alt

El Cuerpo de Guardianes de Irán equipa sus lanchas rápidas, que vigilan el estrecho de Ormuz, con nuevos misiles y sistemas antirradar.

“Se están instalando nuevos misiles de gran velocidad en las lanchas de la Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI)”, dijo el domingo el contralmirante Ali Reza Tangsiri, comandante de la rama marítima de esta fuerza militar élite iraní.

El CGRI —informa Tangsiri— pretende además aumentar la velocidad de sus barcos y equiparlos con sistemas antirradar que los harán invisibles al radar. “Vamos a fabricar lanchas de ataque que alcancen más de los 80 nudos [148 kilómetros por hora]”, explica.

En una entrevista exclusiva con la agencia oficial iraní de noticias IRNA, Tangsiri destacó que las Fuerzas Armadas de Irán observan y vigilan todos los movimientos de las fuerzas extranjeras en el Golfo Pérsico y son más que capaces de garantizar la seguridad de las aguas de la zona.

“Como ya hemos anunciado en distintas ocasiones, estamos preparados y somos capaces de suministrar la seguridad de las aguas del Golfo Pérsico con la cooperación de los países de la zona”, subraya el oficial persa.

Advirtió, asimismo, que la presencia militar extranjera en el Golfo Pérsico mina la estabilidad regional y, además, considera que es “una humillación para las naciones musulmanas que sus gobiernos dependan de los extranjeros”.

A mediados de este mes en curso, unas treinta lanchas rápidas del CGRI interceptaron un escuadrón naval de EE.UU., encabezado por el portaviones nuclear USS John C. Stennis, que se había acercado a las aguas territoriales de Irán en el Golfo Pérsico.

La República Islámica de Irán asegura que tiene totalmente bajo su control el Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz, y está lista para proteger las aguas de la zona de cualesquier fuerzas hostiles.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS