alt

Un representante del consorcio KRET de tecnologías radioelectrónicas, Vladímir Mijéev, ha contado a la cadena Zvezda cómo serán los productos de radiofotónica creados por la empresa e incluidos en los cazas de sexta generación.

El nuevo radar tendrá una alta inmunidad a las interferencias, podrá detectar aviones enemigos a larga distancia y tendrá una alta capacidad, detalló Mijéev, asesor del primer subdirector general del consorcio.

La Fundación de Estudios Avanzados de la Federación de Rusia ha encargado a KRET crear el denominado ROFAR —un conjunto de antenas radioópticas de fotones—.

"Una antena así permitirá realizar nuevas características de radiodetección: una banda ultraancha, resistencia a varios tipos de interferencias y una potencia suficientemente alta", detalló Mijéev.

El representante del consorcio KRET también puso de relieve que todas las capacidades del nuevo localizador quedarán claras solo dentro de un año y medio, cuando el sistema sea sometido a pruebas reales. Sin embargo, ya se puede decir que será capaz de distinguir objetos encubiertos y móviles, lo que permitirá apuntar las armas en tiempo real con alta precisión.

"Nos encontramos en el umbral de un nuevo salto tecnológico que será posible gracias a la radiofotónica", expresó Mijéev.

Anteriormente se había informado de que el radar se instalaría en la sexta generación de cazas desarrollados en Rusia.

La fotónica actúa como un análogo de la electrónica, utilizando fotones —cuantos del campo electromagnético— en lugar de electrones. Los sistemas fotónicos no son susceptibles a los campos electromagnéticos externos y cuentan con una mayor anchura de banda de transmisión de la señal.

Estas armas de las futuristas cazas rusos "quemarán los 'ojos' de sus enemigos"

Un representante de la corporación rusa que desarrolla los cazas de sexta generación que reemplazarán a los T-50 revela con qué tipo de armas estarán equipados.

Los creadores de los cazas rusos de sexta generación —que reemplazarán a los T-50 (PAK-FA)— siguen desarrollando el concepto de producir estos futuristas aviones militares en dos versiones, una tripulada y la otra no, ha declarado a la agencia TASS Vladímir Mijéiev, asesor del primer vicedirector de la corporación rusa Tecnologías Radioelectrónicas (KRET, por sus siglas en el ruso).

En este sentido, ha apuntado que, a diferencia de la versión que requerirá de piloto, los cazas no tripulados tendrán una capacidad más alta de maniobra: podrán alcanzar velocidades supersónicas y entrar en el espacio cercano, esto es, llegar a altitudes de entre 20 y 100 kilómetros sobre el nivel del mar. Asimismo, estarán equipados con armas electromagnéticas.

En cuanto a su armamento, Mijéiev ha revelado que estos cazas de sexta generación dispondrán de municiones electrónicas guiadas, armas de supresión y destrucción radioelectrónicas y armas de destrucción "casuales".

Asimismo, ha afirmado que están trabajando en el desarrollo de láseres capaces de "destruir físicamente las cabezas de autodirección de los misiles enemigos, o, expresándolo de otra forma, quemar los 'ojos' de los misiles que nos 'miran'".

Además, los aviones estarán equipados con un sistema óptico "multi-espectral" capaz de operar en una gran variedad de bandas: en la láser, la infrarroja o la ultravioleta, entre otras, y podrá obtener mucha información adicional sobre su entorno. También se planea dotarlos con un radar fotónico.

La semana pasada, el comandante en jefe de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, Víktor Bóndarev, declaró que los cazas de quinta generación T-50 que fabrica la compañía Sukhoi ofrecen al piloto recursos ilimitados de pilotaje y de combate.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos