España no disponía de ojos para observar lo que sucedía en el mundo. Los movimientos geopolíticos eran analizados a partir de informes o de los datos facilitados por los satélites de naciones aliadas. Ahora, las Fuerzas Armadas contarán con el suyo propio. Conocido con el nombre de Paz, desempeñará un papel fundamental en materia de seguridad y defensa.

Un reto para la industria española, que nunca había fabricado un satélite de estas características: cuenta con 1.400 kilos de peso y tiene cinco metros de altura y 2,4 de diámetro. Un cohete Falcon 9 con base en Estados Unidos será el encargado de ponerlo en órbita el próximo 17 de febrero.

El proyecto arrancó en 2007, implicando a los Ministerios de Defensa e Industria, Comercio y Turismo. Hisdesat fue la encargada de diseñar el satélite, construido por el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y un consorcio de firmas entre las que destaca Airbus Defence & Space España. En el plan también han participado las Universidades Politécnicas de Madrid y Cataluña, y la Escuela Politécnica de la Universidad de Alcalá de Henares.

A 514 kilómetros de altura

Como herramienta fundamental cuenta con un radar de apertura sintética, lo que le permitirá tomar imágenes de gran definición, tanto en ambientes diurnos como nocturnos. Cuenta con una memoria de 256 Gb para almacenar todos los archivos, que envía de forma simultánea a la Tierra. Por eso no faltan quienes le ponen el apelativo de 'satélite espía'.

El satélite Paz tendrá varias utilidades. Las Fuerzas Armadas sacarán el máximo provecho a estos ojos que sobrevolarán el espacio: desde la vigilancia aérea hasta la gestión de escenarios de riesgo. Estará en órbita durante un máximo de 7 años y dará la vuelta 15 veces al día, a 514 kilómetros de altura.

 

"Un sistema esencial"

"Los sistemas espaciales resultan esenciales para la obtención de determinadas capacidades militares y cobran especial relevancia en los ámbitos de la inteligencia de imágenes, la navegación segura y el apoyo al desarrollo de operaciones, al permitir una mayor libertad de acción y otorgar un cierto grado de autonomía estratégica", apunta el teniente general Juan M. García Montaño, director general de Armamento y Material, en una tribuna publicada en la Revista Española de Defensa.

El teniente general destaca varias capacidades que adquirirán las Fuerzas Armadas gracias al lanzamiento de Paz: comunicaciones seguras, observación de la tierra, navegación y posicionamiento, y seguimiento y vigilancia espacial.

Se calcula que el satélite Paz, tras un breve periodo de estabilización en el espacio, estará plenamente operativo a mediados de 2018. Con el satélite en órbita, España contará con ojos en el espacio y no requerirá los informes de otros países aliados para hacerse una composición a tiempo real de lo que ocurre en el mundo.

Fuente: El Español

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

DONBASS TE NECESITA