alt

Craig Murray

Si quiere entender lo que realmente está sucediendo en el mundo hoy en día, un funcionario de rango medio llamado Ian Henderson es mucho más importante para usted que TheresaMay. Sin embargo, no encontrará nada sobre Henderson en la gran mayoría de los medios de comunicación corporativos y estatales.

Recordará que, un mes después del incidente de los Skripal, supuestamente ocurrió un "ataque con armas químicas" en el enclave yihadista de Duma, que dio lugar a ataques aéreos contra el gobierno sirio en apoyo de las fuerzas yihadistas por parte de bombarderos y misiles estadounidenses, británicos y franceses. En ese momento, sostuve que el enclave yihadista de Duma estaba a punto de caer (como de hecho sucedió) y que no había ninguna ventaja militar, así como una enorme desventaja internacional, para que el Ejército sirio usara armas químicas. Las pruebas existentes para el ataque provenían de los aliados yihadistas y de los Cascos Blancos financiados por la OTAN y fuentes relacionadas; y el periodista veterano y extremadamente respetado Robert Fisk, primer occidental en llegar a la escena, informó que no se había producido ningún ataque químico.

El "ataque con armas químicas en Duma" fue vinculado al "ataque con armas químicas contra Skripal" por los medios de comunicación occidentales como prueba de la maldad rusa. Robert Fisk fue objeto de gran cantidad de ataques por parte de los medios de comunicación y yo fui demonizado por innumerables periodistas de los medios dominantes en las redes sociales, de los cuales este es sólo un ejemplo de muchos.

 alt

 

Amanda Martin: ¿Pero no hueles la trampa en esto? Craig Murray no piensa que Assad lo haya hecho. 
George Mobiot: Entonces es un tonto.

Tanto en el caso Skripal como en el de Duma, corresponde a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas proporcionar el análisis técnico. La OPAQ es un organismo multilateral establecido por un tratado y cuenta con 193 Estados miembros. Las únicas grandes potencias poseedoras de armas químicas que no son miembros y que rechazan el régimen de inspecciones son los parias Estados canallas de Israel y Corea del Norte.

Una misión de investigación de la OPAQ visitó Duma los días 21 y 25 de abril de 2018 y pudo visitar los sitios, recoger muestras y entrevistar a testigos. No se detectó ningún producto químico que pudiera usarse como arma, pero se encontraron rastros de cloro. El cloro no es un producto químico poco común, por lo que los rastros moleculares de cloro en un sitio de bombardeo no son improbables. El informe provisional de la OPAQ tras la misión de investigación fue notablemente sobrio y sin compromiso:

Los resultados muestran que no se detectaron agentes nerviosos organofosforados ni sus productos de degradación en las muestras ambientales ni en las muestras de plasma tomadas de presuntas víctimas. Junto con los residuos de explosivos, se encontraron varios productos químicos orgánicos clorados en muestras de dos sitios, para los cuales existe una cadena de custodia completa.

La misión de investigación regresó a la sede de la OPAQ, en cuyo momento el proceso, muy politizado, fue asumido por la secretaría e influenciado por las delegaciones nacionales. 9 meses más tarde, el informe final se expresó en un lenguaje de mayor certeza, pero sin contar con mejores pruebas objetivas:

En cuanto a la presunta utilización de productos químicos tóxicos como arma el 7 de abril de 2018 en Duma (República Árabe Siria), la evaluación y el análisis de toda la información reunida por los testimonios de los testigos de las FFM, los resultados de los análisis de muestras ambientales y biomédicas, los análisis toxicológicos y balísticos realizados por expertos y la información digital adicional de los testigos, ofrecen motivos razonables para considerar que se utilizó un producto químico tóxico como arma. Este químico tóxico contenía cloro reactivo. El químico tóxico era probablemente cloro molecular.

Sin embargo, el informe señaló que no pudo determinar quién había usado el cloro como arma. Los intentos de torcer esto como consecuencia del mandato de la OPAQ son absurdos: la OPAQ existe precisamente para vigilar las violaciones de las armas químicas y nunca ha actuado sobre la base del anonimato de los infractores.

Huelga decir que el sitio de Internet de propaganda financiado por la OTAN, Bellingcat, había estado desde el principio a la cabezaa la hora de proclamar al mundo la "evidencia" de que se trató de un ataque con armas químicas por parte del gobierno de Assad, dejando caer simples cilindros de cloro como bombas. El video original, más largo, de uno de los videos de la sede de Bellingcat da una idea más completa de la notable ausencia de daños en un cilindro de gas que se había estrellado contra el techo de concreto reforzado y había aterrizado suavemente en la cama.

"El misil con químicos no explotó, pero libera gases químicos hasta este momento. El cohete aterrizó dentro de una casa de civiles en la ciudad de ___ ayer, donde más de 50 víctimas civiles de armas químicas y docenas de mártires cayeron como resultado del fuego de artillería contra la ciudad con varios tipos de armas."

[Lamento no saber cómo extraer ese video más largo de su tuit. Tiene que hacer clic en el enlace anterior y luego en el enlace del primer tuit que le advierte que es material sensible; de hecho no hay nada sensible allí, así que no se preocupe.]

 alt

Ubicación 4: "En resumen, las observaciones en la escena de los dos lugares, junto con el análisis posterior, sugieren que hay una mayor probabilidad de que ambos cilindros hubieran sido colocados manualmente en esos dos lugares en lugar de haberse dejado caer".

Ahora llegamos a lo esencial, el Sr. Ian Henderson. El Sr. Henderson estuvo a cargo del subgrupo de ingeniería de la misión de investigación de la OPAQ. Los ingenieros estimaron que la historia de los cilindros que caían del cielo era improbable, y era mucho más probable que simplemente hubieran sido colocados allí manualmente. Hay dos razones principales por las que llegaron a esta conclusión.

Al menos uno de los agujeros del cráter mostraba daños que indicaban que había sido causado por un explosivo, no por el supuesto impacto contundente. Los cilindros simplemente no mostraban suficiente daño como para haber atravesado las losas de concreto reforzado y, en particular, el daño que habría causado la barra de refuerzo. La barra de acero es en realidad más gruesa que un cilindro de gas y podría haber causado una deformación mayor.

alt 

Sin embargo (y es por esto que Ian Henderson es más importante para tu comprensión del mundo que TheresaMay) la misión de investigación de la OPAQ no mostró en su informe final ninguna de las conclusiones de su propio subgrupo de ingenieros universitarios de dos universidades europeas, sino que produjo algo muy cercano al "análisis" de propaganda amateur publicado por Bellingcat. Las implicaciones de este fraude son alucinantes.

Los hallazgos de los verdaderos expertos fueron completamente suprimidos hasta que se filtraron la semana pasada. Y aun así, esta filtración, que tiene ramificaciones sumamente profundas, ha sido en sí misma casi completamente suprimida por los medios de comunicación dominantes, excepto por aquellos casos aparte marginados que todavía consiguen una plataforma, Robert FiskPeter Hitchens (una plataforma diminuta en el caso de Fisk).

Considere lo que esto nos dice. Se utilizó un falso incidente de ataque químico para justificar la agresión militar contra Siria por parte de los Estados Unidos, el Reino Unido y Francia. Todos los medios de comunicación occidentales promovieron la narrativa antisiria y antirrusa para justificar ese ataque. El supuesto guardián internacional neutral, la OPAQ, fue manipulado por las potencias de la OTAN para producir un informe altamente sesgado que omite las conclusiones de sus propios ingenieros, lo que sólo puede poner en duda la neutralidad y fiabilidad de la OPAQ en sus conclusiones sobre los Skripal.

