alt

La empresa Zala Aero —que forma parte del consorcio Kalashnikov— y el líder del mercado ruso de aparatos aéreos no tripulados sacaron a la luz su más reciente producto: el sistema portátil de supresión de señales satelitales. El proyecto fue bautizado Zala Zont, la palabra rusa que designa un 'paraguas' o 'parasol'.

El aparato fue presentado en agosto durante la parte cerrada de la feria militar internacional Army 2018.

Según Kalashnikov, el Zala Zont es capaz de suprimir las señales de los sistemas de navegación por satélite, como el GPS estadounidense, el Glonass ruso, el BeiDou chino y el Galileo europeo a una distancia de dos kilómetros.

El objetivo principal del Zont es proteger a los militares y los objetos terrestres de los ataques con drones. Además, el uso del equipo obstaculiza la detección del grupo y facilita un desplazamiento clandestino.

El Zont pesa menos de un kilogramo y cabe fácilmente en un saco o incluso una bolsa. Tiene una autonomía de funcionamiento de hasta seis horas y puede recargarse en cualquier enchufe.

Para Kalashnikov, es el segundo aparato creado para combatir la creciente amenaza de propagación de drones como posible arma de ataque. El primer proyecto fue el fusil radioelectrónico antidrones REX-1.

Los aparatos no tripulados comercialmente disponibles han ganado notoriedad en los últimos años a causa de su uso en calidad de equipos bélicos improvisados. En Irak y Siria, los extremistas adaptaron drones para realizar bombardeos contra las fuerzas gubernamentales e incluso bases militares.

Más recientemente, un dron fue utilizado en un atentado contra la vida del presidente venezolano, Nicolás Maduro, revelando así el lado oscuro de esta tecnología.

Los drones atacan: ¿hay alguna manera de proteger el espacio aéreo?

El reciente atentado perpetrado por medio de drones cargados de explosivos contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha puesto sobre la mesa varias cuestiones sobre las contramedidas que se pueden tomar en la protección del espacio aéreo.

La compañía alemana Dedrone, especializada en la defensa contra ataques de drones, compartió con Sputnik algunas de sus recomendaciones para asegurar el espacio aéreo sobre nosotros contra estos dispositivos.

Los peligrosos drones

Los ataques con drones que transportan explosivos son muy reales y lo que ocurrió en Venezuela podría repetirse en cualquier parte del mundo, cuenta la representante de Dedrone, Friederike Nielsen.

La especialista destaca que no es algo nuevo, ya que el Estado Islámico —organización terrorista proscrita en Rusia- utiliza los drones para lanzar granadas sobre sus enemigos. No obstante, un cuadrocóptero no tiene por qué portar algo peligroso para causar daños y víctimas.

"Imagínense que un dron pueda esparcir polvo blanco sobre un estadio y nadie sepa qué es. Seguramente provocará pánico masivo, lo cual ya es peligroso de por sí", explicó Nielsen.

Otro uso que los criminales les dan a estos dispositivos es el contrabando de armas y drogas a las cárceles. Nielsen comentó que Dedrone tiene tantos tipos de clientes como usos posibles se les pueden dar a los drones.

Entre ellos hay bancos, empresas que necesitan defenderse contra el espionaje corporativo, cárceles que necesitan parar el contrabando, así como toda clase de celebridades asediadas por los paparazzi. A Dedrone también se la contrata para garantizar la seguridad de eventos públicos.

"Nosotros controlábamos la situación durante dos debates de los candidatos a la Presidencia de EEUU, Hillary Clinton y Donald Trump", comentó Nielsen.

Otros actos públicos donde la seguridad corrió a cargo de Dedrone fueron los Foros Económicos Mundiales en Davos del 2017 y 2018. Sin embargo, la representante de la compañía explicó que algunos de sus clientes no quieren que se los nombre.

¿Cómo parar a los drones asesinos?

El corazón del sistema Dedrone es un software capaz de identificar y clasificar a los drones, lo cual da información detallada sobre los aparatos que están en el aire, revela.

Puesto que el operario del dron se comunica con el dispositivo por medio de un mando a distancia, también se puede localizar al 'piloto' y pasar la información a las autoridades para que lo busquen.

Otro método empleado por la compañía alemana es el bloqueo de los drones por medio de interferencias radioelectrónicas, haciendo que el piloto lo pierda. Pero el bloqueo acarrea determinados riesgos.

"No puedes saber exactamente cómo reaccionará el dron. Podría volver al lugar de despegue, quedarse suspendido en el aire sin moverse, aterrizar o proseguir hasta su objetivo. Desgraciadamente no se sabe de antemano lo que ocurrirá", dijo Nielsen.

Además, el bloqueo no siempre es posible, puesto que los drones modernos tienen sistemas de piloto automático que excluyen la interacción entre el operario y el dispositivo, que navega automáticamente por GPS. Para estos casos los especialistas de Dedrone desarrollaron otros métodos de lucha.

Otro obstáculo para el bloqueo de drones por medio de interferencias radioelectrónicas tiene carácter burocrático. Así, en Alemania hace falta un permiso especial por parte de las autoridades, puesto que solo la Policía y el Ejército tienen derecho a hacerlo.

De acuerdo con Nielsen, la mejor solución para el problema sería el hackeo del software del dron para tomarlo bajo control. No obstante, existen demasiados tipos de cuadrocópteros con sus propios protocolos y las tecnologías actuales aún no permiten hackearlos a todos.

Una vez detectado un dron sospechoso, las principales medidas de seguridad consisten en la evacuación de los potenciales objetivos y del público. También en casos extremos se pueden emplear francotiradores. Sin embargo, la prevención es la clave, según explicó la especialista.

"En el marco de nuestro sistema intentamos detectar las posibles anomalías de antemano. Probablemente los que planeen actos terroristas llevarán a cabo vuelos de prueba", concluyó Nielsen.

Durante un acto encabezado el 4 de agosto por Maduro con motivo del 81 aniversario de la Guardia Nacional, en la Avenida Bolívar de Caracas (oeste) estalló un artefacto volador y se cortó la señal de transmisión televisiva y radial, mientras el jefe de Estado era puesto bajo resguardo.

Posteriormente se conoció que explotaron dos drones cargados con explosivos, que tenían previsto llegar a la tarima presidencial.

El otro dron explotó en un edificio de la Avenida Nueva Granada y dejó dos personas con lesiones leves y un apartamento afectado.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente