alt

Max Blumenthal y Mark Ames

La Iniciativa de Integridad ha movilizado una campaña internacional de desinformación en toda Europa. Ahora, con dinero del gobierno y de fundaciones de derecha, esta masiva "unidad de difamación política" se está infiltrando en Estados Unidos.

Un escándalo de espionaje doméstico se ha estado desarrollando en Gran Bretaña, después de que las comunicaciones internas "hackeadas" revelaran una operación encubierta de guerra psicológica de inteligencia militar del Estado británico contra sus propios ciudadanos y figuras políticas en países aliados de la OTAN, bajo el pretexto de luchar contra la "desinformación rusa".

Los documentos filtrados revelaron una red secreta de espías, periodistas prominentes y grupos de reflexión que coludían bajo la influencia de un grupo llamado "Iniciativa de Integridad" para formar la opinión interna y difamar a los opositores políticos del gobierno conservador de la derecha, incluyendo al líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn.

Hasta ahora, este escándalo de espionaje nacional de la Iniciativa de Integridad ha sido ignorado en los medios de comunicación estadounidenses, quizás porque ha involucrado principalmente a nombres británicos. Pero está claro que la operación de influencia ya ha sido activada en los Estados Unidos. Documentos "hackeados" revelan que la Iniciativa de Integridad está cultivando aliados poderosos dentro del Departamento de Estado, los principales grupos de reflexión de Washington, DC, el FBI y el DHS, donde ha tenido acceso a Katharine Gorka y a su esposo, el experto en noticias por cable  Sebastian Gorka.

La Iniciativa de Integridad ha explicado los planes para expandir su red a través de los Estados Unidos, interfiriendo en la política estadounidense y reclutando "una nueva generación de observadores rusos" bajo el falso disfraz de una organización benéfica no partidista. Además, el grupo ha contratado a uno de los más notorios especialistas estadounidenses en "gestión de la percepción", John Rendon, para formar a sus grupos de expertos y cultivar relaciones con los medios de comunicación.

De vuelta en el Reino Unido, el miembro del Parlamento Chris Williamson ha pedido una investigación sobre el abuso del dinero público por parte de la Iniciativa de Integridad.

Chris Williamson, MP: La historia sobre la Iniciativa de Integridad crece y crece. Muchos están justamente indignados de que este gobierno conservador pudiera financiar una unidad de difamación política.

Hay preguntas que necesitan contestarse. Comparta este video en Facebook para que esto ocurra. https://t.co/MGepaIEfGw

En un editorial reciente, Williamson estableció un paralelo directo entre la colaboración del grupo con periodistas y los pagos subrepticios que la CIA hizo a los periodistas durante la Guerra Fría.

"Estas tácticas se asemejan a las desplegadas por la CIA en la Operación Mockingbird que fue lanzada en el punto álgido de la guerra fría a principios de la década de 1950. Sus objetivos incluían el uso de los principales medios de comunicación como herramientas de propaganda", escribió Williamson.

"Manipularon la agenda de las noticias reclutando a periodistas líderes para que escribieran artículos con el propósito expreso de influir en la opinión pública de una manera particular", continuó el parlamentario laborista. "Ahora parece que el sistema británico ha desempolvado el viejo libro de jugadas de la CIA y está intentando darle otra oportunidad de este lado del Atlántico."

Desenmascarando una máquina de inteligencia militar británica de difamación

La existencia de la Iniciativa de Integridad era prácticamente desconocida hasta noviembre de este año, cuando se piratearon los servidores de correo electrónico de un anteriormente oscuro grupo de expertos británico llamado Institute for Statecraft (Instituto para el Arte de Gobierno), lo que dio lugar a acusaciones de intrusión rusa. Cuando los documentos internos del grupo aparecieron en un sitio web alojado en Anonymous Europa, el público se enteró de una red de propaganda encubierta financiada con más de 2 millones de dólares por el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido, controlado por los conservadores, y dirigida en gran medida por oficiales de inteligencia militar.

