alt

El Ejército ruso restableció los Regimientos Lviv, Nezhin y Zhitómir-Berlín, cuyos nombres aluden a ciudades ucranianas. La decisión generó una ola de indignación en Ucrania, pero también preocupación entre algunos rusos.

El 30 de junio el presidente Vladímir Putin firmó varios decretos sobre la asignación de nombres honoríficos a 11 unidades militares rusas. Así, el 6 regimiento de tanques se convirtió en el Regimiento de la Guardia de Lviv —ciudad del oeste de Ucrania—. El 68 regimiento de tanques, en el Regimiento de la Guardia de Zhitómir-Berlín, y el 163 regimiento de tanques, en el Regimiento de la Guardia de Nezhin.

Los decretos señalan que se usaron nombres de ciudades ucranianas para recordar la participación de estos regimientos en la liberación de estos lugares durante la Gran Guerra Patria.

El deseo de conservar la historia no asusta a nadie, destaca el periódico Vzglyad. No obstante, en Rusia surgieron preguntas sobre cuáles son las prioridades del Ejército ruso. En las redes sociales hubo quien destacó que todos los cambios se referían a unidades terrestres —de artillería, tanques y unidades mecanizadas—.

Según algunos usuarios, este cambio pondría de manifiesto la prioridad que dan a este tipo de unidades el ministerio y el presidente, pese al buen papel que están haciendo las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia en Siria.

"En la Flota del Norte existía el conocido 924 Regimiento de Marina de Kiev de la Bandera Roja. ¿Qué hay hoy? El 40 regimiento de aviación de largo alcance. ¿Pero qué significa este nombre? El mismo aeródromo, las mismas armas (Tu-22M3) que hace mucho fueron entregadas al 924 regimiento pero con un nombre nuevo, impersonal, sin historia. ¿Cómo vais a formar al personal del regimiento? ¿Cuál será su ejemplo? Las unidades militares viven de las tradiciones", se lamentó a Vzglyad un general en la reserva que prefirió mantenerse en el anonimato.

Entonces, ¿por qué no mantener los nombres anteriores? Al parecer, todo se debe a la burocracia militar y a los intereses del ministerio, precisa el periódico.

"Se reestablecieron los números históricos de las unidades históricas. Les fueron devueltos los nombres honoríficos que ganaron en las duras batallas de la Gran Guerra Patria", explica el editor de la revista Arsenal Otechestva, el coronel en la reserva Víktor Murajóvski.

Murajóvski también subraya que no hay ninguna prioridad por la Fuerzas Terrestres, sino que se presta atención a todas las fuerzas por igual. Esta actitud difiere del programa estatal previo, que se concentraba casi en exclusiva en las Fuerzas Aeroespaciales.

Además, "en la operación siria, a pesar del dominio completo del plano aéreo, el 50% de las misiones de fuego fue realizado por la artillería", recuerda el coronel.

El experto del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías Vasili Kashin coincide en que no hay que preocuparse por la nueva denominación. "No hay que buscar ninguna causa oculta. Probablemente es por razones organizativas", asegura.

Se trata de un proceso iniciado hace más de 5 años con la llegada del ministro de Defensa actual, Serguéi Shoigú. Su predecesor, Anatoli Serdiukov, realizó una reforma militar con la abolición de divisiones, regimientos y otras unidades militares con nombres honoríficos.

Shoigú inició un regreso al sistema anterior. Así, las primeras unidades reestablecidas fueron las divisiones con nombres en honor a localidades, concretamente la división de tanques Kantemírovskaya y la división mecanizada Tamánskaya.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente