alt

Para aquellos que siguen la situación en Donbass o que se preocupan por las vidas de quienes viven en la RPD, los nombres de Alexandrovka o Petrovka suenan desgraciadamente familiares a causa de los continuos partes de guerra. Lyuba, pensionista y residente en Alexandrovka (una zona del frente del distrito Petrovskiy de Donetsk), nunca abandonó su pueblo natal en 2014, pese a la constante actividad militar. Sin embargo, después de que un proyectil quemara su casa, se ve obligada a irse a vivir con familiares a Petrovskiy. Contó su historia al reportero polaco David Hudziec y su colega estadounidense Patrick Lancaster.

“Ayer  las 22:20, nos “saludaron nuestros familiares”, cuenta la residente local apuntando su casa, que recibió el impacto de un proyectil ucraniano.

“Ha ardido todo hasta las dos de la mañana. Y disparaban para que no pudiéramos hacer nada para apagar el fuego. Nadie podía venir a ayudarnos. Y entonces, a las dos de la mañana, comenzó a decaer. Hoy a mediodía lo llenamos todo de agua”, explica.

La mujer se queja ante la incertidumbre de no saber qué va a pasar ahora. “Pensaba que al menos con la pensión podríamos vivir, pero no. No nos dejan”, cuenta. “¿Dónde están los separatistas? ¿Dónde? No lo entiendo”.

La mujer apenas puede contener las lágrimas. Cuenta que trabajó durante cuarenta años y pensó que en la vejez podría descansar, pero las tropas ucranianas no les permiten vivir en paz.

Hay que apuntar que esta “ocupante”, “separatista” y “terrorista” “que vino de Rusia”  para luchar contra el Ejército Ucraniano (la prensa ucraniana ha repetido hasta la saciedad que sus tropas luchan contra los terroristas e invasores rusos) habla de los ataques y comparte sus experiencias en el idioma ucraniano, un ucraniano mucho mejor hablado que el de muchos diputados “patrióticos”.

Explica que las autoridades de la República le han prometido ayuda para reparar los daños que el fuego causó en su casa. “No te vamos a dejar abandonada a tu suerte, ayudaremos. Pero aun así, ¿cuánto pueden? ¿Cuántos están sufriendo? En 2015 ya hubo muchos daños: la valla, las ventanas, todo roto”, explica.

Lyuba cuenta que la batalla en los alrededores de la localidad y en el propio pueblo continúa a diario. “Mi gato se quemó en la casa cuando impactó el proyectil. Duro. Ahora tengo que irme con familiares a Petrovka”.

También explica que a diario toma un puñado de pastillas: para el corazón, para la tensión, para el dolor de cabeza, para todo. “No se puede vivir así. A nuestro vecino, de 45 años, le dio un infarto. En su jardín impactó un proyectil, fue a mirar, se cayó y ya está. ¿Qué nos van a decir entones a nosotros, los pensionistas?”

A la pregunta de los corresponsales de guerra sobre desde dónde bombardean, la mujer replica sin dudar y señala en dirección a Marinka, Novomijailovka y Krasnogorovka [todas  ellas localidades cercanas bajo control del Ejército Ucraniano].

“Dicen que quieren la tierra. No nos quieren a nosotros, solo el territorio. No lo puedo explicar de otra manera. En el pueblo viven personas mayores y no nos dejan vivir en paz. Nuestro pueblo, Alexandrovka, pertenece al distrito de Marinka y nos bombardean como si fuéramos enemigos declarados”, se queja la mujer.

El comandante de la unidad de la República Popular de Donetsk que defiende la zona de Alexandrovka, nos cuenta algunos detalles sobre la situación operativa en los alrededores de la localidad. “La situación es dura, frágil. Aguantamos, esperamos, pero la verdad es que no sé exactamente qué. Pero cumplimos las órdenes del comando militar, creo que ellos saben mejor qué hay que hacer. Cada noche, en los bombardeos se utiliza artillería pesada: de calibres de 122, 120 y 82mm.

A quién disparan: lo podéis ver por vosotros mismos: el bombardeo destruyó una vivienda civil. Los residentes que aún viven aquí, incluidos niños pequeños, todos viven en los sótanos.

Solo abrimos fuego cuando tenemos orden de hacerlo. Esto ocurre cuando el Ejército Ucraniano, y concretamente los batallones nacionalistas, provocan que respondamos con fuego.

En general, nos ceñimos a los acuerdos de Minsk, pero vuelvo a repetir que disparamos cuando la situación es crítica a causa de las provocaciones ucranianas en forma de bombardeos de áreas civiles”.

Fuente: Slavyangrad

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

DONBASS TE NECESITA

RECOMENDAMOS