alt

 

El "formidable" arma naval de fabricación soviética puede además hundir destructores con su poderoso cañón de 130 milímetros, capaz de disparar 80 proyectiles por minuto.

Las Fuerzas Armadas de Rusia cuentan con una de las piezas de artillería naval más "formidables" a flote hoy en día debido a su "letalidad sin igual", asegura el columnista Charlie Gao para The National Interest.

Se trata del cañón naval automático AK-130, incorporado en 1985 con el fin de equipar de artillería antiaérea a los destructores soviéticos. El arma fue diseñada para abatir objetivos localizados dentro de un rango de 23.000 metros, y puede cumplir funciones balísticas, antiaéreas y antimisiles.

Sin embargo, Gao señala que la principal ventaja de este cañón doble consiste en la combinación de un alto calibre con una alta cadencia de tiro: es capaz de disparar por minuto 80 proyectiles de 130 milímetros de calibre, aspecto que marcó una gran diferencia con sus contrapartes extranjeras durante la Guerra Fría.

"Esas mismas características convertirían al AK-130 en uno de los mejores cañones navales para defender un barco de un enjambre de drones", señaló el columnista.

Gao precisó que este "monstruo" es también capaz de hundir a los destructores enemigos que se encuentren en su rango, y subrayó que, a pesar de que solo logró ser instalado en buques del proyecto 956 por ser "extremadamente pesado" —unas 140 toneladas junto con las municiones—, "continúa demostrando su utilidad en la era moderna".

Así funciona el cañón naval automático AK-130

Rusia diseña granadas inteligentes con capacidad de observar y tomar decisiones de forma autónoma

Rusia ha iniciado el desarrollo de municiones de pequeño calibre con inteligencia artificial para misiones de reconocimiento y granadas capaces de determinar por sí mismas la hora y lugar de explosión.

Nuevas municiones del lanzagranadas Balkán -actualmente en fase de pruebas en las unidades del Ejército ruso- diseñadas para funciones de observación y guerra electrónica podrían desarrollarse en Rusia, según el director general de la empresa Pribor, Yuri Nabókov, citado por TASS.

"Nos planteamos desarrollar una gama de granadas especiales en las que se introducirán productos electrónicos. De qué forma se implementará esto no puedo decirlo todavía," declaró.

Según Nabókov, la gama de estas municiones para lanzagranadas es bastante amplia y prevé proyectiles de humo, granadas con cámaras de videovigilancia y granadas de guerra electrónica.

También informó que en Rusia se están desarrollando tanto municiones de lucha electrónica como municiones con inteligencia artificial capaces de determinar independientemente el lugar y la hora de la explosión.

"Estamos desarrollando a nivel de reserva científica y técnica una munición denominada inteligente, que determinará si es necesario estallar o no, dónde debe hacerlo y de qué manera", reveló Nabókov.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

DONBASS TE NECESITA