Libros Recomendados

Kalachev N. In.

El consenso internacional para una "guerra híbrida" es claro, pero nadie comprende qué incluye este término, pero todos, incluidos la OTAN y la Unión Europea, están de acuerdo en que este es un gran problema. El artículo tiene en cuenta el hecho de que para resolver el problema, primero debe comprenderse completamente.

La guerra (o conflicto) es principalmente un choque de intereses. El objetivo siempre ha sido influir en la voluntad del oponente en diversos grados, desde lograr una ventaja política antes de la victoria decisiva. Los medios para lograr dicho resultado se utilizan en diferentes áreas de actividad, de acuerdo con las condiciones políticas o sociales imperantes y la ciencia y la tecnología.

La lucha por el poder se ha mantenido constante durante siglos. Una forma moderna de competencia involucra el arte del gobierno y el arte militar, fortaleciendo la clásica estratagema de usar una serie de métodos no convencionales para lograr objetivos político-estratégicos. Como resultado, esta actividad heterogénea condujo a la aparición de un grupo confuso de nombres: la zona gris, la amenaza híbrida, graduada, no lineal, ilimitada y muchos otros.

Tales enfoques innovadores tienen el nuevo valor en los conflictos actuales, gracias a las nuevas herramientas eficientes que son ampliamente utilizadas por las partes interesadas. Este informe está diseñado para explorar la naturaleza cambiante de la guerra y el conflicto para la evaluación analítica de este tema.

Los enfoques con una combinación de formas tradicionales y no tradicionales de resolución de conflictos no son completamente nuevos. Los estados han utilizado estos enfoques complejos o híbridos a lo largo de los siglos. Conceptos como la desestabilización política, el apoyo a varias facciones y milicias, campañas y mucho más, se convirtieron en la base de las actividades estatales y militares en las guerras del Peloponeso. Esta "mezcla" encuentra ejemplos históricos en la batalla de Troya, donde el caballo de Troya se utilizó como método de sorpresa y engaño, en las guerras napoleónicas donde los británicos desafiaron el control francés en las principales ciudades españolas, mientras que las guerrillas españolas atacaron sus líneas de comunicación, en la revuelta árabe donde el ejército británico ha combinado operaciones convencionales en Palestina con fuerzas irregulares bajo control operativo británico.

¿Cómo, entonces, los conflictos modernos son diferentes del pasado, si usas la misma combinación? Aunque anteriormente se utilizaron métodos no convencionales como multiplicadores de fuerza para mejorar las fuerzas convencionales en los conflictos modernos, se han revertido.

Antes de definir los conflictos del siglo XXI, es necesario distinguir entre guerra y conflicto. Los términos generalmente se usan indistintamente, a pesar de tener diferentes connotaciones. La guerra, según Merriam-Webster, es "una condición que generalmente se abre y declara un conflicto armado hostil entre Estados o Naciones". En el mismo diccionario, el conflicto se define como una acción competitiva u opuesta de incompatibilidad; estado antagónico o conflicto de principios de acción. Estas diferencias se pueden resumir de la siguiente manera:

  • la guerra es un conflicto pero no todo conflicto es guerra;
  • conflicto es un término amplio que cubre una amplia gama de competencia, desde desacuerdos verbales hasta el uso de la fuerza. En el contexto de este estudio, las complejidades de las guerras y los conflictos en todo el espectro de las formas y medios de coerción hacen que el término conflicto es el más apropiado.

El general ruso Valery Gerasimov en su documento doctrinal caracteriza más adecuadamente tales conflictos, afirmando: "La guerra híbrida no se declara y comienza, no de acuerdo con nuestro patrón habitual". El estudio de los conflictos contemporáneos revela las líneas borrosas entre no solo la guerra y la paz, sino también entre los elementos del poder nacional, las operaciones cinéticas, la acción oculta y abierta, la política, la estrategia, la ley y el orden público, la moral pública, la población y tanto aliados como enemigos, y enemigos del enemigo, y también entre los elementos del poder nacional y los aliados, así como entre ellos y los aliados. El aumento del volumen de información de alguna manera filtra o dispersa estas diferencias.

La Junta Asesora Internacional sobre cuestiones de seguridad, Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, celebró un evento sobre las características de transferencia del conflicto y descubrió que incluían los siguientes componentes:

  • operaciones en el ciberespacio, operaciones de información, esfuerzos para socavar la vida pública /aliados de resistencia / resistencia local / regional y defensa en apoyo de otros instrumentos híbridos;
  • el control privado sobre operaciones públicas, espionaje, infiltración;
  • fuerzas de operaciones especiales y otras fuerzas armadas controladas por unidades gubernamentales y personal militar no reconocido;
  • apoyo - logístico, político y financiero - a los rebeldes y movimientos terroristas;
  • la participación de organizaciones no gubernamentales, incluidas las organizadas por
    grupos criminales, terroristas y organizaciones extremistas políticas, religiosas y
    étnicas;
  • asistencia a fuerzas militares y paramilitares irregulares;
  • presión económica más allá de la competencia normal de indicadores económicos ;
  • la manipulación y desacreditación de las instituciones democráticas, incluidos el sistema electoral y el sistema judicial;
  • ambigüedad calculada, el uso de transacciones ocultas / no confirmadas engaño y negación;
  • amenaza explícita o implícita, uso o amenaza de uso de las fuerzas armadas, terrorismo y abuso de civiles y escalada.

Tanto los expertos rusos como los estadounidenses están tratando de comprender mejor los conflictos modernos.

Una diferencia notable entre los conflictos medievales, industriales y modernos no está en la combinación de varias herramientas utilizadas por las condiciones sociales, económicas, políticas y tecnológicas imperantes.

Tanto los actores estatales como no estatales participan en una guerra híbrida, pero varían mucho en sus medios y acciones. Todos ellos tienen la capacidad de sincronizar una variedad de herramientas y poder, aplicándolos a vulnerabilidades específicas para crear efectos lineales y no lineales. Centrarse en estas características de las capacidades de los jugadores de la guerra híbrida, y la vulnerabilidad de sus objetivos en estas áreas puede resultar en una evaluación general que puede crear una descripción aproximada de una guerra híbrida. En la literatura científica rusa, el término "guerra híbrida" es mucho más expansivo. La guerra híbrida depende de todas las esferas principales de la sociedad. Los investigadores de este problema, proponen su definición de la "guerra híbrida" y solo dé definiciones descriptivas que enumeren en detalle las características de la guerra híbrida en varios segmentos de la vida pública. Entonces, la guerra híbrida es un conjunto de estrategias mixtas (con la ayuda de la globalización y la revolución en las comunicaciones e Internet, además de provocar un ataque inmediato), utilizadas por algunos actores militares que perciben un conflicto asimétrico con un oponente, en un intento de superar una desventaja.

Componentes del conflicto híbrido

Si esta comprensión de los conflictos híbridos se aplicará a los conflictos contemporáneos, hay una pregunta correspondiente: ¿Cuándo el conflicto se convierte en híbrido? La palabra híbrido significa combinar o unir más de dos elementos, fuerzas o componentes del espectro del conflicto. Estos componentes se caracterizan típicamente como convencionales y no convencionales e irregulares. Sin embargo, estas diferencias son relativas. Lo que no es convencional hoy, mañana puede ser la convención. Del mismo modo, los procesos irregulares pueden volverse regulares al aumentar su uso. Por lo tanto, estos subconjuntos son imperfectos. Los componentes cinéticos incluirán una gama de armas espaciales, armas nucleares, biológicas, químicas, fuerzas terrestres, fuerzas navales, fuerzas aéreas, fuerzas especiales, insurgentes, terroristas y militantes pagados que participan en actividades ilegales, incluyendo sabotaje, asesinato y ataques violentos. Cubrirá acciones diplomáticas y políticas, operaciones de información. Guerra híbrida: la naturaleza cambiante del conflicto, incluidas las operaciones en el ciberespacio y las redes sociales de la guerra de redes, incluida la destrucción de la infraestructura crítica de la red, la disidencia, la subversión, las actividades criminales, la guerra económica, incluida la moneda falsa, la devaluación de la moneda y la coerción económica, recursos guerra, guerra ecológica, guerra ideológica, subversión no violenta…

Por lo tanto, es posible identificar las siguientes herramientas para llevar a cabo una guerra híbrida:

Propaganda. Impacto en los medios nacionales (TV, radio, etc.)

Los medios de comunicación son excelentes herramientas de desinformación, las redes sociales en general son un elemento muy peligroso a controlar y su impacto oculto en la sociedad porque implica la combinación de diferentes métodos de procesamiento y entrega de información al usuario. El uso de artículos falsos o no totalmente verídicos puede conducir a resultados críticos, las mentiras ideales consisten especialmente en 70% de verdad y 30% de mentiras. Actualmente, la operación militar sin desinformación y presión psicológica sobre el oponente mediante la manipulación de la opinión pública mundial en la versión estadounidense es simplemente impensable. El comienzo de la acción militar siempre estuvo precedido por una fuerte campaña de información, dirigida principalmente a desacreditar al oponente y crear una imagen del enemigo.

Para una manipulación más efectiva de la opinión pública, la información errónea puede propagarse simultáneamente a través de medios impresos y electrónicos, televisión, Internet, rumores y mediante el uso de volantes en conflictos y guerras locales.

La red social

Los ciberataques en las redes sociales representarán una seria amenaza. Los delincuentes cibernéticos están centrando sus recursos en entornos con una gran cantidad de datos, como Facebook e Instagram para obtener acceso a información personal. Los hackers usan ataques de malware para robar datos de los usuarios.

Pero no solo los perfiles personales de las redes sociales están amenazados.

Las redes sociales de malware y piratas informáticos también pueden estar dirigidas a sistemas informáticos empresariales, generalmente en forma de correos electrónicos maliciosos. También lo social. La red puede servir como medio para actividades ilegales, propaganda y medios de desinformación masiva.

Fugas estratégicas (como medio de desinformación bajo la apariencia de una fuga válida de información vital). Por ejemplo, los sitios conocidos de wikileaks podrían usarse para dar información estratégica sobre el enemigo y de su estrategia de manera incorrecta.

Financiación de organizaciones no gubernamentales. Organización de movimientos de protesta.

Estas tres herramientas antes mencionadas también pueden servir como un arma excelente para llevar a cabo una guerra híbrida. Juntos proporcionan revelaciones de la opinión pública y conducen a su ruptura en grupos.

Oligarquía

Una persona no puede estar por encima de la ley en comparación con otras personas, todos deberían ser iguales, de lo contrario, esta situación podría conducir a un conflicto.

Religión y líderes religiosos

A menudo, la religión se utiliza como pretexto para llevar a cabo actividades específicas, a menudo de lucha o en actividades políticas, es suficiente para recordar la historia o echar un vistazo a figuras del mundo moderno como Fethullah Gulen y Fazlur de Rehamn.

El uso de organizaciones terroristas.

Todo terrorismo puede ser utilizado cualitativamente en muchos propósitos y, por lo tanto, para mantenerse incógnito a nivel internacional y evadir el acoso por parte de otros países. Hay muchas teorías sobre que Al Qaeda y varias otras organizaciones terroristas se han creado con el apoyo de los Estados Unidos y otros países occidentales. Solo a través de un análisis profundo de las guerras de los últimos 50 años se puede responder inteligentemente esta pregunta.

La privatización de la guerra.

Aquí es muy similar al uso de organizaciones terroristas para participar en conflictos militares. Nadie puede acusar al gobierno en la introducción de operaciones militares, si su ejército no tiene nada que ver.

El uso de la inteligencia secreta.

Espías ilegales. Asesinatos, fuga de información con la ayuda de agentes de operaciones especiales: todo esto ciertamente existe en nuestro tiempo.

El arma cibernética

Este uso de la tecnología para atacar al gobierno y a los ciudadanos, en detrimento de una guerra real con armas. Hoy no hay una guerra cibernética declarada entre antagonistas, sin embargo, hay una serie de incidentes que causaron una grave violación de la infraestructura de los países que se sospecha que son llevados a cabo por otro estado (por ejemplo, pirateando una planta de energía nuclear india en noviembre de este año). El diccionario de inglés de Oxford describe la guerra cibernética como "el uso de la tecnología informática para interrumpir las operaciones del estado u organización, especialmente el ataque deliberado a los sistemas de información con fines estratégicos o militares".

Impacto económico / lavado de dinero / terrorismo económico

En la economía, como un importante objeto de aplicación de la tecnología del "caos controlado", se puede crear la criticidad en cada una de las cuatro esferas interrelacionadas e interdependientes: producción, distribución, intercambio y consumo. Dado el propósito y las características específicas de cada una de las esferas pueden ser recogidas por un conjunto apropiado de tecnologías disruptivas.

Todo esto es una razón clara para prestar más atención a la prevención y la lucha contra las amenazas híbridas. La infraestructura crítica en los Estados es un objetivo potencial para la interferencia híbrida. Ejemplos de infraestructura crítica son las centrales eléctricas y los sistemas financieros y de pago. Debe centrarse en el nivel político ante las nuevas amenazas en el mercado financiero y evitarlas. También es necesario que las instituciones nacionales sean políticas e independientes entre sí. Puede que tenga que cambiar la estructura del estado, haciéndolo más independiente en las áreas de interacción entre sus elementos. Para evitar la desinformación se debe realizar una campaña educativa y crear portales que promuevan la verificación de los hechos.

Independientemente del nombre, un conflicto híbrido, gris, ilimitado o que no sea una guerra, estos conflictos contemporáneos deben ser analizados para prevenirlos. Existe una necesidad absoluta de los académicos y profesionales de la defensa y la estrategia, que es hacer predicciones y esbozar conflictos futuros, así como en la estructuración y capacitación de las instituciones estatales (incluidas las fuerzas armadas) para resolver y utilizar estas herramientas de la era de la información.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

El Tiempo por Meteoblue