El desliz del ministro de Defensa, Pedro Morenés apuntando en una entrevista concedida al diario “ABC” (19/08/2012) la posibilidad de que “la situación humanitaria crítica” generada en Siria aconseja el despliegue de un hospital militar en su escenario bélico, ha causado una primera sorpresa poco entusiasta en el ministerio de Asuntos Exteriores dirigido por José Manuel García-Margallo, que nada tiene previsto en ese sentido.

El pasado mes de mayo, a raíz de la “masacre de Al Haula” (murieron 108 personas incluyendo 48 niños), entonces atribuidas a fuerzas del régimen de Bashar Al-Assad, el ministro García-Margallo ordenó la expulsión del embajador sirio acreditado en Madrid, Hussam Edin Aala, en una acción diplomática coordinada con otros países occidentales. Previamente, en el mes de febrero, y como muestra también de protesta por la situación de represión en Siria, el embajador de España en Damasco, Julio Albi, fue llamado a consultas a Madrid, donde permanece. Entonces, ¿a qué viene desplegar un hospital de campaña en un país con el que, de momento, no tenemos siquiera relaciones diplomáticas?

Otro ministerio en el que la previsión de Morenés ha levantado ampollas, es el de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, cuya titular, Ana Mato, está soportando en estos momentos un fuerte acoso político y social por su decisión de restringir la asistencia médica y farmacéutica a los inmigrantes “sin papeles”, basada en razones presupuestarias. Ello con independencia de los “recortes” en asistencia sanitaria y farmacológica que ya afectan de forma muy contestada al conjunto de la población española, incluido el personal militar con régimen especial de Seguridad Social, hoy gestionado de forma deplorable por el ISFAS (Instituto Social de las Fuerzas Armadas).

Unas restricciones que en estos momentos de crisis total no dejan de chocar con el coste de desplegar un hospital militar español de asistencia gratuita en medio de la guerra civil siria. Considerando la naturaleza y el lugar de dicho proyección, sería lógico que tal iniciativa correspondiera a los países árabes más ricos.

No obstante, donde la idea del ministro de Defensa se ha catalogado de auténtica “ocurrencia” (en similitud con las de Rodríguez Zapatero), es en el propio órgano central de la Defensa, dada la dramática “escasez” de médicos y personal de enfermería para cubrir las necesidades más perentorias de la Sanidad Militar, como el mismo Morenés declaró a EFE (31/05/2012) justo cuando visitó el acuartelamiento "General Cavalcanti" de Pozuelo de Alarcón, sede de la Brigada de Sanidad, para conocer el primer hospital móvil del Ejército de Tierra tipo ROLE 3.

Este macro hospital de campaña, que hoy por hoy se encuentra pendiente de homologación, se almacena en 127 contenedores y desplegado ocupa casi 20.000 metros cuadrados (unos dos campos de fútbol), con capacidad para atender a más de 20.000 personas. Claro está que, además de la homologación, le falta lo más importante: el personal facultativo y sanitario necesario para hacerlo funcionar.

En la misma visita, y tras reconocer que la escasez de personal sanitario militar es “un problema”, el ministro Morenés declaró que solucionarlo es "una tarea que hay que atender de forma prioritaria". Para ello, lanzó otra “ocurrencia” de calibre superior: la creación por su ministerio de un “Centro Universitario de la Defensa” donde se cursen enseñanzas de medicina, como es lógico sin encomendarse previamente al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Jose Ignacio Wert, que quizás le habría advertido sobre las 26 Facultades de Medicina existentes en España, que ya han formado a cientos de miles de profesionales, incluidos las más prestigioso médicos de la Sanidad Militar.

Reiteramos lo dicho en esta web más a menudo de lo que quisiéramos: el tándem “P&P” (Pedro Morenés y Pedro Argüelles) de vez en cuando tiene cosas de Abundio, como montar hospitales sin tener médicos. Claro está que, cuando un ministro es el más desconocido y peor valorado del Gobierno, como es el caso de Morenés, las “ocurrencias” publicitarias para llamar la atención y elevar su notoriedad pública pueden ser una tentación… pero sin duda con efecto “boomerang”, sobre él y sobre el Ejecutivo del que forma parte, que en materia de Defensa ya va estando para el arrastre.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19

El Tiempo por Meteoblue