alt

A pesar de las tensiones entre Moscú y el bloque liderado por Washington, científicos e ingenieros de España y Rusia han inaugurado el Centro Conjunto de Astronomía Ultravioleta (JCUVA, por sus siglas en inglés). La iniciativa se enmarca en un proyecto espacial de ambas naciones, encaminado a desarrollar el Observatorio Espacial Mundial UV.

Se trata de un telescopio espacial que estudiará el universo en el rango de luz ultravioleta y que pretende ser el sucesor del Hubble de la NASA. El lanzamiento del Observatorio Espacial Mundial (WSO-UV) ha sido incluido en al programa espacial ruso de 2016-2025. Su puesta en órbita se planea para antes de esa fecha.

La atmósfera terrestre 'consume' gran parte de la luz ultravioleta que llega tanto desde el Sol como de otras estrellas fuera de nuestro sistema solar. Esto impide a los telescopios terrestres observar el universo en ese espectro de luz.

En 2019, la NASA planea lanzar el telescopio espacial James Webb (JWST) para sustituir al Hubble, que se jubilará en 2021. No obstante, el JWST tendrá un rango ubicado en las secuencias infrarrojas. El WSO-UV ruso-español está destinado a complementar las observaciones del universo en el espectro de luz ultravioleta. La información que aportará ayudará a los cosmólogos a estudiar el origen de la vida y los compuestos orgánicos.

El Centro Conjunto de Astronomía Ultravioleta recién inaugurado en el campus de la Universidad Complutense de Madrid es el mayor proyecto de colaboración bilateral entre España y Rusia. Está en marcha desde el 2007. El coste total del proyecto ronda los 300 millones de euros e inicialmente la participación española iba a ser del 15%. Más tarde, con la crisis económica del 2008, la participación del país ibérico se redujo a la mitad.

Otro de los tropiezos que han retrasado el proyecto han sido las restricciones comerciales impuestas por EEUU, que obligaron a cambiar uno de los componentes tecnológicos del telescopio.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos