alt

Felix Antonio Cossío Romero

Opción Sansón es una posibilidad defendida por el sionismo más radical, que de ver “amenazada” la existencia de Israel, atacaría con armas nucleares a sus vecinos.

En esta situación, Israel convertirá al Oriente Medio en el “Chernóbil asiático”. Este régimen de sentir cerca la derrota, solo obedecería a sus propios designios nacionalistas, ignorando completamente las órdenes de los Estados Unidos, Francia y Reino Unido.

El Estado de Israel cuenta con un programa de armas nucleares, aunque este no lo afirme ni lo desmiente a la opinión pública, es bien conocido por los servicios de inteligencia de países de todo el mundo.

Aunque hay diferentes informes se cree que el estado sionista tiene entre 200-400 armas nucleares (incluidas algunas de neutrones e hidrogeno), dirigidas principalmente hacia Irán, y los países árabes con los que tradicionalmente ha tenido conflictos.

Por otra parte, Israel no ha firmado el tratado de No-proliferación de armas nucleares (contrario a Irán que si lo firmo y hace parte del acuerdo), Israel también se niega a que inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), entren a sus instalaciones para ser inspeccionadas. El centro de investigación nuclear de Néguev, cerca de la ciudad de Dimona, es el principal centro donde se cree que Israel almacena y desarrolla su importante arsenal nuclear, violando los tratados internacionales y pisoteando la diplomacia internacional.

La situación de Oriente Medio es inestable y caótica. Pero a pesar de los fallidos intentos de Israel y Estados Unidos de reconfigurar todas las fronteras de Oriente Medio, este se niega a desaparecer, y a fragmentarse en mini-estados, el sueño de Tel Aviv es ver balcanizado a todo Oriente Medio. Pero tras su fracaso lo único que consiguió fue el fortalecimiento moral y militar del eje de la Resistencia. Siria venció el terrorismo, y después de esta experiencia va fortalecer su unidad nacional, fortaleciendo su poderío militar, y organizando mejor sus fuerzas armadas, y no olvidando jamás a los enemigos que estuvieron detrás de la destrucción de la República Árabe Siria.

Se viene un gran sentimiento nacionalista, similar al de Irán, que después de su Revolución popular en 1979, y posteriormente la guerra contra Irak (1980-1988), la República Islámica de Irán en poco tiempo reconstruyó su territorio  y se convirtió en una potencia regional en los campos militar, científico, aeroespacial. Además, el país persa construye sus propios aviones, autos y medicamentos. Y es el actor regional más comprometido con la causa palestina.

Siria en un par de décadas podría convertirse en otra Irán, aprendiendo y fortaleciendo después de las guerras llevadas a su territorio por el sionismo y Occidente. Teniendo toda su atención en la recuperación de los altos del Golán, y dispuesta a enfrentarse con Israel de una manera directa.

De manera similar la guerra entre Israel y el Líbano en el 2006. Hezbolá aprendió a sobrevivir una agresión, y en estos momentos esta armada hasta los dientes. Además, aprendió estrategias militares en el terreno y un gran aumento de la capacidad defensiva. En un futuro conflicto con Israel, Hezbolá podría destruir el norte de ese “país” con relativa facilidad.

De igual manera, el movimiento islámico de resistencia HAMAS en Palestina cada día está más fortalecido. Después de las guerras y el genocidio por parte de Israel contra su población como por ejemplo la operación plomo fundido (2008-2009) o la operación margen protector (2014), HAMAS ha salido victorioso, y con una gran experiencia militar a su favor, y lo más importante gana la popularidad y el respeto del pueblo palestino.

Palestina emerge en el mundo como un símbolo de resistencia y dignidad, ahora más que nunca cuenta con el respaldo de la comunidad internacional. PeroTal como están las cosas, y las victorias del eje de la Resistencia y su madurez en las confrontaciones con el régimen israelí, su aumento de hombres en sus ejércitos y mejoras en su armamento tanto de ataque como de defensa, lleva a que un nuevo conflicto árabe-israelí es inminente en la zona, e Israel no saldría también librado como en otras ocasiones.

Y si Israel ve amenazada su existencia, convertirá a todo Oriente Medio en un hongo nuclear gigante, y así mismo autodestruyéndose. La opción Sansón hace referencia al relato judaico, de que cuando Sansón fue derrotado y humillado, derribó los pilares del templo donde se encontraba preso, matándose a sí mismo y a miles de filisteos que lo rodeaban.

Israel de ver su existencia amenazada lanzaría decenas de armas nucleares contra la República Islámica de Irán (su principal adversario), también posiblemente contra Irak un rival que desde la fundación del estado hebreo le ha hecho frente a los planes expansionistas en la zona, también posiblemente a Turquía (donde las relaciones diplomáticas entre esos dos países se han deteriorado seriamente en los últimos años).

Turquía tiene uno de los ejércitos más poderosos en Oriente Medio, y es el segundo más poderoso de la OTAN, y en caso de un conflicto con Israel, tendría como mantener un combate de alto nivel con el ejército israelí. Al verse totalmente perdido el arma nuclear sería su haz bajo la manga, y no dudarían en apretar el botón de destrucción. Siria y El Líbano también serían víctimas del holocausto nuclear orquestado por Israel.

Las armas nucleares de Israel son la peor amenaza para la humanidad, y un nuevo conflicto árabe-musulmán es inminente, Israel se inmolara  junto con la mitad del continente asiático.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente