alt

El Ártico sería la perfecta base de misiles rusos para contrarrestar EE.UU. si este abandona el acuerdo de destrucción de misiles balísticos, asegura un experto.

El portal de la industria de defensa rusa VPK ha publicado esta semana un artículo de opinión de un experto anónimo, afirmando que el proyecto soviético de misiles de pequeño tamaño Kurier podría ser reanudado en el caso de que Washington no cumpla sus obligaciones.

“Si los estadounidenses vuelven a instalar los MBAM [misiles balísticos de alcance medio] en Europa, (…) esto significaría que el tiempo de vuelo de los misiles balísticos estadounidenses a las instalaciones estratégicas de Rusia en la parte europea del país se reduciría a 7-10 minutos”, advierte el especialista militar.

Ante esta situación, que va directamente en contra del pacto bilateral firmado en 1987 entre la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y EE.UU. para destruir misiles balísticos de medio alcance, la Federación Rusa reaccionará con una ‘respuesta de espejo’, manifiesta el experto.

Hablando sobre el componente técnico de esta posible respuesta rusa, la fuente sugirió que los ‘candidatos’ ideales para estos misiles serían los del proyecto de 15Zh59 ‘Kurier’ [o SS-X-26, según la clasificación de la OTAN], un compacto misil balístico intercontinental de combustible sólido desarrollado en la URSS que fue concebido para viajar por todo el país dentro de contenedores de estándares normales: su longitud es solo 11,2 metros, y su masa de 15 toneladas”, asegura un especialista anónimo.

Esta hipotética respuesta ‘instantánea y verdaderamente contundente’ de Moscú, agrega, podría incluir el despliegue de armas similares en la región del Ártico, desde donde el tiempo de vuelo hasta las instalaciones estratégicas de EE.UU. sería más o menos el mismo.

En su opinión, los costos del mencionado plan ruso serían mínimos, sobre todo si las autoridades utilizan los territorios de islas rusas como la de Kotelny como base. Allí, se ha instalado últimamente una de las cuatro agrupaciones tácticas de la Flota del Norte.

El experto explica, asimismo, que los misiles de medio alcance rusos serían prácticamente indetectables en el Ártico ya que pueden ser trasladados por cualquier transporte marítimo o terrestre de tamaño estándar, miles de los cuales circulan diariamente por los mares y vías férreas de esta región.

“Hablando sobre el componente técnico de esta posible respuesta rusa, la fuente sugirió que los ‘candidatos’ ideales para estos misiles serían los del proyecto de 15Zh59 ‘Kurier’ [o SS-X-26, según la clasificación de la OTAN], un compacto misil balístico intercontinental de combustible sólido desarrollado en la URSS que fue concebido para viajar por todo el país dentro de contenedores de estándares normales: su longitud es solo 11,2 metros, y su masa de 15 toneladas”, añade el especialista.

Además, recordó que los ingenieros rusos llevaron a cabo varios ensayos exitosos del mencionado misil antes de octubre de 1991 cuando el proyecto fue cancelado como consecuencia de los acuerdos ruso-estadounidenses sobre el cese del desarrollo de misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés), pero al mismo tiempo subrayó que los ingenieros militares rusos podrían “reanudar este proyecto en cualquier momento y a un nivel tecnológico superior.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos