alt

El desarrollo de los novedosos sistemas de misiles antiaéreos rusos S-500 está a punto de completarse, declaró al diario KrasnayaZvezda el teniente general Yuri Grejov, comandante de las tropas de la defensa antiaérea y antimisiles.

"En un futuro próximo, se espera que entre en servicio el sistema de misiles antiaéreos S-350 Vitiaz, y se aproxima al final el desarrollo del sistema de defensa antiaérea S-500 y una serie de radares prometedores", anunció el también comandante adjunto de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia.

El coronel retirado VíktorBaranets, analista militar del diario KomsomolskayaPravda, confirmó en declaraciones a Sputnik que el desarrollo del sistema S-500 "entra en la recta final" y este o el próximo año Rusia lo tendrá completamente listo.

"El S-500 es un arma defensiva, no se somete a ningunas sanciones. Creo que si muestra todo su esplendor, tendrá un futuro muy bueno", señaló.

Sin embargo, según el experto, esto no significa que Rusia lo ponga de inmediato a la venta al extranjero. Actualmente, el complejo militar ruso se centra en la producción de los S-400 porque hay muchos pedidos de distintos países para estos sistemas. Y también está casi listo el Vitiaz, sistema único que combina las capacidades de los medios de misiles de corto y mediano alcance.

"Creo que, para no dañar las exportaciones de los S-400, Rusia no va a poner a la venta los S-500 en el mercado internacional durante cierto tiempo, hasta que el propio Ejército ruso esté equipado en medida necesaria con estos sistemas".

El analista destacó cuatro regiones estratégicas de Rusia que posiblemente serán las primeras en recibir los novedosos sistemas de defensa antiaérea y antimisiles:

Occidente se empeña en desarrollar un arma similar que supere los sistemas de defensa antiaérea rusos, observa Baranets, pero sus intentos todavía no han tenido éxito.

"A pesar de un gran financiamiento, los estadounidenses todavía no han logrado que el Patriot, principal competencia del S-300, supere al sistema ruso por sus características tácticas y técnicas. Mientras tanto, Rusia sigue avanzando. Incluso la última tercera modificación del Patriot es significativamente inferior a los S-300 rusos. Y eso por no hablar del único sistema antiaéreo S-350 Vitiaz, que se ya está preparando para ser puesto en servicio. Su aparición hace este retraso aún más significativo".

"En cuanto a los sistemas antiaéreos, Rusia ha ocupado y sigue ocupando el primer puesto en el mundo. Y el mejor argumento para confirmar mis palabras es una enorme cantidad de países que hacen cola para comprar no solo los S-400, sino también los S-300".

El experto aseguró que el Vitiaz también gozará de gran demanda en el mercado internacional, en particular, entre los países árabes.

En términos simples: explican la diferencia entre el S-400 y el S-500

El analista militar VíktorBaranets del diario KomsomolskayaPravda comparó los novedosos sistemas de defensa antiaérea rusos y explicó en qué circunstancias los militares optarían por un S-400 o un S-500.

La diferencia en el uso del sistema de defensa antiaérea S-400 y el S-500 es evidente para los profesionales: el Ejército utiliza el medio necesario para contrarrestar un objetivo concreto.

Uno no va a cosechar papas con una pala de oro si puede hacerlo con una pala normal, señaló el analista en declaraciones al diario Tsargrad.

El razonamiento respecto a los dos sistemas para repeler determinada amenaza es el mismo: para las tareas comunes, se usa el S-400; para repeler amenazas más globales desde el aire, se aplica el S-500.

Según Baranets, los S-400 están armados con una menor variedad de misiles diseñados para repeler amenazas específicas del enemigo. En cambio, el S-500 está equipado con más tipos de misiles, algunos de los cuales son capaces de interceptar blancos en el espacio.

"Hay un misil diseñado para repeler el ataque de un avión o un helicóptero, y también hay un misil diseñado para destruir un misil balístico. Un método combinado", detalló el experto.

Además, los sistemas se diferencian por el alcance de detección y de destrucción del objetivo.

"El S-400 detecta un objetivo enemigo a una distancia de 600 kilómetros y es capaz de derribarlo a unos 400 kilómetros. Al mismo tiempo, el sistema de defensa antiaérea S-500 lo detecta a unos 800 kilómetros y lo derriba a unos 600 kilómetros", especificó.

Aunque hay poca información sobre el sistema S-500 Prometei, se sabe que será capaz de atacar los blancos a una altura de 95-97 kilómetros —inalcanzables para otros sistemas existentes—. Esto significa que el sistema podrá no solo contrarrestar misiles de crucero y aviones del enemigo, sino interceptar ojivas de misiles balísticos fuera de la atmósfera.

El sistema antiaéreo S-400 Triumf (SA-21 Growler en la clasificación de la OTAN) es capaz de abatir aparatos aéreos de tecnología furtiva, misiles de crucero, misiles balísticos tácticos y táctico-operativos.