Confidenciales

La pasada legislatura ya tuvimos noticia de la afición de Ignacio Uriarte, entonces presidente de Nuevas Generaciones del PP y vocal de la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados, a conducir subidito de alcohol, cuando fue detenido por la policía madrileña tras embestir con su automóvil a otro coche que estaba parado en un semáforo en rojo en la confluencia de la calle de Serrano con Villanueva. Se le practicó la prueba de alcoholemia y dio positivo con una tasa de alcohol de 0,52 miligramos, que es el doble de lo permitido, siendo acusado de “un supuesto delito contra la seguridad vial por conducir ebrio”, según el atestado del caso.

Uno de los fiascos políticos de la presente legislatura es sin dudad alguna el de Alberto Ruiz-Gallardón, quien ha pasado de ser el fichaje ‘estrella’ del Gobierno de Rajoy al ministro más contumaz y perjudicial a la hora de presentar reformas legales, realmente desastrosas y que no dejan de abrir importantes vías de agua en la frágil reserva de votos del PP.

Jordi Cañas, ex portavoz en el Parlament de Ciutadans, la formación política liderada por Albert Rivera, ha renunciado a su escaño una vez que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya le notificó en pasado 25 de abril su imputación en un supuesto delito de fraude fiscal. Se trata de una decisión inmediata y acorde con el compromiso público que tomó el pasado mes de enero, cuando al conocerse la instrucción del caso decidió dejar de ser portavoz parlamentario de su partido para evitar cualquier transferencia de mala imagen política.

“Si croa como un pato (sic) y nada como un pato, es un pato”. Con esta chusca e ignorante expresión (desconociendo que los patos graznan y las ranas croan), lanzada durante la rueda de prensa celebrada en Bruselas el lunes 12 de mayo tras la reunión de los 28 ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, el ministro español del ramo, José Manuel García-Margallo, ha vuelto a comparar por enésima vez, y sin ninguna necesidad, el referéndum de adhesión de la ya antigua región autónoma de Crimea a la Federación de Rusia con la consulta separatista que planea realizar el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas.

 

La ligereza del Gobierno de Mariano Rajoy, y antes la de los que presidió José María Aznar, a la hora de renunciar al control público de empresas y actividades españolas no solo tradicionales, sino incluso de carácter crítico o estratégico, parece no tener límite.

La pasividad que el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha mostrado ante la expulsión de 28 españoles del Sáhara Occidental, donde España sigue siendo de iure la potencia administradora aunque no de facto -como han recordado recientemente la fiscalía de la Audiencia Nacional y el juez Pablo Ruz-, está siendo muy criticada dentro de la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados que preside el convergente Josep Antoni Duran i Lleida.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

galeria de videos