Nuestros lectores conocen perfectamente los recortes presupuestarios que el SEDEF, Pedro Argüelles, viene imponiendo en los gastos corrientes de las Fuerzas Armadas. Algunos ciertamente vergonzosos, como retirar el 50 por 100 del rancho comprometido con el personal militar, impedir que la “Patrulla Águila” sobrevuele Madrid durante el homenaje ciudadano a la selección nacional de fútbol vencedora en la UEFA Euro 2012, y otros tijeretazos en materia socio-asistencial y de personal que, en términos comparativos con otras partidas, sonrojan a cualquiera.

Por eso, y sin necesidad de profundizar en la política presupuestaria que desarrolla el SEDEF, ha llamado la atención el exhibicionismo personal de derroche que ha transmitido a la sufrida familia militar con la “primera gran fiesta del verano” que ha ofrecido a la jet-set en su domicilio madrileño. Organizada por todo lo alto y difundida urbi et orbi a través de la revista Hola (nº 3.545 11/07/2012), con una doble página a todo color y nueve fotografías bien ilustrativas de con quien se codea en su vida privada.

Tomen nota de quienes eran los “destacados miembros de la alta sociedad” que, según refleja Hola, la revista de la arrogancia social por excelencia, acudieron a la “divertida y brillante velada” ofrecida por Pedro Argüelles, con rancho de primera especial:

(…)Entre los asistentes cabe destacar la presencia de Elena Cué, quien, acompañada por su marido, Alberto Cortina, volvió a dar una nueva lección de elegancia; en esta ocasión, con un vestido raso en seda de tono coral, con escote “halfter” y anudado en la cintura (sic).

(…) Jaime de Marichalar, el príncipe Konstantin de Bulgaria, acompañado por su mujer, María García de la Rasilla; Juan Abelló y Ana Gamazo; Alfonso Cortina con su mujer, Miriam Lapique, y Blanca Suelves, quien, acompañada por su marido, Joannes Osorio, sorprendió a todos luciendo una veraniega túnica, en claro guiño al estilo étnico, que se ha puesto tan de moda este año (sic).

Un elenco de personajes bien distinguidos, con el propio ministro de Defensa, Pedro Morenés, a la cabeza. Y una elegantísima fiesta privada, de lo más chic, en la que su anfitrión, siendo quien es, se podía haber ahorrado al menos la ostentosa reseña de la revista Hola. Por cierto, muy mal vista en los cuarteles, sobre todo a la hora del “medio rancho”.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue