Las fuerzas del ocupante estadounidense, apoyadas por grupos de la milicia FDS, allanaron las casas de los pobladores de la localidad al-Zar, en el este de la provincia de Deir Ezzor, tras llevar a cabo un desembarco aéreo.

Según informaron testigos oculares, “las tropas ocupantes irrumpieron en varios hogares de la referida localidad y los registraron, y luego arrestaron a uno de los civiles”.

El día 8 del mes en curso, las fuerzas de Washington impusieron un asedio a la ciudad de Basirah ubicada al norte de la provincia, y prohibieron la salida y entrada de sus residentes.

Washington mantiene presencia militar ilegal en Siria, particularmente en los campos de petróleo y gas, con el fin de saquearlos y privar al pueblo sirio de los mismos.

Ejército sirio ataca posiciones de grupos terroristas en el noroeste de Hama 

El Ejército sirio ha estado realizando una campaña de ataques intensos contra las posiciones terroristas en el noroeste de Hama después de que el grupo Hurras Al Din realizara un ataque mortal contra las posiciones del Ejército en la Planicie de Al Gaab la semana pasada.

El lunes, el Ejército sirio continuó su campaña contra los terroristas y sus fuerzas desataron un fuerte ataque contra las posiciones del grupo Hurras Al Din en la región norte de la llanura de Al Gaab.

Según una fuente militar en el área, el Ejército sirio utilizó misiles para bombardear repetidamente las fortificaciones de los militantes, al tiempo que apuntaba a puntos de concentración de estos últimos en el noroeste de Hama.

Al mismo tiempo, el Ejército sirio también estuvo involucrado en enfrentamientos a lo largo de las líneas del frente en el sur de Idleb, ya que sus tropas se enfrentaron a un grupo de militantes respaldados por Turquía en la región de Yabal al Zawiya.

Desde principios de mayo, la región noroeste de Siria ha sido testigo de un aumento de la violencia después de que el mes pasado fuera relativamente tranquilo en Idleb, Hama y Alepo.

Un exmilitar terrorista revela cooperación de Daesh y EEUU en Siria

Un comandante separado de los grupos terroristas revela la cooperación de los militares de EE.UU. con el grupo terrorista Daesh en una base militar en Siria.

De acuerdo con un informe emitido el martes por la agencia rusa de noticias Sputnik, un hombre llamado Abu Hamza, quien fue comandante de un grupo armado y escapó de la estratégica base militar de Al-Tanf, sita en el extremo suroriental de la provincia siria de Homs (centro) y se unió a las fuerzas del Gobierno de Siria, reveló las cooperaciones de los estadounidenses con el grupo EIIL (Daesh, en árabe).

Los estadounidenses están cooperando con los terroristas de EIIL, los entrenan y los liberan”, dijo Abu Hamza.

Los estadounidenses, de acuerdo con las palabras del excomandante terrorista, piensan que Siria es su tierra y “se comportan como un rey”.

Asimismo, mencionó a una persona llamada el Capitán Mike, quien era el mentor de Abu Hamza, indicando que ese hombre no sabe nada de cómo los funcionarios estadounidenses están utilizando a las milicias sirias en su beneficio. “Solo saben cómo trabajar con armas y cómo entrenarlas”, dijo.

Anteriormente, se informó que un grupo armado que realizaba un curso de capacitación en la base militar estadounidense en Al-Tanf estaba siendo entrenado para realizar sabotaje en las instalaciones de petróleo y gas, y llevar a cabo operaciones terroristas en territorios controlados por Damasco.

También, durante un programa difundido el jueves por la televisión siria, tres terroristas detenidos del grupo EIIL confesaron que habían llevado a cabo “diferentes operaciones” contra los militares y civiles sirios “en coordinación” realizada de antemano entre sus líderes con las fuerzas estadounidenses desplegadas en dicha base.

Según informaron los tres terroristas, sus actos incluían matanzas, ejecuciones, secuestros, actos de sabotaje y destrucción de las propiedades públicas y privadas.

Varios informes ratifican que EE.UU. entrena y apoya a los terroristas de Daesh en Siria, destacando que de hecho, este grupo terrorista es un instrumento necesario para que Washington pueda “saquear las riquezas” del país, de acuerdo con los propios sirios.

El Gobierno de Damasco ha instado, en reiteras ocasiones, a todos los países extranjeros que se encuentran en Siria sin la autorización del Gobierno del presidente Bashar al-Asad, como EE.UU. y Turquía, a dejar el país en paz para que el país levantino pueda erradicar el terrorismo.