alt

Eduardo Martín de Pozuelo

El norte de África es un foco de gran inestabilidad que amenaza a Europa. Yihadistas y criminales organizados se han convertido en la fuerza emergente de ese territorio en el que los primeros tratan de imponer por la fuerza su ideología teocrática totalitaria mientras conviven con los segundos que practican todo tipo de tráficos ilícitos. Este comercio criminal, del que son cómplices los grupos yihadistas, va desde la trata de seres humanos al tráfico de drogas, pasando por el de armas o las falsificaciones. El resultado de esta colaboración criminal y terrorista es la dramática fragilidad e inseguridad de los estados de la zona. Una inestabilidad especialmente acusada en el Sahel, franja crítica plurinacional de más de tres millones de kilómetros cuadrados que atraviesa el continente de costa a costa, que enciende todas las alarmas al constituirse en la gran amenaza del flanco sur europeo.

“Los grupos terroristas yihadistas, en connivencia con las organizaciones de crimen organizado que se dedican al tráfico de drogas, contrabando de mercancías y tráfico de seres humanos hacia Europa, campan a sus anchas en amplias zonas del Sahel y se han convertido en una amenaza para Europa y muy especialmente para España, tal y como indica la Estrategia de Seguridad Europea y la Estrategia de Seguridad Nacional española”, explica a La Vanguardia el general de brigada Miguel Ángel Ballesteros, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) del Ministerio de Defensa.

La región africana referida está prácticamente tomada por una complejísima trama de yihadistas, tráficos criminales y también focos bélicos alentados por los grupos terroristas islamistas asociados al Estado Islámico (EI) o por la propia Al Qaeda en sus versiones del Magreb (AQMI) o de Yemen (AQPA). Se trata de rutas criminales y terroristas que discurren por los “países más pobres del planeta y con pocas esperanzas de abandonar esa situación sin ayuda externa, ya que su crecimiento económico anual es superado por el demográfico, que duplica su población cada 20 años”, constata el director de IEEE. El resultado de lo expuesto es una íntima relación entre terrorismo y crimen organizado que los analistas militares europeos han bautizado como “la amenaza híbrida”, un fenómeno temible cuyos efectos “tienden a producir un fuerte impacto en la seguridad regional y global al facilitar los medios logísticos y financieros que permiten a los grupos terroristas diseñar y ejecutar acciones de carácter local, pero cuyas repercusiones son internacionales”, señala el coronel Ignacio Fuente, analista del IEEE.

Para los observadores europeos, la pobreza endémica que padece la zona impide desarrollar un sistema de seguridad que les permita combatir el terrorismo y el crimen organizado, que encuentra un territorio ideal para sus actividades. El general Ballesteros cita a Kofi Annan al describir este escenario: “No hay desarrollo sin seguridad ni seguridad sin desarrollo”, de modo que “el Sahel se encuentra en un círculo vicioso que lo convierte en un foco emisor de inestabilidad para sus vecinos más próximos y para la UE”. Por esa razón para los analistas militares los problemas del Sahel no tienen una solución únicamente militar, si no que requieren un enfoque integral que combine seguridad, desarrollo y buen gobierno.

“Necesitan unas fuerzas armadas sostenibles en el tiempo, dotadas con armamento poco sofisticado, pero bien adiestradas y formadas en valores. En paralelo, resulta imprescindible el desarrollo de una economía capaz de proporcionar unas condiciones de vida dignas a sus habitantes, para lo que se requiere el desarrollo de infraestructuras básicas de transporte y comunicación que permitan la implantación de una mínima economía productiva. La ayuda de la UE es imprescindible, como también lo es la de ­fomentar la buena gobernanza que aleje el fantasma de la corrupción y el autoritarismo. Nada de esto es posible sin la implantación de un sistema educativo que eleve la cultura y los conocimientos de su población”, afirma el general director del IEEE.

En este sentido, el papel de España para sensibilizar a la OTAN y a la UE está siendo muy importante ya que la Unión se presenta como la organización más adecuada para proporcionar la ayuda al desarrollo que precisa esa región y para la formación de las fuerzas armadas y policiales de los países afectados mediante misiones que los especialistas militares consultados denomi-nan Reforma Sector Seguridad (RSS), puesto que si los problemas de inseguridad del Sahel no se solucionan in situ, se trasladan más al norte, al Magreb, “y sin poder evitarlo entrarán en Europa por su puerta natural que es España”, advierte el general.

La magnitud del problema es grandiosa pero difícil de transformar en cifras. Fuentes militares informan de que África ha estado acumulando todo tipo de armamento en grandes cantidades debido al rosario de guerras que padece desde el siglo pasado. Este armamento, mayoritariamente procedente de arsenales africanos, es el que usan los terroristas locales al tiempo que constituye el objeto de un gran comercio ilícito que también llega hasta Siria e Irak y otros conflictos. El caso de Libia, donde el arsenal de Gadafi se ha volatizado en manos de traficantes, es un buen ejemplo de este fenómeno. En cuanto a los tráficos ilícitos de todo orden, suponen miles de millones de dólares que alimentan bandas criminales y grupos terroristas que colaboran entre sí mientras generan un gran éxodo humano. Por ejemplo, sólo el grupo islamista Boko Haram (Nigeria) ha provocado 3,6 millones de desplazados y que 11 millones de personas necesiten ayuda humanitaria.

El director del IEEE informó a este diario de que la UE está llevando a cabo una política de vecindad de apoyo a estos países que en algunos casos no parece suficiente. “El caso más llamativo es el de Túnez –dijo–,que necesita recuperar su actividad turística lo antes posible. La salida de la crisis tunecina podría servir de modelo a otros países y por otro lado evitaríamos el peligro de que los islamistas radicales acaben tomando el control del país con la multiplicidad de riesgos que eso supone para toda la región”.

Fuente: La Vanguardia

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

galeria de videos