Confidenciales

En unas declaraciones realizadas al diario El País (01/10/2015), al hilo de la aparición de su libro biográfico Valió la pena (Ediciones Península, 2015), que no parece que sea para tanto como dice su título, el ex director del CNI, Jorge Dezcallar, ha acusado tardía y deslealmente al ex presidente José María Aznar (que fue el que le nombró para el cargo) de haber forzado la desclasificación “parcial y selectiva” de informes secretos sobre los atentados del 11-M con el objeto de lavar su propia imagen- Lo que le llevó, dice ahora el que fuera jefe de los espías, a presentar su dimisión el 18 de marzo de 2004.

Desde el nacimiento de ElEspíaDigital, en marzo de 2012, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se erigió en protagonista destacado de sus ‘Confidenciales’ por las continuas y llamativas meteduras de pata que protagonizaba. Tanto en la gestión ordinaria de su delicado ministerio como en su desmedido afán de protagonismo mediático, enervando a menudo a los Cuerpos de Seguridad del Estado y realimentando continuamente la mala imagen del Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy.

 

La torpeza de Mariano Rajoy -tan prudente él en otras cosas- al nombrar el pasado 31 de julio al ex ministro José Ignacio Wert embajador de España ante la OCDE, es un torpe acto de ‘amiguismo’ que añade consecuencias negativas para el PP en las próximas elecciones generales. Eso es lo que creen y comentan no pocos directivos del partido, con muchos compañeros relevantes en pleno proceso de amortización política, que se consideran agraviados por el trato compensatorio dado precisamente a quien ha sido el peor ministro del gobierno popular y el peor de todos los titulares de Educación de la historia, según las encuestas de valoración al uso.

Cada vez que Jorge Fernández Díaz abre la boca para meterse donde no le llaman, la picia. Así lleva cuatro años, ejerciendo de incansable ministro ‘pisacharcos’ del Gobierno y torpe alfombrilla de Mariano Rajoy, quien parece estar encantado de que enerve a propios y extraños cada tres por cuatro: así de gallego es el presidente del Gobierno y él sabrá por qué.

 

Desde que Pablo Iglesias entregara al rey Felipe VI un DVD con la serie ‘Juegos de Trono’ durante la visita realizada por Su Majestad al Parlamento Europeo el pasado 15 de abril, las bases anticapitalistas de Podemos han estado ‘mosqueadas’ intuyendo un cambio de la chaqueta republicana de su líder por otra monárquica absolutamente reñida con sus manifestaciones y principios fundacionales.

De forma respetuosa, como es habitual en el estamento castrense, el general de división Vicente Díaz de Villegas ha dirigido una carta al S.M. rey Felipe VI en la que, implícitamente, le reprocha su tolerancia con los agravios sistemáticos al Himno Nacional y a la Bandera de España que se producen en el contexto del ‘problema catalán’. La excusa de tal misiva fue la pitada que el Rey soportó el pasado 30 de mayo en el Nou Camp, sin más, al iniciarse la final de la Copa del Rey 2015.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

galeria de videos