A través de una serie de incentivos en efectivo, sesiones informativas extraoficiales y conferencias de todo un día, la Iniciativa de Integridad ha tratado de organizar a los periodistas de todo Occidente en una coro internacional que le dé bombo y platillo publicitario a la supuesta amenaza de la desinformación rusa; y de difamar a los políticos y periodistas críticos de esta nueva campaña de la Guerra Fría.

Una oferta de financiación presentada por la Iniciativa de Integridad en 2017 al Ministerio de Defensa británico prometía una "postura más dura con respecto a Rusia" mediante la organización de "más información publicada en los medios de comunicación sobre la amenaza de las medidas activas rusas".

alt

5. Indicadores de desempeño:

La Iniciativa de Integridad también ha trabajado a través de sus frentes en los medios de comunicación para difamar a las figuras políticas percibidas como una amenaza a su agenda militarista. Sus objetivos han incluido a un designado del Departamento de Seguridad Nacional español, Pedro Baños, cuya nominación fue frustrada gracias a un bombardeo mediático que se orquestó en secreto; Jeremy Corbyn, a quien el equipo y sus recortes mediáticos pintaron como un idiota útil de Rusia; y un diputado escocés, Neil Findlay, a quien uno de sus aliados más cercanos de los medios de comunicación acusó de adoptar el "mensaje del Kremlin" por atreverse a protestar por la visita oficial del político ucraniano de extrema derecha Andriy Parubiy, fundador de dos partidos neonazis y autor de una memoria nacionalista blanca, "View From The Right"."

Estas campañas de difamación y muchas más orquestadas subrepticiamente por la Iniciativa de Integridad ofrecen un inquietante anticipo de la política reaccionaria que planea inyectarse en un ambiente político estadounidense ya de por sí tóxico.

Lecciones del "hombre que vendió la guerra"

Un documento recientemente publicado de la Iniciativa de Integridad revela que la organización planea una agresiva expansión a través de los Estados Unidos.

alt

Los principales objetivos para expandir la Iniciativa de Integridad hacia EE.UU. serían:

La Iniciativa de Integridad afirma que ya ha establecido una "oficina simple" en Washington, DC, aunque no dice dónde. También cuenta con asociaciones con los principales grupos de reflexión de DC, como el Consejo Atlántico, el Centro de Análisis de Políticas Europeas, el CNA y estrechas relaciones con funcionarios estadounidenses.

Un importante centro de influencia de la Iniciativa de Integridad es el Global Engagement Center (Centro de Compromiso Global) del Departamento de Estado, una operación de propaganda de facto del gobierno de Estados Unidos que fue establecida por el presidente Barack Obama para combatir el reclutamiento en línea de ISIS, pero que fue rápidamente reorientada para contrarrestar la desinformación rusa tras la elección de Trump.

La Iniciativa de Integridad también ha reclutado a uno de los hombres de relaciones públicas más infames de Estados Unidos para organizar a sus grupos de periodistas y figuras políticas.

Se trata de John Rendon, mejor conocido como "el hombre que vendió la guerra"; varias guerras, de hecho, pero más notoriamente la invasión de Irak. Rendon fue el autodenominado "guerrero de la información" que colocó noticias falsas en los principales medios de comunicación de los Estados Unidos y el Reino Unido sobre amenazas inexistentes de armas de destrucción masiva. Con profundos vínculos con la CIA y otras agencias de inteligencia militar, su empresa de relaciones públicas recibió 100 millones de dólares para organizar y vender el Congreso Nacional Iraquí de Ahmed Chalabi. En 2002, el New York Times expuso un programa del Pentágono que utilizaba a Rendon para plantar "desinformación" -incluyendo "historias falsas" y "la más oscura de las relaciones públicas oscuras"- en los medios de comunicación de todo el mundo, con el fin de moldear la opinión pública y vender la invasión de Irak.

El periodista James Bamford describió un catálogo de hazañas de desinformación que Rendon realizó para el Pentágono, tales como identificar "los prejuicios de periodistas específicos y potencialmente obtener una comprensión de sus lealtades, incluyendo la posibilidad de relaciones y patrocinios específicos". Bamford también encontró propuestas y programas en los que Rendon estaba involucrado con el objetivo de "'coaccionar' a periodistas extranjeros y plantar información falsa en el extranjero... [y] encontrar maneras de 'castigar' a aquellos que transmiten el 'mensaje equivocado'".

Estas tácticas parecen particularmente relevantes para su trabajo con la Iniciativa de Integridad, especialmente considerando los documentos internos que revelan planes adicionales al estilo de Rendon para producir informes y estudios para ser "alimentados anónimamente en los medios de comunicación locales". (Entre los medios listados como anfitriones amistosos en los memorandos internos de la Iniciativa de Integridad se encuentran Buzzfeed y El País, el diario español de centro-izquierda.)

Manteniéndose al día con los Gorkas

Los documentos internos también se refieren a las interacciones entre el director de la Iniciativa de Integridad, Chris Donnelly, y altos funcionarios de Trump, como Katharine Gorka, una funcionaria vehementemente antimusulmana del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), así como su esposo, Sebastian, quien se ganó la fama de derecha durante su breve mandato en la Casa Blanca de Trump.

Este último Gorka es un partidario abierto del Vitezi Rend húngaro, una orden protofascista que colaboró con la Alemania nazi durante su ocupación de Hungría. Tras la victoria electoral de Trump en 2016, Gorka apareció en entrevistas televisivas con un uniforme negro de Vitezi Rend.

Gorka fue una de las primeras figuras en la lista de un itinerario de Donnelly a Washington del 18 al 22 de septiembre. El itinerario indica que los dos desayunaron antes de que Donnelly hiciera una presentación sobre el "mapeo de las actividades de influencia rusa" en el centro de investigación militar financiado con fondos federales, CNA.

alt

Según el itinerario, a Donnelly se le concedió acceso a funcionarios del Pentágono como Mara Karlin, una funcionaria neoconservadora prometedora, y al director ejecutivo del Instituto John McCain, Kurt Volker, otro operativo neoconservador que también es el Representante Especial de Estados Unidos para Ucrania. También se detallaron numerosas reuniones con el personal de la Oficina de Participación Global del Departamento de Estado.

¿Un agente foráneo en el Departamento de Estado?

De todos los funcionarios del Departamento de Estado nombrados en los documentos de la Iniciativa de Integridad, el que apareció con más frecuencia fue Todd Leventhal. Leventhal ha sido miembro del personal del Centro de Compromiso Global del Departamento de Estado, que se jacta de "20 años de lucha contra la desinformación, la información errada, las teorías conspirativas y las leyendas urbanas". En un memorando de la Iniciativa de Integridad de abril de 2018, figura como miembro actual del equipo:

Financiado con 160 millones de dólares este año para combatir la desinformación rusa con "contrapropaganda", el Centro de Compromiso Global del Departamento de Estado se ha negado a desmentir que el objetivo de la guerra de información de los ciudadanos estadounidenses sea su propia guerra de información. "Mi antiguo trabajo en el Departamento de Estado era como jefe propagandista", confesó Richard Stengel, ex director del Global Engagement Center. "No estoy en contra de la propaganda. Cada país lo hace y tienen que hacerlo con su propia población y no creo necesariamente que sea tan horrible".

William Craddick: En un foro del Consejo de Relaciones Exteriores acerca de las "noticias falsas", el exeditor de Time Magazine, Richard Stengel, declara directamente que él está a favor del uso de la propaganda sobre los ciudadanos estadounidenses; luego cierra la sesión cuando se le confronta acerca del modo en que se usa la propaganda en contra del Tercer Mundo.

Al igual que muchas de las figuras políticas y de los medios de comunicación que participan en la red internacional de la Iniciativa de Integridad, Todd Leventhal del Global Engagement Center tiene una tendencia a utilizar tácticas difamatorias contra las voces prominentes que desafían el consenso de la política exterior. Leventhal apareció en una toma de un reciente documental de la NBC sobre la desinformación rusa explicando de manera engreída cómo derribaría un libro de hace 15 años que criticaba al imperialismo estadounidense en el mundo en desarrollo. En lugar de cuestionar el contenido y las acusaciones del libro, Leventhal se jactaba de cómo reuniría sus recursos para llevar a cabo una campaña de difamación ad hominem para destruir la reputación del autor. Su visión estratégica era clara: al confrontar a un crítico, hay que ignorar el mensaje y destruir al mensajero.

Los documentos de la Iniciativa de Integridad revelan que Leventhal ha recibido 76.608 dólares (60.000 libras esterlinas) por un contrato del 50%.

alt

Aunque esos mismos documentos afirman que se ha retirado del Departamento de Estado, la propia página de Linkedin de Leventhal lo incluye en la lista de "Senior Disinformation Advisor" (Consejero de Desinformación Senior) del Departamento de Estado. Si eso fuera cierto, significaría que el Departamento de Estado estaba empleando a un agente extranjero de facto.

Como una creación del Ministerio de Asuntos Exteriores y del Ministerio de Defensa británicos, el trabajo de la Iniciativa de Integridad con funcionarios y exfuncionarios y miembros de los medios de comunicación estadounidenses plantea ciertas cuestiones legales. Por un lado, no hay indicios de que el grupo se haya registrado bajo la Ley de Registro de Agentes Extranjeros del Departamento de Justicia, como la mayoría de los agentes extranjeros de influencia están obligados a hacer.

Becas de la fundación favorita de los neoconservadores

Un memorando de la Iniciativa de Integridad afirma que la derechista Fundación Smith Richardson también se ha comprometido a aumentar los fondos para su red en Estados Unidos tan pronto como el grupo reciba el estatus de organización sin fines de lucro 501 c-3. La fundación ya le ha proporcionado unos 56.000 dólares para actividades de propaganda encubierta en toda Europa.

La Fundación Smith Richardson tiene antiguos vínculos con la comunidad de inteligencia de Estados Unidos y las operaciones de la controvertida guerra fría influyen en las operaciones. Según el reportero Russ Bellant, la fundación estaba financiando secretamente "campañas de adoctrinamiento para el público estadounidense sobre la guerra fría y asuntos de política exterior", programas que llamaron la atención del senador William Fulbright, quien advirtió al entonces presidente Kennedy de sus peligros. En uno de estos seminarios de adoctrinamiento, un director de la Fundación Smith Richardson "dijo a los asistentes que 'está dentro de la capacidad de la gente en esta sala convertir literalmente el Estado de Georgia en una universidad de guerra civil,' para superar a sus oponentes".

Smith Richardson ha financiado una lista de personalidades prominentes del movimiento neoconservador, de los grupos de reflexión hiper-militaristas como el American Enterprise Institute y el Institute for the Study of War. "Decir que la fundación [Smith Richardson] estuvo involucrada a todos los niveles en el cabildeo y la elaboración de la llamada guerra global contra el terrorismo después del 11 de septiembre sería subestimar las cosas", escribió la periodista Kelley Vlahos. 

Además de Smith Richardson, la Iniciativa de Integridad ha declarado su intención de solicitar subvenciones del Departamento de Estado "para ampliar las actividades de la Iniciativa de Integridad tanto dentro como fuera de los Estados Unidos". Este es otro indicador más de que el gobierno de Estados Unidos está pagando por la propaganda dirigida contra sus propios ciudadanos.

El "evento principal" en Seattle

Un documento interno de la Iniciativa de Integridad argumenta que debido a que "[Washington] DC está bien atendida por las instituciones estadounidenses existentes, tales como aquellas con las que el Instituto [para el Arte de Gobernar] ya colabora", la organización debería "concentrarse en extender el trabajo de la Iniciativa de Integridad a las principales ciudades y capitales estatales [sic] de los Estados Unidos".

Este 10 de diciembre, la Iniciativa de Integridad organizó lo que llamó su "evento principal" en los Estados Unidos. Fue una conferencia sobre desinformación celebrada en Seattle, Washington, bajo los auspicios de una empresa de datos llamada Adventium Labs. Junto con el Instituto de Liderazgo Técnico de la Universidad de Minnesota, la Iniciativa de Integridad incluyó a Adventium Labs como uno de sus "primeros socios fuera de [Washington] DC".

alt

Adventium es una empresa de investigación y desarrollo con sede en Minneapolis que ha cosechado contratos del ejército de los Estados Unidos, incluyendo una reciente subvención de 5,4 millones de dólares para ciberseguridad de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa del Pentágono, o DARPA.

