Planteamiento estratégico: La guerra en Siria, una vía de EE.UU. hacia Irán

Algunos expertos consideran que detrás de la intervención militar en Siria se esconden fines que van más allá de únicamente derrocar al presidente sirio, Bashar al Assad; por ejemplo, Irán.

"Para EE.UU. la guerra en Siria es una vía para presionar a Irán. Es paradójico, pero en EE.UU. la intervención militar en Siria es respaldada por el 'partido de la paz', que de esa manera intenta separar Siria de Irán y trata de negociar pacíficamente con Teherán. Mientras tanto, el 'partido de la guerra' opta por una solución militar de la cuestión iraní. Para EE.UU. Irán tiene una fuerte carga simbólica negativa, ya que este país no solo lo ha humillado, sino que además realiza una activa política antiestadounidense", dice el vicerrector de la Academia Rusa de Ciencias Económicas G.V. Plejánov, Serguéi Márkov, a la revista rusa 'Vzgliad'.

El bloguero y analista especializado en Oriente Medio Anatoli el Murid considera que:

"Parece que Obama no quiere hacer la guerra en ningún formato, pero lo están forzando a hacerlo. La información según la cual las fuerzas militares de Al Assad emplearon armas químicas fue proporcionada por Israel, y toda esta provocación fue organizada por los sauditas. Precisamente estos dos países, Israel y Arabia Saudita, se oponen a las negociaciones de EE.UU. con Irán. Y cualquier ataque de EE.UU. a Siria automáticamente pone en peligro estas negociaciones y puede involucrar a Irán en la guerra", escribe El Murid. "Lo están presionando unos y otros. Además, tanto los israelíes como los sauditas tienen un fuerte 'lobby' en EE.UU., y no es ninguna sorpresa que, por ejemplo, el senador John McCain presione tanto a Obama", añade el analista.

Las señales que confirman que la decisión de atacar Siria estaba tomada

Probablemente nunca se sabrá quién fue en realidad el autor del ataque. Pero incluso si ese no hubiera tenido lugar, EE.UU. y sus aliados de la OTAN habrían encontrado otra justificación para, de cualquier modo, entrar en guerra contra Siria.

1) Siria ha permitido que los funcionarios de la ONU inspeccionen el lugar del reciente ataque con armas químicas, pero el gobierno de Estados Unidos consideró que la oferta siria a la ONU llega "demasiado tarde para ser creíble".

2) De acuerdo con ABC News, la Casa Blanca insiste en que hay "muy pocas dudas" de que el régimen de Assad estuvo detrás del ataque mortal con armas químicas de la semana pasada.

3) Buques de guerra de EE.UU. con misiles balísticos se están moviendo en sus posiciones en el Mediterráneo oriental. Si se da una orden, Siria recibirá una 'lluvia' de misiles de crucero tipo Tomahawk en pocos minutos.

4) CBS News informó que "el Pentágono está llevando a cabo preparativos iniciales para un ataque con misiles de crucero contra las fuerzas del Gobierno sirio".

5) El sábado pasado Barack Obama se reunió con su equipo de Seguridad Nacional para discutir qué acciones se deben tomar en Siria.

6) El Secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, dice que Barack Obama le ha pedido que "prepare opciones para todas las eventualidades" refiriéndose a un posible conflicto con Siria.

7) Después de una conversación telefónica con el primer ministro británico, David Cameron, sobre la situación en Siria, la Casa Blanca anunció que ambos líderes expresaron su "gran preocupación" por el ataque con armas químicas que tuvo lugar la semana pasada.

8) Ocho comandantes militares de los Estados Unidos, el Reino Unido, Arabia Saudita, Catar, Turquía, Francia, Italia y Canadá se reunieron en Amán, Jordania, el lunes, para coordinar los planes para los próximos ataques contra Siria.

9) Según 'Le Figaro', fuerzas rebeldes entrenadas por la CIA han estado llegando a Siria "desde mediados de agosto", antes del supuesto ataque químico.

10) A principios de este año el Ejército de EE.UU. trasladó un número significativo de aviones de combate F-16 a Jordania para realizar ejercicios militares, y los mantuvo allí después de que "el Gobierno de Jordania formulara una petición".

11) De acuerdo con un documento secreto filtrado en marzo de 2012 por WikiLeaks, personal de la OTAN se encuentra en Siria desde 2011 para preparar un cambio de régimen.

12) 'The Times of Israel' informó de que una evaluación militar interna ha llegado a la conclusión de que "Washington está considerando seriamente un ataque limitado pero eficaz para dejar claro al régimen de Damasco que la comunidad internacional no tolerará el uso de armas de destrucción masiva contra civiles sirios u otros elementos".

13) El senador de EE.UU. John McCain dijo recientemente que, si los militares estadounidenses no atacan Siria, "brutales dictadores de todo el mundo podrían creer que tienen carta blanca para utilizar armas químicas".

14) De acuerdo con 'The New York Times', se está estudiando "la guerra aérea de la OTAN en Kosovo como un posible modelo de actuación en Siria sin el mandato de las Naciones Unidas".

15) La Casa Blanca ha publicado una declaración que dice que el Gobierno de Obama no tiene planes de poner "ni una sola bota en territorio" sirio, pero no descartó cualquier otro tipo de acción militar.

Planteamiento operacional: una guerra como la de Yugoslavia de 1999 para buscar un resultado como en Libia

EE.UU., Reino Unido, Francia y Turquía realmente están empeñados en la guerra, y no importa lo que hagan los inspectores de la ONU ya que el resultado va a ser una farsa, aunque no haya evidencia alguna de que el gobierno sirio ordenara la masacre.

El equipo de la ONU puede encontrar rastros de armas químicas o puede que no. Pero si lo hacen, los EE.UU. dirán que el Gobierno sirio es el único capaz de usar armas químicas, y les echará la culpa. Si no encuentran nada, entonces el gobierno sirio será acusado de haber ocultado las evidencias. Siria será culpada si encuentran algo, y será culpado si no encuentran nada, porque la decisión ya ha sido tomada.

Hay que decirlo claramente. No son las armas químicas lo que preocupa a los atlantistas, y ellos saben muy por qué. El problema es que sus mercenarios están perdiendo la guerra y o se actúa rápidamente para dar un vuelco a la situación, o la derrota de los mercenarios será estrepitosa. Es decir, una operación similar a la que se hizo contra Yugoslavia buscando el resultado de Libia, donde se dio la vuelta a la situación cuando Gaddafi vencía en el campo de batalla.

Tienen un problema, solo el 9% de los estadounidenses apoya la guerra porque el pueblo estadounidense ya está harto de la guerra, y hay que advertir que existen poderosos grupos en EE.UU. que están presionando para que esta guerra sea de grandes dimensiones, por lo que podríamos asistir a nuevas operaciones de “falsa bandera” para volcar la opinión pública.

Se aumentará el suministro de armas a los mercenarios para tratar de inclinar la balanza en contra de Assad y tratar de lograr un cambio de régimen dentro de seis meses en unos seis meses.

Hay que recordar que algunos países han invertido mucho tiempo, energía y dinero en tratar de derrocar al presidente sirio Bashar al Assad y es evidente que estos países, al igual que Israel, creen que la única forma de que caiga ahora el gobierno sirio es con una intervención militar directa de la OTAN, un bombardeo en Siria.

Richard Becker, activista de la Coalición Answer, dijo en una entrevista con RT que "EE.UU. está haciendo lo que quiere, diciendo lo que quiere decir, tratando de activar a la opinión pública en los Estados Unidos para justificar una posible intervención". "Es también es una reminiscencia de las condiciones que los EE.UU. impusieron a Yugoslavia en 1999 [cuando fue bombardeada por la OTAN].

Planteamiento táctico: Siria será atacada con misiles de crucero desde el Mediterráneo y Bombarderos estratégicos desde EE.UU.

Si Washington realmente se involucra en Siria, es probable que sea una guerra limitada por aire, compuesta principalmente de misiles de crucero, la mayoría disparados desde buques de guerra y submarinos y casi sin participación de aviones tácticos.

De hecho, no hay ninguna señal de un inminente despliegue de escuadrones de F-15, F-16 o F-18 y, aunque uno podría creer que algunos activos ya podrían estar en sus posiciones (en las bases estadounidenses del Golfo Pérsico, como Al Dhafra) tampoco hay ninguna señal de que buques cisterna se acumulen en las bases aéreas turcas o griegas, barcos que se utilizaron para apoyar la guerra aérea en Libia en 2011.

Otra clara señal de que no se va a lanzar una campaña aérea tradicional sobre Siria es que no hay ningún gran portaaviones de EE.UU. en el Mar Mediterráneo. El USS Truman pasó a través del Canal de Suez hace apenas unos días, y es muy poco probable que lanzara misiones de ataque desde el mar Rojo.

Dicho esto, lo más probable es que la Guerra Aérea Siria se haga en tres fases:

  1. Fase de recopilación de inteligencia
  2. Lluvia de misiles de crucero
  3. Ataques limitados con bombarderos estratégicos

La fase 1 significa mover los activos necesarios a su lugar y recoger los datos necesarios para la correcta orientación. Esta fase se inició hace varios meses, antes por supuesto, del presunto ataque químico que teóricamente ha provocado la actual situación. Los satélites y aviones espías ya han estado observando Siria. Si es que realmente deciden atacar, la actividad de inteligencia sólo se intensificaría, para apoyar la identificación de objetivos que serían atacados en las primeras etapas de la guerra aérea.

¿Qué va a ser atacado?

Como de costumbre, en primer lugar, algunos comandos C3 del régimen sirio, las baterías de defensa aérea restantes (las que podrían ser una amenaza para los activos involucrados en la guerra aérea) y, a lo mejor (dudoso), las instalaciones de armas químicas, incluyendo los depósitos de cohetes utilizados para portar armas químicas.

El ataque lo llevarían a cabo los cuatro destructores de la zona de operaciones de la Sexta Flota (USS Gravely, USS Barry, USS Mahan y USS Ramage), cada uno teóricamente capaz de lanzar hasta 90 misiles tácticos de crucero Tomahawk (en realidad menos, debido a que estos buques de guerra normalmente llevan una combinación de misiles de ataque y de defensa aérea).

Algunos misiles más podrían ser desplegados por unidades aliadas (submarinos del Reino Unido), así como bombarderos estratégicos de Estados Unidos que realizaran alguna misión directa de ida y vuelta desde los EE.UU. (y de la base de Diego García) para atacar objetivos específicos una vez que la mayor parte de la defensa aérea siria fuera destruida: Algunas incursiones furtivas del B-2 Spirit seguidas por algunos B-52 y algunos B-1.

Algunos drones de vuelo de gran altura Global Hawk volarían desde Incirlik, Sigonella o Al Dhafra, y llevarán a cabo la evaluación de daños post-ataque. Algunas salidas también por medio de los U-2.

Una de las fuentes del New York Times afirma que la lista inicial incluye unos 50 objetivos, incluyendo bases de helicópteros de fabricación rusa. También están en la lista centros de mando y control así como objetivos militares convencionales. Afirma que cada uno de los objetivos recibiría el impacto de dos o tres misiles.

Un congresista demócrata miembro del Comité de Exteriores sugirió ayer que el ataque podría extenderse también a la fuerza aérea siria, sus aparatos, municiones y combustibles para “inclinar la guerra a favor de los rebeldes”. Por su parte, un socio de Atlantic Council, un think tank estadounidense ha propuesto que el ejército estadounidense destruya en buena medida la artillería siria para que no pueda ser usada.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos

logo_encuestas_opinion

NUNSEDET