El perfil biográfico del actual JEME, el general de Ejército Fulgencio Coll, publicado recientemente en la sección “Quién es quien”, ha provocado un gran revuelo entre sus compañeros de Promoción de la Academia General Militar de Zaragoza (la XXV). Al parecer, su guardia pretoriana no soporta que se critique al “líder”, a quien ven como un auténtico “intocable”, y mucho menos que se pida su más que razonable sustitución.

A tenor de lo que nos cuentan otros militares más comprensivos con la libertad de expresión, directamente conocedores del caso, el pelotón de “indignados” está encabezado por el teniente general Virgilio Sañudo, quien no cesa de soltar venablos e improperios contra el autor de dicha información. Por cierto formalmente respetuosa y absolutamente fidedigna en su contenido.

La actitud del general Sañudo no deja de ser comprensible porque, entre otras cosas, ambos formaron parte de la misma camarilla militar del “zapaterismo”. A Coll le sirvió, primero, para mandar el bodrio de la UME (los soldados-bomberos) y después para ser JEME y dócil mandado de la ministra Carmen Chacón, mientras él mismo culminaba su carrera siendo promocionado a teniente general por el ministro José Antonio Alonso el 14 de septiembre de 2007, quien además le nombró de forma inmediata jefe de la Fuerza Terrestre. Un cargo que colmaba “su más alta aspiración” y en el que se mantuvo durante casi cuatro años hasta pasar a la reserva el 6 de julio de 2011.

Sin menosprecio de sus correspondientes currículos (el suyo y el de Fulgencio Coll), al general Sañudo hay que recordarle que el cargo de JEME es de “confianza política” y por tanto, normalmente revocable cuando cambia el signo ideológico del Gobierno: las excepciones, según y como se las gastan los políticos, son bastante sospechosas. Es sabido que en España el generalato está “digitalizado” (nombrado “a dedo” por el gobierno de turno), pero, con todo, algunos de sus miembros se adaptan mucho mejor que otros a las servidumbres de la política, como ha sucedido con la guardia pretoriana de Coll, encabezada por Virgilio Sañudo.

Si estos “indignados” amigos del general Coll están interesados en rectificar o complementar los contenidos de su perfil biográfico, pueden hacernos llegar sus comentarios en la seguridad de que serán atendidos sin prejuicio alguno. Ya hemos recibido uno con la historia poco edificante (para él) de las diferencias que mantuvo por escrito con un conocido y respetado diputado a propósito de la UME, que de haberse hecho pública seguramente habría cercenado de raíz su nombramiento como JEME: nosotros también la reservamos porque creemos que aquel comportamiento no refleja lo que es la Institución Militar.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue