Confidenciales

El accidente del Airbus A400M acaecido en la mañana del sábado 9 de mayo en el aeropuerto de Sevilla, estrellado apenas una milla al norte de la terminal aérea, ha vuelto a disparar las alarmas del sector aeronáutico internacional sobre la solvencia de su programa de producción. El avión siniestrado era la unidad número 23 fabricada en la planta de ensamblaje de Sevilla y realizaba un vuelo en pruebas operado por el propio fabricante antes de ser entregado a la Fuerza Aérea de Turquía.

Las consecuencias negativas del resbalón del CNI en el caso de Francisco Nicolás Gómez Iglesias (el ‘pequeño Nicolás’), querellándose contra él de forma un tanto gratuita, cuando el propio Félix Sanz, director del Servicio de Inteligencia, reconoció que el querellado no suponía ninguna amenaza para la Seguridad Nacional, siguen vivas.

El pasado 20 de febrero el periodista Ignacio Cembrero denunció en El Mundo que ‘los servicios secretos marroquíes campan a sus anchas en España’, haciendo pública una realidad contrastada desde hace tiempo por varias embajadas extranjeras acreditadas en Madrid, y desde luego por el CNI, cuya División de Contrainteligencia tiene perfectamente acreditado el fenómeno, pero tolerado con inusitada permisividad.

Francisco Nicolás Gómez Iglesias (el ‘pequeño Nicolás’), acaba de poner en jaque político al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz filtrando las revelaciones que le había hecho el financiero catalán Javier de la Rosa en una explosiva conversación celebrada en el Hotel Meliá Castilla el 19 de septiembre de 2014, grabada y con una duración de 44 minutos.

En esta misma sección de Confidenciales (25/12/2014), ya advertimos que la postulación de Esperanza Aguirre para ser candidata del PP a la alcaldía de Madrid, forzando a Mariano Rajoy a aceptarla como tal para no echarse encima a la militancia más tradicional del partido, era, en el fondo, una jugada táctica que, más tarde o más temprano, dejaría en evidencia -sino en ridículo- al presidente del partido. Además de tener que tragarse el sapo de su candidatura, forzado por la posición de la ‘lideresa’ popular en las encuestas de valoración política, a partir de ese momento iba a tener que aguantarle más de una fresca.

Cuando el pasado 11 de febrero José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, anunció en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados el próximo cierre de la sede del Instituto Cervantes en Gibraltar, volvieron a chirriar los ejes de la desastrosa diplomacia española.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos