alt

Las unidades kurdas podrían tener un enfrentamiento abierto con las fuerzas turcas en un futuro cercano, informó Sipan Hemo, comandante de las Unidades de Protección Popular kurdas (YPG), citado por la agencia FAN.

Los actuales preparativos de Turquía bien podrían acabar en una declaración de guerra, lo que desembocaría en combates abiertos en los próximos días.

"No vamos a pasar por alto una agresión potencial", aseguró Hemo.

Anteriormente, los representantes de la parte kurda informaron sobre el fuego de artillería que afectó a los asentamientos kurdos. Los bombardeos fueron efectuados desde territorio otomano. Además, las YPG detectaron 20 ataques a posiciones de las milicias kurdas cerca de Afrin, en el norte de Siria. Los bombardeos los realizaron a través de obuses autopropulsados T-155 Firtina y lanzamisiles múltiples.

EEUU e Israel, planean dividir Siria

 alt

Las partes involucradas en las negociaciones intersirias celebradas en Astaná no lograron establecer zonas de seguridad en Siria. Por su parte, los países occidentales consideran que la supuesta división del país es un hecho consumado.

De acuerdo con la agencia rusa Riafan, el control sobre las zonas desmilitarizadas llegó a ser el principal obstáculo de las negociaciones. El hecho es que los territorios podrían convertirse en regiones autónomas e independientes, controladas por las partes del conflicto. A su vez, Washington y los países miembros de la coalición antiterrorista liderada por EEUU consideran que la creación de zonas desmilitarizadas es el único modo de resolver el conflicto sirio.

Según declaró a la agencia Borís Dolgov, del Instituto de Estudios Orientales de la Academia de Ciencias de Rusia, el plan de Washington para dividir a Siria ha existido desde el inicio del conflicto en 2011.

"Nuestro instituto recibió varias delegaciones de nuestros colegas de Israel y EEUU y declaraban abiertamente que las fronteras actuales de Siria no son permanentes y todavía pueden cambiar", indicó. El experto explicó que en este caso el objetivo principal de Washington es debilitar al país y no poner el fin a la guerra.

De acuerdo con Dolgov, hay varias razones por las que Washington y Tel Aviv se beneficiarían con la división de Siria. Primero, el actual presidente sirio, Bashar Asad, es un aliado de Irán —uno de los enemigos principales de EEUU—. De este modo, la disolución de Siria debilitaría a Teherán. En segundo lugar, Damasco apoya a la agrupación libanesa Hizbulá, considerada como una organización terrorista por Israel y EEUU.

"Además de esto, Siria es un aliado de Rusia, y con debilitar a Damasco, EEUU puede expulsar a Moscú de la región. Este plan ha existido desde hace mucho tiempo y toda la propaganda en los medios no es nada más de una 'tapadera'", explicó.

El experto ruso agregó que la postura de Washington se hizo más agresiva durante la presidencia de Donald Trump. Dolgov mencionó los ataques de EEUU sobre las posiciones del Ejército Árabe Sirio bajo el descabellado pretexto de los ataques químicos de Damasco contra los civiles.

No obstante, la división de Siria no constituye el único y el mejor modo de resolver el conflicto en Siria, consideró el experto. Dolgov sostuvo que todavía es posible preservar la integridad territorial y la independencia del país, lo que es "el objetivo principal de Rusia".

"Tenemos que comprender que los intentos de Washington de demostrar que la división de la república en las llamadas 'zonas de influencia' es el único modo de resolver el conflicto, solo es una parte de la propaganda. Hay otros modos. Por ejemplo, la vía política que se promueve con diferentes grados de éxito a través de las negociaciones en Astaná y en Ginebra", consideró.

Sin embargo, para muchas partes del conflicto —como EEUU, los países del Golfo, Israel y, parcialmente, Turquía— la división de la república árabe sigue siendo un instrumento útil para alcanzar sus propios objetivos políticos, por lo cual obstaculizan deliberadamente la resolución política de la crisis, concluyó Dolgov.

La prensa desvela las bases de la nueva estrategia de EEUU en Siria

MOSCÚ (Sputnik) — La Casa Blanca se está decantando por una nueva estrategia con respecto a Siria, reveló el diario The Daily Beast que cita fuentes de la administración y del congreso.

Se trata de aceptar, al menos a corto plazo, la permanencia de Bashar Asad en el poder, las zonas de distensión propuestas por Rusia y sus aliados y la presencia de patrullas militares rusas en algunas partes de Siria.

El objetivo de la nueva estrategia es asegurar que la derrota del autoproclamado Estado Islámico (Daesh, grupo terrorista en Rusia y otros países) no derive en enfrentamientos entre facciones rivales apoyadas por Moscú y Washington en las zonas liberadas.

El periódico señala que EEUU aprendió en Irak que los insurgentes vuelven de forma  inevitable en ausencia de una fuerza real capaz de retener los territorios ocupados.

Antes de partir a la cumbre del G20 en Hamburgo, el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, mencionó la posibilidad de establecer con Rusia mecanismos conjuntos para garantizar la estabilidad, incluyendo las zonas de exclusión aérea, la obervación del alto el fuego sobre el terreno y el suministro coordinado de ayuda humanitaria.

Tillerson dijo también que Moscú y Washington pueden trabajar juntos para estabilizar la situación en el terreno, lo que sentarían las bases para avanzar hacia una solución sobre el futuro político de Siria.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos