Confidenciales

Muy a pesar nuestro (porque en esta sección no queremos dar la falsa idea de que le profesamos alguna animosidad personal), el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha vuelto a ejercer como “pisacharcos” oficial del Gobierno, metiéndole de forma gratuita en la controversia social sobre el matrimonio homosexual, claramente alejada de sus competencias políticas, y generando un nuevo y curioso “roto” político, ahora en el delicado ámbito de la religión.

Con fecha 22 de febrero de 2013, es decir en la víspera del 32 Aniversario del intento de golpe de Estado del 23-F, el senador del Partido Nacionalista Vasco (PNV) Iñaki Anasagasti, que durante cinco legislaturas consecutivas (desde 1986 al 2004) fue portavoz del Grupo Parlamentario Vasco en el Congreso de los Diputados, colgó en el Blog que mantiene en la Red desde hace un año (www.ianasagasti.blog.com) un escrito con formato similar al del reportaje histórico novelado titulado “Recuerdos de Sabino Fernández Campo. Lo que pasó de verdad el 23-F”, ciertamente explosivo.

El empresario Arturo Fernández Álvarez es, entre otras muchas cosas, el prototipo de palanganero real venido a más y con pocas luces sobre la ventajosa posición que ha alcanzado apoyado en tan meritoria práctica.

El análisis transversal de los Presupuestos Generales del Estado para 2013 ha permitido comprobar que el presupuesto del CNI (Centro Nacional de Inteligencia) ha experimentado un sorprendente incremento de 167,7 millones de euros, pasando de los 203,7 millones asignados inicialmente a los 371,4 millones que resultan tras reasignarle finalmente el Ministerio de la Presidencia dicho diferencial extraído de una partida propia que asciende a un total de 203,7 millones bajo la rúbrica de “Asesoramiento para la protección de los intereses nacionales”.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, sigue en su meritorio papel de ministro “Pisacharcos” del Gobierno. Ahora dando pie para inspirar un guion cinematográfico digno de ser protagonizado por los hermanos Marx, al estilo de “Una noche en la Ópera” (1935), incluida la jocosa “escena del Camarote”.

La petición suscrita por el portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran i Lleida, para que el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, comparezca en la “Comisión de control de los créditos destinados a gastos reservados” (conocida como “Comisión de Secretos Oficiales” ), a fin de responder a sus sospechas de que el espionaje político realizado por la Agencia de Investigación “Método 3” y desvelado recientemente por los medios informativos encubre una “guerra sucia” contra los nacionalistas catalanes, demuestra un lamentable desconocimiento de las funciones propias de los distintos organismos de la Seguridad Nacional.

En la Newsletter 47 (El PP y el PSOE yerran ante el “problema catalán”), advertimos la despreciativa consideración que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hizo en Lima, durante una comparecencia ante la prensa con el presidente Ollanta Humala, de la Resolución 5/X del Parlamento de Cataluña que el pasado 23 de enero dio carta de naturaleza a su polémica “Declaración Soberanista”, afirmando: “Aprobar resoluciones que no están en el marco constitucional no sirve para nada”.

El Espía Digital ha tenido acceso a la misiva que el coronel de Caballería Luis Montesino-Espartero dirigió el pasado 12 de noviembre al ministro de Defensa, Pedro Morenés, lamentando su “dejación de funciones y de autoridad” en relación con el “intento secesionista de Cataluña”. Y también al inmediato acuse de recibo oficial que de dicha “lamentación” le hizo el almirante Javier Pery Paredes, director del Gabinete Técnico del Ministro (en una afectuosa posdata se puede leer: “Con mi agradecimiento por tu interés por el tema”).

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue