Libros Recomendados

 

Scott Ritter*

La voluntad de la OTAN de financiar el despliegue militar de Estados Unidos en Europa y ampliar su alcance para incluir el Pacífico demuestra que su propósito actual es más apuntalar a Estados Unidos que asegurar la paz.

La reunión virtual recientemente concluida de los ministros de defensa de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ha sido anunciada como la primera oportunidad del presidente Joe Biden para actuar según su promesa de reparar el daño causado a la alianza militar por las polémicas políticas de su predecesor, Donald Trump.

Si bien se ha prestado mucha atención a la óptica de unificar la OTAN bajo un liderazgo estadounidense nuevo y más inclusivo, las duras realidades de las prioridades políticas impulsadas por Lloyd Austin, el secretario de defensa de Biden, apuntan a un Estados Unidos debilitado, buscando explotar aún más una alianza militar europea con el propósito de apuntalar a una América en declive.

Las preocupaciones financieras siguieron siendo uno de los problemas centrales que enfrenta la alianza, ya que Austin continuó la presión de la era Trump sobre los países miembros para alcanzar el umbral del dos por ciento del PIB para el gasto en defensa establecido en 2014 (actualmente, solo nueve de los 28 miembros de la OTAN han cumplido con este requisito).

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, promovió el llamado de Austin para aumentar la inversión en lo que él denominó las "actividades centrales de disuasión y defensa " de la OTAN , proponiendo que la alianza comience a financiar conjuntamente los diversos grupos de batalla del tamaño de un batallón que las naciones miembros han desplegado en Polonia y los Estados bálticos, aparentemente como una disuasión contra la agresión militar rusa.

El acuerdo actual, señaló Stoltenberg, es que "el país que proporciona las capacidades también proporciona la financiación".

“Entonces, si envías algunas tropas al grupo de batalla de la OTAN en Lituania, como lo hace Noruega, Noruega paga. Creo que deberíamos cambiar eso”, dijo a los periodistas.

Según Stoltenberg, el proceso de financiación conjunta demostraría un compromiso mutuo con el tipo de defensa común que está consagrado en el artículo 5 de la Carta de la OTAN, a menudo citado como el corazón y el alma de la alianza.

Pero el concepto de financiación conjunta esconde una realidad más dolorosa: el despliegue de grupos de batalla militares de la OTAN en Polonia y los países bálticos es, en sí mismo, un sinsentido militar. Un análisis reciente de RAND concluyó que Rusia derrotaría a estas fuerzas e invadiría los países bálticos dentro de las 60 horas posteriores al inicio de las hostilidades. La cantidad de poder de combate que debería desplegarse en los países bálticos para alterar ese resultado está actualmente más allá de la capacidad de despliegue y mantenimiento de la OTAN.

La única nación capaz de proporcionar el tipo de poder de combate sostenible, entrenado y equipado necesario para luchar en una campaña de combate terrestre viable contra las fuerzas rusas en los países bálticos o en Polonia es Estados Unidos. Tal como están las cosas, los EE. UU. no están dispuestos ni pueden pagar el costo de un despliegue más allá de una brigada blindada que mantiene en Polonia de manera rotativa, y un cuartel general del tamaño de un cuerpo de avanzada recientemente establecido en suelo polaco. Estados Unidos ha realizado ejercicios de refuerzo, en los que una segunda brigada blindada viaja por avión a Alemania, se equipa utilizando existencias previamente colocadas almacenadas en Alemania y se despliega por ferrocarril y carretera en Polonia.

Hay tres problemas con este escenario. Primero está el hecho de que dos brigadas no constituyen una división, y mucho menos un cuerpo de Ejército (normalmente dos o tres divisiones). En segundo lugar, el despliegue de esta segunda brigada requiere líneas de comunicación (aeródromos, puertos, carreteras y vías férreas) que serían fácilmente interceptadas en tiempo de guerra; hay pocas posibilidades de que estas tropas lleguen alguna vez al campo de batalla. Por último, esta implementación lleva tiempo: días, si no semanas. Incluso si llegaran al frente, las tropas rusas ya habrían asegurado sus objetivos.

La única manera de cambiar esta ecuación es que Estados Unidos envíe más tropas a la región a tiempo completo y refuerce sus esfuerzos en la línea del programa REFORGER (retorno de fuerzas a Alemania) de los años 80. Sin embargo, esto cuesta un dinero que el ejército de los EE. UU. actualmente no está dispuesto / ni puede asignar. Sin embargo, bajo el esquema de Stoltenberg de costos compartidos, este gasto se distribuiría entre los miembros de la OTAN y, como tal, sería más aceptable para Estados Unidos.

Estados Unidos también planteó la posibilidad de alistar a la OTAN en el Pacífico, donde Estados Unidos se está preparando para un posible conflicto militar con China. La administración Biden ha establecido recientemente un grupo de trabajo especial responsable de hacer recomendaciones con respecto a la estrategia militar de Estados Unidos y la postura de la fuerza, entre otras cosas, en lo que se refiere a confrontar y contener a China.

Si bien la OTAN tiene un historial de extender su alcance militar más allá de las fronteras de Europa, sobre todo en Irak y Afganistán, pero también en el norte de África y el Golfo Pérsico, esta es la primera vez que tendrá lugar una discusión importante sobre un posible papel militar de la OTAN en el Pacífico.

La posibilidad de la participación de la alianza en la región le pareció atractiva a Stoltenberg, quien la calificó como " una oportunidad única para iniciar un nuevo capítulo para las relaciones transatlánticas ", y agregó que China era una preocupación legítima para la OTAN dado que, junto con Rusia, es "la vanguardia de un retroceso autoritario contra el orden internacional basado en reglas."

El " orden internacional basado en reglas " al que se refiere Stoltenberg se remonta a las secuelas de la Segunda Guerra Mundial y las diversas instituciones y normas, centradas en la noción de Naciones Unidas, pero de hecho dictadas y administradas por Washington, que se establecieron en aquel momento.

A menudo se atribuye a estas reglas el haber proporcionado paz y prosperidad en los 75 años transcurridos desde el fin de ese conflicto. Sin embargo, cualquier estudiante de historia sabría que el mundo no prosperó pacíficamente durante ese tiempo, sino que estuvo involucrado en un conflicto casi constante impulsado por el deseo de Estados Unidos y sus aliados de imponer un " orden basado en reglas " al resto del mundo. La OTAN es una extensión de este esfuerzo, y su papel en Kosovo y Libia subraya su personalidad agresiva posterior a la Guerra Fría.

La lamentable realidad es que la OTAN es una institución belicista, incapaz de articular soluciones no militares. Dado su enfoque centrado en el ejército, la OTAN define todos los problemas como aquellos que requieren una solución militar. Esto es cierto tanto en Irak como en Afganistán, donde casi todos los expertos han señalado que no existe una solución militar y, sin embargo, Stoltenberg continúa defendiendo que las tropas de la OTAN permanezcan hasta que se pueda encontrar una.

Lo mismo ocurre con la militarización de la OTAN de problemas políticos existentes en Europa del Este, eligiendo el despliegue de grupos de batalla sobre el trabajo de los diplomáticos. El giro hacia la definición de Rusia y China como un adversario potencial se deriva menos de una amenaza real planteada por cualquiera de las naciones, sino más bien de la inseguridad de un Estados Unidos en declive. Al incorporar a la OTAN en la cuestión de China, EE.UU. se asegura de que cualquier “solución” que se acuerde servirá para mantener la viabilidad militar de una alianza que ha sobrevivido mucho más allá de su lógica fecha de vencimiento.

* exoficial de inteligencia de la Infantería de Marina de los EE. UU. Se desempeñó en la Unión Soviética como inspector de implementación del Tratado INF, en el personal del General Schwarzkopf durante la Guerra del Golfo y de 1991 a 1998 como inspector de armas de la ONU.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES

El Tiempo por Meteoblue