El pasado 24 de junio, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz,  ejerciendo su reconocido papel de ‘pisacharcos’ oficial del Gobierno, declaró públicamente que una posible Cataluña independiente “sería pasto fácil del terrorismo y el crimen organizado”.

Su osado e imprudente vaticinio público se produjo durante un almuerzo con coloquio del ‘Foro ABC’, celebrado en la sede del Casino de Madrid, en la que estuvo arropado por la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, y el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. También le acompañaron algunos altos cargos de su Departamento, como el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez; el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, y el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa.

En respuesta a la pregunta de si una Cataluña independiente podría hacer frente a las amenazas delictivas, que tenía toda la apariencia de ser una pregunta pactada, Jorge Fernández, afirmó a bombo y platillo que una Cataluña separada de España quedaría fuera del “paraguas protector” de las agencias internacionales que garantizan la seguridad y que, por tanto, sería “pasto del terrorismo y del crimen organizado fácilmente”, avisando que “no se puede vivir fuera de ese paraguas protector”.

Su declaración ha sido tildada en el entorno del Govern de Catalunya, que preside Artur Mas, como una muestra de mala fe política y claramente tendenciosa. De hecho, en el Departamento de Interior, que dirige Ramon Espadaler, se han encendido todas las alarmas de seguridad al considerar que la imprudencia del Ministro del Interior puede comportar ya un efecto llamada al terrorismo yihadista y a la implantación del crimen organizado en Cataluña. Por su parte, fuentes cercanas a Francesc Homs, Conseller de la Presidencia, han asegurado a ElEspíaDigital.Com que las declaraciones de Jorge Fernández son de una irresponsabilidad manifiesta y un verdadero ‘juego sucio’ político, sobre todo realizadas por quien debe velar por la seguridad de todos los ciudadanos.

Lo cierto es que los propios responsables técnicos de la Seguridad del Estado, integrada en el Ministerio del Interior, han quedado asombrados por la torpe declaración de su titular y, por supuesto, muy preocupados con un eventual atentado terrorista en Cataluña, que además de consecuencias trágicas tendría otras políticas de alcance imprevisible. ¿Para cuándo guarda el presidente Rajoy el relevo de su abrasivo ministro ‘pisacharcos’…? ¿Espera acaso a que termine de ahuyentar a los pocos votantes que todavía le quedan al PP en tierras catalanas…?

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS

El Tiempo por Meteoblue