La noticia sobre el incumplimiento por parte del ministro de Defensa, Pedro Morenés, del mandato parlamentario para poner en funcionamiento el “Observatorio de la vida militar”, dada recientemente en esta web, parece haber despertado algunos intereses personales sobre el tema, ciertamente intranquilizadores para las Fuerzas Armadas.

En el órgano central de la Defensa se ha tomado conciencia de que no poner en funcionamiento el citado “Observatorio”, sólo redundará en una mala imagen personal del ministro titular, con independencia de que también signifique desaprovechar un instrumento de cohesión interna y de perfección del ejercicio profesional dentro de las Fuerzas Armadas.

A esta razonable percepción, que podría verse acompañada con alguna iniciativa parlamentaria de la oposición para “sacar los colores” al ministro Morenés, hay que añadir ahora la preocupación que supone el interés del histórico asesor ministerial Miguel Silva para ser elegido como uno de los nueve miembros del Observatorio, bien por el Congreso de los Diputados (que nombra a cinco) o bien por el Senado (que nombra a cuatro).

Esta posibilidad, a la que se añade el temor de que Miguel Silva incluso pretenda postularse como presidente del Observatorio (no está claro si la elección del presidente es de segundo grado o viene determinada por el Parlamento), ha sido conocida por la filtración de un diputado sondeado sobre el tema. No hay que olvidar las relaciones que Miguel Silva dejó en el Congreso desde que, una vez cesado como asesor de Defensa por Federico Trillo-Figueroa, pasó a desempeñar allí la misma función por cuenta del Grupo Parlamentario Socialista.

En la sección “Quién es quien” se encuentra disponible el perfil biográfico de Miguel Silva, cuya lectura informa sobradamente la alarma que produce cualquier asomo de su recuperación profesional cerca del ámbito militar.

 

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue