta firme de Rusia que no aceptará ataques en Siria y la desestimación de la supuesta injerencia en las elecciones de Estados Unidos, etc. Se une a este entramado la debilidad interna de May y la necesidad de armar conflictos antes del Mundial de Fútbol.

Referente a la acusación: ¿y si hubiera alguien más que el presunto Kremlin? Existen indicios que apuntan a una conexión entre un informe de la campaña Clinton (dossier anti Trump) y el ex espía, donde la firma de Christopher Steele, Orbis Business Intelligence, podría haber envenenado a su empleado, Skripal, culpando a Rusia.

Tres interrogantes no han sido respondidos por Londres: ¿qué interés tiene Vladimir Putin de ordenar el asesinato de un cadáver político?, ¿en qué se beneficia Rusia con esta presunta agresión?, ¿qué fundamentos creíbles aporta el gobierno británico para justificar esta imputación?

Concluyendo, parece ser una operación de inteligencia en forma de auto atentado, criminal contra un Gobierno por la acusación de una acción delictiva que no ha cometido, por crear una atmósfera de odio en la calle que puede tener consecuencias graves y al mantener una tensión internacional que puede llevar a la guerra, tal como lo asegura el destacado analista internacional, Juan Aguilar.

Consideraciones finales.

Impedir que Rusia participe en la investigación implica que no se conocerían los rastros del neurotóxico y el laboratorio implicado. Tal vez una estrategia solapada de guerra puede encontrarse detrás (Ucrania, Siria), preparando la opinión internacional para justificarla en contra del “agresor ruso”. Es la única forma de esconder fracasos políticos a través de la unidad en la falsedad.

Finalmente, la intervención de Vasili Nebenzia dejó en evidencia que los acusadores poseían el producto tóxico, por lo cual ellos mismos podían haberlo utilizado para provocar un circo mediático. Esta prueba reina no fue rebatida por ningún acusador, demostrando que lo más factible es un auto atentado con fines maquiavélicos o responsables aún no identificados que van más allá de la “trama rusa”.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue