En nuestra sección de Opinión, se incluye un artículo del profesor honorario de la Universidad Nacional de Colombia Francisco Leal Buitrago que desmiente cualquier intento de una asonada militar en dicho país, titulado “¿Cuál ‘ruido de sables’?”. Con independencia de su interés específico, este artículo no deja de ser uno de los muchos publicados recientemente que, aclarando la realidad, también evidencian ciertos enredos informativos interesados para “calentar” a las Fuerzas Armadas colombianas en contra del presidente Juan Manuel Santos.

Este tipo de aclaraciones basadas en la objetividad informativa, desactivó de forma inmediata un intento de “agitación” mediática desestabilizadora muy parecido al que los instigadores del 23-F español manejaron también para impulsar su fracasado golpe militar del 23-F, en contra del presidente Adolfo Suárez. Un suceso en el que, como es sabido, algo tuvieron que ver el editor de la revista “Atenea Digital”,José Luis Cortina, y su director, Joaquín Tamarit, ambos entonces militares en activo.

Con estos antecedentes, no deja de ser curioso que sea en Ateneadigital.es donde se airee un “ruido de sables” colombiano realmente inexistente y con una redacción tan inconsistente y tendenciosa que causa vergüenza periodística ajena. El artículo en cuestión se titula “¿Ruido de sables en Colombia?” y está firmado por el corresponsal de la publicación en Bogotá Ricardo Angoso el 12 de junio, es decir fechado con posterioridad al citado desmentido y a otras muchas aclaraciones sobre la situación real del país bien conocidas en la capital colombiana.

Con independencia de lo que supone plantear nada más y nada menos que un posible golpe de Estado de forma interrogativa, llama la atención la tendenciosidad con la que se inicia el artículo de marras:“Era un secreto a voces: los militares colombianos, sobre todo el alto mando y los oficiales en la reserva, estaban absolutamente inconformes con las políticas llevadas a cabo en materia de seguridad y defensa por el presidente de este país, Juan Manuel Santos…”.

Como es lógico, la posición editorial del Grupo Atenea, que de forma poco responsable ha dado pábulo a una involución militar en efecto inexistente, no ha dejado de causar malestar en el Ministerio de Defensa Nacional de Colombia que dirige el economista Juan Carlos Pinzón Bueno, donde se sostiene que sus Fuerzas Armadas están perfectamente encajadas en el sistema democrático. A partir de ahora, la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), que es el nuevo Servicio de Inteligencia de Colombia dirigido por el almirante Álvaro Echandía (el precedente Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, fue disuelto por el presidente Santos en noviembre de 2011), incluirá el seguimiento de las informaciones publicadas por el Grupo Atenea, trufado de generales por los cuatro costados, muchos de ellos ex miembros de los Servicios de Inteligencia españoles.

Por otra parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores español, organismo en el que se conocen perfectamente las peripecias informativas de Ricardo Angoso, muchas de ellas subvencionadas, tampoco ve con buenos ojos este tipo de enfoques y análisis informativos especulativos y gratuitamente alarmantes, que enrarecen de forma innecesaria las relaciones entre países declaradamente amigos. De hecho, se considera que lo publicado por este periodista en Ateneadigital.es, podría provocar reacciones negativas en dos sentidos: una cierta animadversión contra España en determinados medios políticos y militares colombianos (o contra el Grupo Atenea y su entorno militar), y el recelo que puede desatar en las empresas españolas ya implantadas o que pretendan implantarse en Colombia.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue