Por Rasul Gudarzi

Los últimos acontecimientos ocurridos en Arabia Saudí dan a conocer que en los próximos meses, el país árabe podrá experimentar profundos cambios en su estructura política. Un país que ha sido conocido según, la organización mundial contra la Tortura, como la extrema dictadura en el mundo. Según esta organización los expedientes negros de este país en la Organización Internacional de las Naciones Unidas sobre los crímenes de lesa humanidad, represión y el sectarismo ratifican este asunto. Existen varios factores que nos esclarecen los motivos de un supuesto cambio en el orden político del país árabe.

La influencia de la Primavera Árabe en la situación interna de Arabia Saudí

Los acontecimientos ocurridos en el Oriente Medio, conocidos como la Primavera Árabe, han afectado notablemente a los países de la región, entre ellos se puede mencionar a Arabia Saudí que se vio afectado en los asuntos internos y regionales y a la vez reaccionó ante estos avatares.

La situación interna y los retos

El régimen político de Al Saud se encuentra en el marco de los sistemas dictatoriales, en el que el papel de la ciudadanía siempre ha sido ignorado en el poder político. Al echar un vistazo a la estructura interna de este país se puede dar cuenta que el gobierno de Al Saud al igual que algunos otros países árabes no cuenta con la aceptación política necesaria para la continuación de su vida política, por lo que Al Saud ha intentado acercarse al Occidente y atraer el apoyo de los países occidentales, especialmente de los Estados Unidos.

La mala situación de mujeres

En cuanto a la condición de las mujeres en Arabia Saudí se puede decir que en el país árabe existe una propia ideología y tradición. En la sociedad saudí la mujer no cuenta con la participación alguna en el sector economía, política, cultural y social. Una mujer saudí no cuenta con el derecho a votar, no tiene permiso de conducir su propio coche y ni siquiera puede viajar dentro y fuera del país sin su marido.

Derechos Humanos en Arabia Saudí

El país árabe, una vez más encabeza la lista de los gobiernos represivos, nación en la que no existen elecciones generales y no se permite a las mujeres conducir, entre otros tantos derechos no reconocidos. De tal manera que la ministra de Defensa de Suecia, Karin Enstrom, ha calificado al gobierno saudí, de un régimen autoritario y una monarquía absoluta, donde se cometen graves crímenes contra los derechos humanos.
Según los datos proporcionados por las organizaciones pro derechos civiles, unos 30 mil presos políticos se encuentran en cárceles del régimen de Al Saud, sin cargo o juicio.

Mientras tanto, la Organización de Derechos Humanos de este país árabe anunció que en el año 2011, esta entidad ha registrado unas 2.467 quejas de violaciones de derechos humanos.

Libertad de expresión y prensa

La prensa está totalmente bajo la supervisión del gobierno, de hecho, la prensa transmite la línea política y los pensamientos del gobierno y no puede criticar o analizar las medidas de la administración saudí. En el reino árabe todo tipo de protestas y reuniones públicas están prohibidas.

Sistema político

El país es una monarquía absolutista que todavía se mantiene como un sistema feudal en el que la dinastía de los Al Saud gobierna concentrando toda la autoridad.
La Ley Básica adoptada en 1992 declara que los reyes de Arabia Saudí serán los descendientes del primer rey, Abdelaziz bin Saud.

No existen partidos políticos, ni tampoco elecciones, excepto dos elecciones municipales realizadas en 2005 y 2011. Los principales miembros de la Familia Real son los encargados de elegir al rey, con la subsecuente aprobación de los líderes religiosos del país.

La lucha del poder entre los príncipes saudíes

La raíz de los problemas del sistema político y social de Arabia Saudí se deriva de la estructura cultural, social y política de este régimen y se basa en los principios fijados en el inicio de su surgimiento, en el año 1932. Se pronostica que tras el fallecimiento del rey Abdolá bin Abdelaziz al-Saud, haya enormes e intensas discrepancias entre los príncipes de Al Saud para ocupar el lugar del rey. Algunos príncipes saudíes creen que la única persona que puede dirigir el país en esta situación es Bandar bin Sultan, porque puede proveer la seguridad del país ante las protestas e impedir la caída del régimen de Al Saud.

Protestas y el futuro de Al Saud

Pese a que dicho régimen ha prohibido cualquier tipo de congregación política, y las fuerzas de seguridad reprimen brutalmente las protestas, el pueblo sigue realizando manifestaciones contra Al Saud hasta que se materialicen sus objetivos.
El monarca saudí justo al inicio de las protestas en el país adoptó medidas para aliviar la situación del país, entre ellas se puede destacar la erradicación del desempleo, la corrupción financiera y administrativa, el problema de la vivienda, además de realizar reformas económicas y sociales en el país. Una medida que según el pueblo nunca ha sido materializado.
Ante esta situación, el monarca saudí solo tiene dos opciones, realizar elecciones libres y reformas estructurales o seguir con sus represiones. Cualquiera de estas dos vías pone en peligro el destino de la Familia de Al Saud que ostenta el poder desde hace más de 80 años.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS