alt

TOKIO (Sputnik) — Corea de Norte construyó un nuevo satélite, según informó el periódico surcoreano JoongAng Ilbo, citando fuentes de inteligencia.

"Por diversos canales trascendió que Corea del Norte fabricó un nuevo satélite artificial, el Kwangmyongsong-5", afirmó el rotativo, sin revelar más detalles o características técnicas del aparato espacial.

El 7 de febrero Corea del Norte anunció el exitoso lanzamiento del cohete portador Kwangmyongsong con el satélite Kwangmyongsong-4 a bordo.

Según militares y expertos de Japón y Corea del Sur, el cohete portador era una versión modificada del Ynha-3, que a su vez es la versión civil del misil balístico intercontinental Taepodong-2.

El lanzamiento de febrero pasado fue visto por Occidente como una excusa para probar un misil balístico y se sumó a la cadena de hechos que han incrementado las tensiones en la península de Corea.

Corea del Norte realizó en 2017 numerosas pruebas de proyectiles balísticos, incluyendo los misiles intercontinentales (ICBM) capaces de alcanzar el territorio de EEUU, además del sexto ensayo nuclear —el de una bomba de hidrógeno para ser colocada en misiles de largo alcance— a pesar de que las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU le prohíben desarrollar tales actividades.

El satélite norcoreano Kwangmyongsong-5, cuya fabricación fue anunciada por medios surcoreanos, podría ser un satélite de teledetección de uso tanto militar como científico, comentó a Sputnik Alexandr Zhelezniakov, miembro de la Academia de Cosmonáutica Tsiolkovski de Rusia.

"Lo más probable es que se trate de un satélite para observar la superficie terrestre con fines no solo militares, sino posiblemente también para desarrollar programas científicos", explicó.

En la mañana del 26 de diciembre el periódico surcoreano JoongAng Ilbo informo, citando fuentes de inteligencia, que Corea de Norte construyó un nuevo satélite.

El experto ruso señaló que Corea del Norte ya ha creado varios satélites con diversos fines, incluyendo los de telecomunicaciones, sin embargo no dispone todavía de cohetes capaces de ponerlos en órbita.

"Las características del cohete Ynha-3 permiten hablar de lanzamientos de satélites a órbitas bajas, lo más probable es que el Kwangmyongsong-5 sea justamente de esta clase de equipos espaciales [de teledetección]", argumentó.

Por sus características técnicas, los satélites de teledetección operan en órbitas menores de 1.000 kilómetros, mientras que los de telecomunicaciones funcionan en órbitas cercanas a las de 2.000 kilómetros.

Según Zhelezniakov, Corea del Norte podría gastar entre dos o tres años en crear un cohete portador capaz de poner en órbita satélites de telecomunicaciones si empeñase todos sus esfuerzos en esa dirección.

Sin embargo, la creación de naves espaciales no es una prioridad para Pyongyang, a diferencia de la creación de misiles, por lo que la creación de cohetes portadores más potentes podría demorar como mínimo cinco años.

"Considerando que el programa norcoreano es secreto y que ellos no dan muchos detalles al respecto, solo podemos adivinar [de qué se trata]… esto es algo mucho más secreto que la preparación del propio lanzamiento", aseveró.

Por ello, opinó el académico, resulta imposible conocer "todos los detalles, en qué frecuencia y diapasón operará" el satélite.

16.00

TOKIO (Sputnik) — Corea de Norte construyó un nuevo satélite, según informó el periódico surcoreano JoongAng Ilbo, citando fuentes de inteligencia.

"Por diversos canales trascendió que Corea del Norte fabricó un nuevo satélite artificial, el Kwangmyongsong-5", afirmó el rotativo, sin revelar más detalles o características técnicas del aparato espacial.

El 7 de febrero Corea del Norte anunció el exitoso lanzamiento del cohete portador Kwangmyongsong con el satélite Kwangmyongsong-4 a bordo. 

Según militares y expertos de Japón y Corea del Sur, el cohete portador era una versión modificada del Ynha-3, que a su vez es la versión civil del misil balístico intercontinental Taepodong-2.

El lanzamiento de febrero pasado fue visto por Occidente como una excusa para probar un misil balístico y se sumó a la cadena de hechos que han incrementado las tensiones en la península de Corea.

Corea del Norte realizó en 2017 numerosas pruebas de proyectiles balísticos, incluyendo los misiles intercontinentales (ICBM) capaces de alcanzar el territorio de EEUU, además del sexto ensayo nuclear —el de una bomba de hidrógeno para ser colocada en misiles de largo alcance— a pesar de que las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU le prohíben desarrollar tales actividades.

El satélite norcoreano Kwangmyongsong-5, cuya fabricación fue anunciada por medios surcoreanos, podría ser un satélite de teledetección de uso tanto militar como científico, comentó a Sputnik Alexandr Zhelezniakov, miembro de la Academia de Cosmonáutica Tsiolkovski de Rusia.

"Lo más probable es que se trate de un satélite para observar la superficie terrestre con fines no solo militares, sino posiblemente también para desarrollar programas científicos", explicó.

En la mañana del 26 de diciembre el periódico surcoreano JoongAng Ilbo informo, citando fuentes de inteligencia, que Corea de Norte construyó un nuevo satélite. 

El experto ruso señaló que Corea del Norte ya ha creado varios satélites con diversos fines, incluyendo los de telecomunicaciones, sin embargo no dispone todavía de cohetes capaces de ponerlos en órbita.

"Las características del cohete Ynha-3 permiten hablar de lanzamientos de satélites a órbitas bajas, lo más probable es que el Kwangmyongsong-5 sea justamente de esta clase de equipos espaciales [de teledetección]", argumentó.

Por sus características técnicas, los satélites de teledetección operan en órbitas menores de 1.000 kilómetros, mientras que los de telecomunicaciones funcionan en órbitas cercanas a las de 2.000 kilómetros. 

Según Zhelezniakov, Corea del Norte podría gastar entre dos o tres años en crear un cohete portador capaz de poner en órbita satélites de telecomunicaciones si empeñase todos sus esfuerzos en esa dirección.

Sin embargo, la creación de naves espaciales no es una prioridad para Pyongyang, a diferencia de la creación de misiles, por lo que la creación de cohetes portadores más potentes podría demorar como mínimo cinco años.

"Considerando que el programa norcoreano es secreto y que ellos no dan muchos detalles al respecto, solo podemos adivinar [de qué se trata]… esto es algo mucho más secreto que la preparación del propio lanzamiento", aseveró.

Por ello, opinó el académico, resulta imposible conocer "todos los detalles, en qué frecuencia y diapasón operará" el satélite. 

Normal 0 21 false false false ES-TRAD X-NONE X-NONE

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

DONBASS TE NECESITA

RECOMENDAMOS