Dentro de una sala de conferencias de un hotel de tamaño modesto, el evento Adventium/Integrity comenzó con un discurso de Simon Bracey-Lane, de la Iniciativa de Integridad. Dos años antes, Bracey-Lane apareció en la escena política estadounidense como trabajador de campo para la campaña presidencial de Bernie Sanders en 2016, ganando reseñas en los medios de comunicación como el "británico en favor de Bernie". Ahora, el joven operador estaba de vuelta en Estados Unidos como el hombre de avanzada de una creación de la inteligencia militar que se especializó en difamar a figuras políticas de izquierda como Jeremy Corbyn, el líder laborista ampliamente considerado como la versión británica de Sanders.

Bracey-Lane abrió su discurso explicando que el director de la Iniciativa de Integridad, Chris Donnelly, no había podido asistir al evento, posiblemente porque estaba atascado en el escándalo en su país. Procedió a leer los comentarios preparados por Donnelly que ofrecían una ventana a la espantosamente militarista mentalidad que la Iniciativa de Integridad pretende imponer al público a través de sus medios de comunicación y aliados políticos.

Según los comentarios de Donnelly, Occidente ya no estaba en un "ambiente de paz, basado en reglas". Desde los pasillos del gobierno hasta las salas de juntas corporativas e incluso el Sistema Nacional de Salud del Reino Unido, "la conclusión es que tenemos que buscar personas que se adapten a un ambiente de guerra en lugar de un ambiente de paz".

Durante las preguntas y respuestas, Bracey-Lane comentó que "tenemos que cambiar la definición de guerra para que abarque todo lo que la guerra abarca ahora", refiriéndose vagamente a varias formas de "guerra híbrida".

"Hay mucho que hacer para comunicar esto a los jóvenes", continuó diciendo. "Cuando hablamos de estar en guerra, no nos referimos a enviar a nuestros hijos a luchar. Está aquí mismo, en nuestras casas".

El énfasis en la reestructuración de la sociedad a lo largo de líneas marciales reflejó el pensamiento inquietante que también se mostraba en las notas de una reunión privada entre Donnelly y el general Richard Barrons en 2016. Durante esa charla, los dos oficiales decidieron que el ejército británico debería ser removido de la supervisión democrática para poder operar como "un organismo independiente fuera de la política".

alt

"Personal - En confidencia [...] Esto requiere un cambio constitucional. Las fuerzas armadas necesitarían volver a ser un cuerpo independiente, fuera de la política. Hoy están completamente subordinadas a la política sin la habilidad que tenían en el pasado de levantar una voz profesional independiente".

Mientras que la presentación de Bracey-Lane capturó perfectamente la mentalidad militar de la Iniciativa de Integridad, los oradores que le siguieron ofrecieron una amplia gama de perspectivas sobre el concepto de desinformación, algunas más matizadas que otras. Pero una charla se distinguió del resto, no por su calidad, sino por su ausencia total.

Reanimando al estafador "rojo-marrón"

alt

Alexander Reid Ross (izq) y Emmi Bevensee en el "evento principal" de la Iniciativa de Integridad en Seattle 

La presentación estuvo a cargo de Alexander Reid Ross, un investigador político a medias que promueve gráficos generados por computadora de redes de relaciones para probar la existencia de una vasta red oculta de alianzas "rojo-marrones" y conspiraciones de "medios sincréticos" controladas por titiriteros en Moscú [rojo y marrón son colores asociados con comunismo y fascismo, respectivamente.- NdeT].

Ross es profesor de geografía en la Universidad Estatal de Portland sin credenciales académicas o periodísticas sobre Rusia. Sus estudiantes le han dado calificaciones sombrías en "Califica a tus profesores", quejándose de sus "terribles conferencias monótonas" y su inclinación por "insertar sus propias ideologías en nuestra clase". Pero con un libro, "En contra del avance fascista", distribuido por la conocida editorial anarquista AK Press, este mediocre académico ha tratado de hacerse un nombre como un analista fuera de la norma.

Antes de que la Iniciativa de Integridad fuera expuesta como una operación de frente de inteligencia militar, Ross estaba entre un pequeño grupo de comentaristas y supuestos expertos en desinformación que seguían la cuenta de Twitter del grupo. La Iniciativa de Integridad incluso retuiteó su difamación del coanfitrión del podcast Ward Nerd, John Dolan.

Ben Norton: Así que esto quiere decir que tanto la Alianza para Asegurar la Democracia como la Iniciativa de Integridad están financiadas por gobiernos occidentales.

¿Qué otros grupos prominentes que monitorean la "desinformación" y "protegen la democracia" (al echarle la culpa de todos nuestros problemas a Rusia) son también financiados por gobiernos occidentales?

Ben Norton: El "grupo de monitoreo" falso y financiado por el gobierno del Reino Unido, la Iniciativa de Integridad, está retuiteando a algunos de los troles más prominentes de cambio de régimen en Siria, anarco-neocones, y seudo "socialistas" proimperialistas, mientras que atacan a los periodistas antiguerra.

Estos son, efectivamente, ataques patrocinados por el gobierno británico.

En una serie de artículos para el Southern Poverty Law Center el año pasado, Ross intentó llevar sus teorías de la Guerra Fría al público en general. Terminó tachando a todo el mundo, desde el coautor de este artículo, Max Blumenthal, hasta la editora de la revista Nation, Katrina Vanden Heuvel, pasando por el profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Harvard, Stephen Walt, de fascistas ocultos en la sombra controlados secretamente por el Kremlin.

Los artículos finalmente generaron un vergonzoso escándalo y una serie de retractaciones públicas por parte del editor en jefe del Southern Poverty Law Center, Richard Cohen. Y luego, como si fuera una especie de Dr. Frankenstein para carreras periodísticas desacreditadas y enterradas, la Iniciativa de Integridad, apoyada por el Ministerio de Defensa británico, buscó reanimar a Ross como un codiciado intelectual público.

Ante la multitud organizada por la Iniciativa de Integridad, Ross ofreció una recitación incoherente de su teoría de una alianza fascista sincrética con títeres rusos: "La derecha alternativa toma de este 'rojo-marrón', como se le llama, o como la izquierda-derecha sincrética altamente internacional nacional de nacionalismos, y del propio movimiento paleoconservador de los Estados Unidos, y es una especie de percolación hacia abajo a través de la organización universitaria, um, y el anti-intervencionismo se encuentra con el anti-imperialismo. ¿Verdad?"

En un extraño giro, Ross apareció en escena en el evento de Seattle de la Iniciativa de Integridad junto a Emmi Bevensee, una colaboradora del grupo de reflexión del Centro para una Sociedad sin Estado (C4SS), cuyo eslogan "un grupo de reflexión anarquista de mercado de izquierda" expresa su objetivo principal de unir a los anarquistas de extrema izquierda con los libertarios de derecha de mercado libre.

Bevensee, candidata a doctorado en la Universidad de Arizona y autodescrita "Anarquista de fronteras interesada en la tecnología y la criptografía", concluyó su presentación afirmando un vínculo entre el sitio de noticias alternativo, Zero Hedge, y la "presencia física militarizada en las tierras fronterizas" de los vigilantes antiinmigrantes. Como Bevensee, Ross ha escrito para C4SS en el pasado.

La ironía de que los contribuyentes a un grupo anarquista llamado el "Centro para una Sociedad sin Estado" audicionen ante el Estado -el elemento más importante de él, de hecho- para tener más oportunidades de atacar a los políticos y periodistas contrarios a la guerra, no puede ser exagerada.

Pero un análisis más detallado de la historia del C4SS pasa de la ironía a algo mucho más oscuro e inquietante.

Co-fundador pedófilo, asociados nacionalistas blancos

C4SS fue cofundado en 2006 por un confeso violador de niños y activista libertario, Brad Spangler, quien creó el grupo para promover el "anarquismo de mercado" para "reemplazar al marxismo en la izquierda".

alt

Brad Spangler: "Si tu "nena" es lo suficientemente grande para ver una película clasificada para adultos por si sola, le enseñaré cosas en la cama que TÚ probablemente todavía no conoces."

Cuando las confesiones de violación de niños de Spangler surgieron en 2015, el fundador del Centro para una Sociedad sin Estado fue finalmente expulsado por sus colegas. .

Hay más: El suplente y diputado de Spangler en el C4SS, Kevin Carson -que actualmente figura en la lista de la "Cátedra Karl Hess de Teoría Social" del grupo- resultó ser un viejo amigo y defensor del nacionalista blanco Keith Preston. El nombre de Preston aparece prominentemente escrito en el reverso del libro de Kevin Carson, llamando al hombre C4SS "el Proudhon de nuestro tiempo" -un cumplido cargado de significado, dado el antisemitismo desquiciado de Proudhon. Carson sólo renunció a Preston en 2009, poco antes de que Preston ayudara al líder nacionalista blanco Richard Spencer a lanzar su revista en línea Alternative Right.

El grupo C4SS participa actualmente en la conferencia anual de Estudiantes Internacionales por la Libertad, respaldada por Koch en Washington DC, LibertyCon, donde se reúnen prominentes escritorzuelos libertarios y semicelebridades del Partido Republicano como Steve Forbes, Ajit Pai, presidente de la FCC, y Alan Dershowitz.

En 2013, Kevin Carson de C4SS tuiteó su sueño de que cuatro izquierdistas judíos -Mark Ames, Yasha Levine, Corey Robin y Mark Potok- murieran en un accidente aéreo mientras luchaban por un solo paracaídas. Potok fue editor ejecutivo en el Southern Poverty Law Center (Centro de Leyes de la Pobreza Sureña), que el año pasado se retractó de cada uno de los artículos de broma que Alexander Reid Ross publicó con ellos y se disculpó formalmente por haberlos escrito.

alt

alt

Kevin Carson: Un avión en el que viajan Mark Ames, Yasha Levine, Corey Robin y Mark Potok se estrella, y sólo tienen un paracaídas. ¿Quién sobrevive? ¿A quién diablos le importa?

Por alguna razón, el súper sabueso Ross convenientemente no investigó al grupo libertario, C4SS, con el que ha decidido asociarse y publicar. Esa capacidad de calumniar y denunciar descaradamente a los izquierdistas por los vínculos más crudamente fabricados con la extrema derecha -mientras se acurruca con grupos tan sórdidos como C4SS y autoritarios como la Iniciativa de Integridad- es el tipo de rasgo adaptativo que los espías del MI6 y el Grupo Rendon encontrarían útil en una operación encubierta de influencia doméstica.

Ross no respondió a nuestra solicitud de comentarios sobre su participación en la Iniciativa de Integridad y C4SS.

Desinformación para la democracia

A medida que se extiende por todo Estados Unidos, la Iniciativa de Integridad ha declarado su deseo de "construir una generación más joven de observadores rusos". Para lograr este objetivo, está complementando su grupo de periodistas de élite, escritores de grupos de reflexión, espías y guerreros de la información del Departamento de Estado, con chiflados certificables como Ross.

Menos de 24 horas después de la aparición de Ross en el evento de la Iniciativa de Integridad en Seattle, envió un correo electrónico amenazador al coautor de este artículo, Ames, anunciando su intención de reciclar una vieja y desacreditada calumnia en su contra y publicarla en el Daily Beast, una publicación que parece tener una relación especial con el personal de la Iniciativa de Integridad.

A pesar de la amenaza de investigación en el Reino Unido, la "red de redes" de la Iniciativa de Integridad parece estar aumentando su operación de influencia encubierta y financiada por el gobierno, destrozando a la izquierda política y atacando a cualquiera que se interponga en su camino, todo en nombre de la lucha contra la desinformación extranjera.

El fundador de la Iniciativa de Integridad, el Coronel Chris Donnelly, dijo: "Tenemos que ganar ésta, porque si no lo hacemos, la democracia se verá socavada".