Los medios de comunicación prácticamente no han informado sobre el escandaloso encubrimiento. Esto realmente le dice mucho más a usted sobre cómo funciona el mundo occidental que las vicisitudes de la ridículamente sobrepromocionada Teresa May y sus lágrimas de autocompasión.

Aún más reveladora es la reacción de la OPAQ, que en lugar de reconocer que hay un problema importante con las conclusiones de su informe de Duma, ha iniciado una caza de brujas contra el denunciante que filtró el informe Henderson.

El gobierno ruso afirmó que tenía información de inteligencia que indicaba que el MI6 estaba detrás de la falsificación del ataque químico de Duma. No tengo los medios para saber la verdad sobre eso, y siempre soy escéptico con las afirmaciones de todos los gobiernos sobre asuntos de inteligencia, después de una carrera observando las técnicas de desinformación del gobierno desde el interior. Pero la afirmación sobre el MI6 es consistente con el involucramiento de los Cascos Blancos, creados por el MI6, en esta estafa; y el MI6 siempre puede depender de su diario interno el Guardian para que impulse su narrativa, como hace aquí el editor del Guardian para Medio Oriente, Brian Whitaker, en un artículo que "justifica" la omisión del informe Henderson por parte de la OPAQ. Whitaker argumenta que los ingenieros de Henderson tenían una opinión minoritaria. Curiosamente, el artículo de Whitaker no es del propio Guardian, que prefiere mantener todas las noticias del informe Henderson fuera del alcance del público.

Pero la tesis de Whitaker no puede sostenerse. Por un lado, por supuesto, sabemos que la opinión experta de Henderson no prevaleció en la OPAQ. Henderson y la verdad se perdieron en la política. Pero, como mínimo, sería esencial que el informe de la OPAQ reflejara y tomara nota de la firme opinión contraria de sus expertos, y la supresión de esta información esencial no puede justificarse. El intento de Whitaker de justificarlo es una vergüenza.

Lo que me lleva a los Skripal.

He notado antes la técnica de gestión de noticias de los servicios de seguridad, filtrando hechos clave de forma controlada durante largos períodos de tiempo para no chocar con la creencia pública que existe en la historia oficial de Skripal. Así pasaron nueve meses antes de que se admitiera que la primera persona que "casualmente" se encontró con los enfermos Skripals en el banco del parque, era la enfermera en jefe del Ejército británico.

La investigación sobre la desafortunada DawnSturgess ha sido aplazada cuatro veces. Los servicios de seguridad han admitido ahora (una vez más a través del Guardian) que aunque "Boshirov y Petrov" envenenaron a los Skripal, no pueden haber sido también responsables del envenenamiento de DawnSturgess. Esto se debe a que el contenedor para la beneficencia en el que supuestamente se encontró el frasco de perfume se vacía regularmente, por lo que el frasco no pudo permanecer allí durante 16 semanas sin ser descubierto, y a que el paquete estaba sellado, por lo que no pudo haber sido utilizado en el pomo de la puerta de los Skripal.

Este artículo del Guardian está firmado por LukeHarding, el periodista mascota de los servicios de seguridad, y por otra persona. Las admisiones están empaquetadas en un sándwich bombástico sobre agentes rusos del GRU.

 alt

La policía también ha estado luchando por encontrarle sentido a otro asunto importante.

Los detectives no han podido determinar cómo una botella de novichok parece haber sido encontrada en un contenedor en Salisbury casi cuatro meses después del ataque a los Skripals.

El descubrimiento llevó a la muerte de DawnSturgess, una mujer local que se roció la sustancia química en las muñecas, creyendo que era perfume.

La policía no ha podido establecer definitivamente si la botella utilizada por Sturgess fue descartada por los oficiales del GRU unas 17 semanas antes, según fuentes. Esta es la principal razón por la que la policía acusó a la pareja rusa por el ataque a los Skripal, pero evitó acusarlos por la muerte de Sturgess.

Mientras que los ministros han sido informados, es "altamente probable" que Sturgess colapsara después de haber sido envenenada por el mismo lote de la sustancia química, las fuentes admiten que "algunos de los detalles no cuadran".

"Todavía no tenemos todas las respuestas", dijo una fuente familiarizada con la investigación criminal.

"Las teorías sobre el tercer hombre, o un segundo equipo, no se pueden descartar. Hay un grado de incertidumbre."

La botella fue descubierta por un hombre local, Charlie Rowley, quien se la regaló a Sturgess. Murió por los efectos de los químicos días después.

"El contenedor donde se encontró la botella se vaciaba regularmente, por lo que parece inconcebible que haya estado allí desde marzo", dijo la fuente. "También hay cierta confusión sobre si la botella estaba sellada cuando fue encontrada."

"Esa es la razón por la que los CPS no pudieron considerar cargos de asesinato contra los dos agentes rusos. La policía no puede estar completamente segura de que la botella de novichok que envenenó a DawnSturgess fuera usada contra los Skripal".

En una declaración, la policía metropolitana dijo: "No sabemos dónde se deshicieron los dos sospechosos del novichok que usaron para atacar la puerta principal de la casa de los Skripal, de dónde Dawn y Charlie sacaron la botella que los envenenó, o si es la misma botella que se usó en ambos envenenamientos, y este sigue siendo el caso... no sabemos si alguna vez será posible confirmar si son del mismo lote".

Los registros de viaje obtenidos por el sitio web de investigación Bellingcat sugieren que los tres oficiales del GRU participaron en operaciones anteriores. En 2014, Sergeev y Mishkin pasaron ocho días juntos en Praga. En abril de 2015, Sergeev visitó Bulgaria al mismo tiempo que un traficante de armas búlgaro fuera misteriosamente envenenado.

Cada uno de estos puntos (que "Boshirov y Petrov" nunca han sido acusados del homicidio de Sturgess, que la botella fue sellada de modo que no pudo haber sido usada en la casa de los Skripal, y que no puede haber estado en el contenedor para la caridad durante tanto tiempo) son puntos que he planteado repetidamente, y por los que he sufrido ataques masivos, incluyendo (de hecho, principalmente) a docenas de periodistas de los principales medios de comunicación. Por plantear precisamente estos puntos me han etiquetado de teórico de la conspiración mentalmente enfermo o de un agente ruso pagado. Al igual que con la falsificación de Duma, resulta que sí había razones para dudar, y ahora, bajo un barniz de tonterías antirrusas, estos hechos son admitidos silenciosamente por "fuentes" anónimas a Harding. No es de extrañar que a la pobre DawnSturgess no se le dedique una investigación.

Lo que nos lleva de vuelta a la OPAQ. Ni en su informe sobre la intoxicación de Salisbury, ni en su informe sobre la intoxicación de Amesbury, la OPAQ utilizó una sola vez la palabra Novichok. Como me explicó una fuente del FCO, los expertos científicos de la OPAQ estaban desesperados por señalar que la muestra de Salisbury no había estado durante días en el pomo de una puerta recogiendo polvo atmosférico, lluvia y material de manos y guantes, pero lo único que la política de los dirigentes de la OPAQ les permitió introducir fue la frase "casi completa ausencia de impurezas" como pista, que el gobierno británico luego hizo aparecer como si significara "grado militar" cuando en realidad significaba "no de un pomo de puerta".

Ahora hemos visto pruebas irrefutables de que el pobre Ian Henderson se encuentra exactamente en la misma situación con la OPAQ de que se bloquee el análisis científico real de los resultados oficiales. Esta es una prueba añadida extremadamente fuerte de que mi fuente estaba diciendo la verdad sobre la supresión anterior de las pruebas científicas en el caso Skripal.

Ni siquiera la sesgada OPAQ pudo dar ninguna prueba de que los venenos de Amesbury y Salisbury estuvieran relacionados, concluyendo:

"Debido a las condiciones de almacenamiento desconocidas de la pequeña botella encontrada en la casa del Sr. Rowley y al hecho de que las muestras ambientales analizadas en relación con el envenenamiento de Sergei y YuliaSkripal y del Sr. Nicholas Bailey estuvieron expuestas al medio ambiente y a la humedad, los perfiles de impurezas de las muestras disponibles para la OPAQ no permiten sacar conclusiones sobre si las muestras proceden del mismo lote de síntesis".

Lo que es extraño, ya que la primera muestra tenía una "ausencia casi completa de impurezas" y la segunda estaba directamente fuera de la botella. De hecho, por debajo del doble discurso, la OPAQ está diciendo que no hay pruebas de que los dos ataques fueran de la misma fuente. Punto final.

Supongo que ahora debería haber llegado a un punto en el que nada me sorprenda, pero como ejemplo de libro de texto de la gran técnica de la mentira, este artículo de la BBC es la opinión de la BBC sobre el informe que acabo de citar, mismo que, recuerde, ni siquiera utiliza la palabra Novichok.

 alt

Envenenamiento de Amesbury: Expertos confirman que la sustancia era Novichok

4 de septiembre, 2018

La sustancia que mató a una mujer en Amesbury fue el mismo agente nervioso Novichok que envenenó a Sergei y YuliaSkripal, han confirmado expertos.

Cuando se trata de la narrativa del gobierno y de los medios de comunicación convencionales, proveedores masivos de noticias falsas, el escepticismo es tu amigo. Recordar eso es mucho más importante para su vida que la pregunta de qué líder conservador ocupa el No. 10 de Downing Street.

Para un análisis del fiasco del Informe Henderson escrito con los más altos estándares académicos, en el que se pueden encontrar todos los enlaces importantes al material original, lea este magnífico trabajo del Grupo de Trabajo sobre Siria, Propaganda y Medios de Comunicación.

Análisis: La evidencia que se supone que nunca debimos haber visto sobre el ataque con "gas" en Duma

Robert Fisk

La OPAQ le ha abierto las puertas al ridículo, cuando la simple verdad hubiera bastado.

Nos gusta confiar en los Chicos Grandes. Ya no creemos en nuestros ostentosos y pequeños líderes con sus mentiras y trucos: los Trumps y las Mays y ahora todos los nacionalistas de Europa. Ciertamente no le damos crédito a los dictadores árabes.

Pero cuando, a pesar de toda su burocracia y corrupción, la ONU nos dice que el mundo se enfrenta al cambio climático, creemos en gran medida en lo que dice. Si la Cruz Roja Internacional nos advierte de una catástrofe humanitaria en África, tendemos a creer en su palabra. Y cuando la Organización para la Prevención de Armas Químicas (OPAQ) (que representa a 193 Estados miembros en todo el mundo) informa sobre ataques con cloro en Siria, asumimos que estamos escuchando la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

Hasta ahora. En los últimos días han surgido pruebas inquietantes de que en su informe final sobre el presunto uso de armas químicas por el régimen sirio en la ciudad de Duma el año pasado, la OPAQ ocultó deliberadamente tanto al público como a la prensa la existencia de una evaluación disidente de 15 páginas de dos cilindros que supuestamente contenían cloro molecular, lo que tal vez era la prueba más contundente contra el régimen de Assad en todo el informe.

La OPAQ sostiene oficialmente que esos contenedores fueron lanzados probablemente por una aeronave (probablemente un helicóptero, supuestamente sirio) sobre Duma el 7 de abril de 2018. Pero la evaluación disidente, a la que la OPAQ no hizo referencia en las conclusiones publicadas, concluye que existe una "mayor probabilidad de que ambos cilindros se hayan colocado manualmente en esos dos lugares en lugar de ser dejados caer desde aeronaves".

Es difícil subestimar la gravedad de este acto manipulador de la OPAQ. En respuesta al autor conservador Peter Hitchens, que también escribe para el Mail onSunday (él es por supuesto el hermano del difunto Christopher Hitchens) la OPAQ admite que su llamada secretaría técnica "está llevando a cabo una investigación interna sobre la publicación [sic] no autorizada del documento".

Comentario: Lo que significa, por supuesto, que se suponía que no debería salir a la luz, pero alguien en el interior desobedeció y actuó a favor de su conciencia...

Luego añade: "En este momento, no hay más información pública sobre este asunto y la OPAQ no puede dar cabida [sic] a las solicitudes de entrevistas". Es una táctica que hasta ahora parece haber funcionado: ni un solo medio de comunicación que haya informado de las conclusiones oficiales de la OPAQ le ha dado seguimiento a la historia del informe que la OPAQ suprimió.

Y usted puede apostar a que la OPAQ no va a "dar cabida" a entrevistas. Porque aquí tenemos una institución que investiga un crimen de guerra en un conflicto que ha costado cientos de miles de vidas, pero su única respuesta a una investigación sobre la evaluación "secreta" de los ingenieros es concentrarse en su propia caza de brujas para encontrar la fuente del documento que deseaba mantener en secreto ante el mundo.

Por si fuera poco, la OPAQ (cuyo informe final llegó a más de cien páginas y que incluso publicó una versión resumida y fácil de leer para los periodistas) ahora cierra de golpe sus puertas de acero con la esperanza de impedir que llegue más información a la prensa.

Mucho más peligroso es que su acto de censura ha proporcionado un océano de propaganda para los opositores de Occidente, para el régimen sirio y para los rusos. RussiaToday ha estado ensalzando a sus espectadores con relatos de cómo las potencias de la OTAN controlan políticamente la OPAQ. Los sitios web estadounidenses (a favor de la paz, pero también, desgraciadamente, a favor de la conspiración) están aprovechando al máximo el conflictivo informe de los ingenieros.

Comentario: ¿Y qué esperaban? La OPAQ ocultó una pieza clave de información, favoreciendo de este modo a la OTAN. ¿No constituye esto una "conspiración"? ¿No es lógico concluir que la OTAN ejerce gran influencia política sobre la OPAQ?

Y en cuanto al público crédulo (nosotros), que ve y lee este escandaloso engaño de este organismo supuestamente autorizado de científicos internacionales, sólo puede llevarnos a una conclusión: que debemos recurrir una vez más a los Assanges y a los Chelsea Mannings (los "traidores" que dañan la seguridad occidental ante los ojos de sus enemigos) y a las revelaciones de grupos como Wikileaks, si queremos saber la verdad de lo que ocurre en nuestro mundo y la verdadera historia que hay detrás de los informes oficiales.

La memoria institucional (y periodística) es tal que quizás deberíamos desempolvar el baúl de la memoria para recordar la importancia del ataque de Duma de 2018. Mientras las tropas del gobierno sirio se acercaban a Duma, controlada por los islamistas, a principios de la primavera del año pasado -sitiando varias millas cuadradas de bloques de apartamentos, barrios de tugurios y calles estrechas en el borde oriental de Damasco-, los videos transmitidos desde la escena mostraban imágenes desgarradoras de civiles echando espuma por la boca y que aparentemente se ahogaban hasta morir después de inhalar gas.

El gobierno de Damasco negó la acusación. También los rusos. Pero sobre la base de que se habían proporcionado pruebas suficientes de un ataque con gas, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia lanzaron bombardeos contra Siria. En una conferencia de prensa en Londres, TheresaMay llevó a cabo una enérgica condena de la dictadura de Assad por usar gas contra mujeres y niños.

Antes del episodio de Duma se habían registrado muchos ataques químicos por parte del régimen de Siria, pero la respuesta del mundo a las pruebas de video procedentes del pabellón de un hospital improvisado de ese país convirtió el suceso en una grave crisis internacional.

Entre los objetivos de los misiles de crucero estadounidenses figuraba un centro científico en Damasco que la propia OPAQ había exculpado de toda participación en la guerra química en otoño de 2018. Pero en dos semanas, tras los retrasos impuestos por los sirios por razones de "seguridad", científicos internacionales de la OPAQ, que ya habían entrevistado a médicos del hospital de Duma, llegaron a las calles donde supuestamente tuvo lugar el ataque químico.

En su informe oficial final en marzo de este año, la OPAQ dice que aunque no se encontraron "agentes nerviosos organofosforados" (gas sarín, para usted y para mí) en Duma y que quienes se habían registrado como moribundos en el ataque ya habían sido enterrados; su equipo, que dice que incluía a expertos en "ingeniería mecánica", concluyó que los contenedores encontrados en dos ubicaciones específicas habían atravesado el hormigón y un techo para impactar en el suelo dentro de los edificios.

Es posible, dijo la OPAQ, "que los cilindros fueran las fuentes de las sustancias que contenían cloro reactivo". Los testimonios, las muestras ambientales y biomédicas y los análisis toxicológicos y balísticos "ofrecen motivos razonables para pensar que se ha producido el uso de sustancias químicas tóxicas como arma". En otras palabras, los contenedores habían caído del cielo.

El entonces no revelado documento titulado "Unclassified - OPCW Sensitive, Do NotCirculate - EngineeringAssessment of theTwoCylindersObserved at theDoumaIncident - ExecutiveSummary" (Evaluación de ingeniería de los dos cilindros observados en el incidente de Duma - Resumen ejecutivo) y fechado el 27 de febrero de este año, ha sido redactado por un ingeniero cuyo nombre se encuentra por todo el Internet, pero que no vamos a repetir aquí. Extrae conclusiones diametralmente opuestas a las del informe publicado, y afirma que el "subequipo de ingeniería no puede estar seguro de que los cilindros de ninguno de los dos lugares llegaran allí como resultado de haber sido arrojados desde una aeronave".

¿Y por qué no? "Las dimensiones, características y apariencia de los cilindros y la escena circundante de los incidentes no eran consistentes con lo que cabría esperar en el caso de que cualquiera de los dos cilindros hubiera sido arrojado desde una aeronave...". En resumen, las observaciones sobre el terreno de los dos lugares, junto con el análisis subsiguiente, sugieren que hay una mayor probabilidad de que ambos cilindros se hayan colocado manualmente en esos dos lugares en lugar de ser arrojados desde aeronaves".

Dicho claramente, el documento sugiere que la ubicación de los cilindros fue una trampa, que alguien dentro de Duma inmediatamente después de los bombardeos del 7 de abril de 2018 (y nadie, ni siquiera los sirios ni los rusos, niegan que hubo bombardeos y fuego de artillería convencionales esa noche) colocó los cilindros en los lugares en los que fueron examinados posteriormente por la OPAQ. Desde que las primeras imágenes de los cilindros en esos lugares se mostraron en imágenes antes de que los sirios y los rusos entraran en Duma, el corolario obvio es que las fuerzas opuestas al régimen de Assad pueden haberlos puesto allí.

En todos los casos de este tipo, es necesario entender que la búsqueda de pruebas de ataques con gas es notoriamente difícil. Es necesariamente una ciencia inexacta. A diferencia de los fragmentos de artillería, metralla, placas de base de mortero, códigos de computadora de cohetes o manuales de armas, el gas no lleva ninguna etiqueta conveniente que pueda traicionar a los propietarios o fabricantes. Los productos químicos no contienen partes de computadoras. Por lo tanto, tanto el informe oficial de la OPAQ como la evaluación de los ingenieros suprimidos son documentos muy científicos (quizás arcanos para los no iniciados), pero vale la pena leerlos en su totalidad, tal vez con un diccionario de ciencias a mano. Los lectores pueden encontrar el informe completo en Internet y, después de un pequeño trabajo de detective, el informe filtrado de los ingenieros.

La OPAQ podría haberse ahorrado mucha vergüenza (y el ridículo por parte de los rusos) si simplemente hubiera dicho toda la verdad: que mientras que la mayoría de sus científicos llegaron a la conclusión de que los cilindros de "gas" cayeron por el techo (es decir, desde una aeronave), un informe minoritario creía que no era así.

Esto no habría sido más que la práctica de una investigación pública que incluye un punto de vista minoritario disidente. Pero obviamente eso no era lo que la OPAQ quería. De ahí su propia conclusión final, ligeramente extraña, de que existían "motivos razonables" para creer que se habían utilizado productos químicos tóxicos en Duma: "motivos razonables" podría ser una respuesta aceptable ante las pruebas en el lugar de un crimen doméstico, pero es apenas suficiente para justificar retrospectivamente un ataque aéreo de la OTAN contra Siria.

Yo mismo fui objeto de mucha polémica debido a las escenas que encontré en Duma cuando llegué unos días después del ataque. No descarté la posibilidad de que se hubiera usado gas, pero los testigos presenciales y el jefe del hospital de campaña donde las víctimas habían sido tratadas insistieron en que no sabían nada de gas.

El médico, que estaba en su casa cerca del hospital en ese momento, insistió en que los pacientes sufrían de hipoxia, por polvo e inhalación de tierra tras los bombardeos aéreos, y que alguien a quien identificó como un trabajador de la ONG "Cascos Blancos" gritó "¡Gas!" e inició el pánico entre las víctimas. El informe oficial de la OPAQ registra exactamente los mismos hechos, junto con el recuerdo del médico de que un hombre gritó "¡Gas!" Pero, curiosamente, la OPAQ no identificó al hombre como un "Casco Blanco".

Pero mi propio reporte en TheIndependent (y la condena que los críticos le hicieron más tarde) es totalmente trivial en comparación con las implicaciones de la decisión de la OPAQ de suprimir el informe de sus propios ingenieros. Quizás descubran la fuente de la fuga. Tal vez aleguen que parte de ella está fabricada, aunque esto es muy improbable, puesto que ya se han referido a "la divulgación no autorizada del documento".

Pero hay que dar dos advertencias. El hecho de que la OPAQ haya tomado la extraordinaria decisión de encubrir algunas de sus pruebas en Duma no significa que el gas no haya sido utilizado en Siria por el gobierno o incluso por los rusos o por ISIS y sus compañeros islamistas. Sin duda alguna. Todos son culpables de crímenes de guerra en el conflicto sirio. La deshonestidad de la OPAQ (porque eso es a lo que equivale) no exime a los criminales de guerra.

Comentario: Como es su costumbre, Robert Fisk ofrece algunas verdades necesarias, sustentadas en buena información, pero después añade párrafos como el anterior, sin sustento real, que demeritan su propio trabajo, posiblemente para dar la impresión de que es imparcial y equilibrado. ¿Pero dónde están las pruebas de que Siria o los rusos usaron gas en otras ocasiones en este conflicto? No las hay.

Hay otra luz roja. Todos recordamos cómo, después de que se afirmara falsamente que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva, invadimos Irak con esos falsos pretextos y, en pocos años, afirmamos que Irán fabricaba armas de destrucción masiva, y luego amenazamos a Irán con la guerra, algo que seguimos haciendo hasta el día de hoy. ¿Y si ahora se nos dice que una vez más Siria está usando gas contra sus enemigos?

Extrañamente, en medio de las revelaciones del informe oculto de la OPAQ, el Departamento de Estado de los Estados Unidos anunció hace apenas unos días que "seguimos viendo signos de que el régimen de Assad podría estar renovando el uso de armas químicas, incluido un supuesto ataque con cloro en el noroeste de Siria en la mañana del 19 de mayo de 2019...".

Así que aquí vamos de nuevo.

El reporte filtrado se puede leer aquí.