Libros Recomendados

alt

Jorge Nelson Poma

Según el periódico Expansión/Datos Macros, la deuda de Grecia comenzó en 1980 con un crédito de 1.602 millones de Euros, cuestión que pareció pagable pero una desidia política o tal vez una crisis interior la llevó a no cumplir con sus obligaciones, incrementando obviamente su deuda cada año, en palabras simples como es habitual y para que se entienda, es sacar un préstamo para pagar otro préstamo y así sucesivamente el correr de los años lleva a transformar un “inocente” crédito inicial en una deuda impagable.

Ese gran País, cuna del pensamiento que aún hoy persiste con absoluta validez, parece haberse contaminado con gravísimos errores de conducción, cuestión política que los está llevando a la probable disolución nacional total o parcial, cercenando territorios insulares primero hasta arribar a la parte continental.

En el 2015 el periódico Hispantv/Nexo Latino expresó que Grecia se vio obligada a vender mil doscientas islas para pagar su deuda contraída desde 1980, pero ese pago según un experto economista vaticinó que se trató de un alivio transitorio agravando su situación en el futuro.

Entre el 2010 y 2018 tres rescates se aplicaron a Grecia, el primero de 110 mil millones de Euros, el segundo de 130 mil millones y el tercero de 86 mil millones de la misma moneda, más deuda a intereses altísimos de nivel usura, deuda impagable sometimiento total a los mandatos del FMI (Fondo Monetario Internacional) y la Troika (Triunvirato formado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI), tal es el panorama actual que sólo atinamos a decir: duele Grecia.

Más de 200 medidas de ajuste se le imponen a los griegos para que puedan afrontar los pagos de deuda y a la usura internacional, ya a fines de 2018 su deuda ascendió a 334.573 millones de Euros o en términos porcentuales 181,10 % del PBI (Producto Bruto Interno), si esto no es una forma de esclavitud Siglo XXI entonces. ¿Cómo llamarla?

Las medidas de ajuste impuestas dañaron severamente el aspecto laboral y el bolsillo de los griegos, tal vez las peores de ellas son la obligatoriedad de la suba de impuestos, las reformas anti obreras, los jubilados transformados en un estorbo, despidos masivos y decenas de etcéteras más que sólo desintegran de a poco un estado y lo someten a castigos increíbles con tal de cobrar mayores réditos caiga quien caiga.

Aquello que el FMI y la Troika han denominado “Rescate” es que en realidad, se trata de una mayor agresión y sometimiento de quien recibe otro préstamo duplicando o triplicando la problemática, no constituyendo una ayuda sino una mimetizada forma de esclavitud y de la cual se servirán a través de sus recursos naturales, sus posesiones, en fin, se transforma en un estado que pierde total o parcialmente su soberanía.

En Geopolítica Comparada no inventamos nada, sólo abstraemos un caso documentado de la historia del mundo para tomar como parámetro, por lo que creemos conveniente el análisis de algunos aspectos de la realidad griega que nos advirtió los peligros que se encuentran detrás de los llamados “rescates”, “stand by”, “mega canje” e infinidad de trampas con nombres que tapan la realidad de su finalidad e imprimen costos macro sociales de sometimiento y esclavitud.

Nada podrían hacer estos entes funcionales a las dinastías de la usura y del poder económico mundial sin la traición interior, sin una entrega tan desalmada como salvaje de aquellos operadores al servicio del dinero, y cuyas voluntades son compradas a precio vil en relación al esfuerzo patriótico que deberá rehacer un pueblo entero para no padecer un daño permanente, el que se puede materializar en la entrega de territorio, privatizaciones y hasta la disolución nacional, como así lo demuestra el caso griego.

La periodista Guadalupe Bravo escribe en una editorial que consta al pie como fuente de consulta, quien expresó lo siguiente:

“Los ejemplos de crisis de deuda son muchos, pero fue muy usual la comparación entre Grecia 2015 con Argentina en 2001. En ambos casos se repiten mecanismos similares: se toma deuda para hacer frente a compromisos internos y pagos, y se pide más deuda para afrontar intereses de la deuda contraída previamente, de esa forma se retroalimenta una bola de endeudamiento externo e intereses -a veces acompañando con endeudamiento interno-imposible de pagar. Al mismo tiempo para la liberación de esos fondos (rescates, blindaje, mega canje, etc.) los organismos de crédito como el FMI, exigen el cumplimiento de condiciones draconianas, con el objetivo de “ajustar” el gasto y poner en “orden” las cuentas internas.”

No somos especialistas en economía pero a sabiendas que las deudas contraídas en tiempos del neoliberalismo salvaje desde los albores de nuestra Patria Argentina hasta la fecha sólo produjeron hambre y miseria, retraso y desindustrialización general.

Por lo señalado creemos conveniente ejemplificar las crisis de los préstamos en la Argentina que estalló en el 2001 de los que aún nos preguntamos ¿Quién puso y quitó a cinco presidentes? ¿Existe alguien más que no vemos detrás de las figuras políticas que “conducen” la Nación?

Si bien ésta es una hipótesis, nos atrevemos a afirmar que es evidente que sí; o como algunos analistas contemplan como verdad, la existencia del “Estado Profundo”, una especie de submundo del manejo de los hilos del poder en secreto.

Grecia es un país subdesarrollado en el marco de un continente hiper desarrollado. Argentina estuvo cuatro veces al borde de ser país desarrollado, y otras tantas veces nos atacaron desde adentro con directivas precisas desde afuera.

La usura es un grave delito que se considera en las leyes de la masa de los países desde el Pacto de San José de Costa Rica a esta parte. Sin embargo cabe la pregunta ¿Cuál es la seducción del poder de la usura internacional para que países pobres, subdesarrollados, en desarrollo y algunos desarrollados caigan en sus redes entregados a la orgía financiera? Sólo hay una respuesta: la corrupción y la traición a su patria.

Lo podemos observar a diario con gente desesperada que accede a préstamos tramposos con seducciones propagandísticas subliminales que la ignorancia los hace delirar en sus beneficios, que se encuentran luego en un callejón sin salida que los lleva a darse cuenta de la trampa cuando le hipotecan alguna propiedad. Esto es cotidiano, pero ¿una nación?

No podemos dejar pasar esta pregunta más que adjudicando este “pequeño error” del manejo de ministros expertos en economía política a que su voluntad política está comprada, no caben dudas desde la Baring Brothers de Rivadavia hasta Martínez de Hoz y la actualidad.

Lo señalado no es una denuncia sino deducciones lógicas de los tiempos que vivimos, ¿porque no poder plantearnos hipótesis como ésta? O es que ya el temor nos atrapa por saber que existe una “Policía del Pensamiento” muy conveniente y funcional a las sucursales piratas que obran en distintas partes del mundo y que desenmascaradas se molestan y contra atacan a quienes se oponen a ser violados, denigrados, sumisos, esclavos y no obsecuentes y condescendientes con sus intereses?

Creemos que no debemos entrar en conflicto con ningún interés extranjero, ellos buscan su satisfacción, pero más que tramposos son aquellos que se venden a traición de su propio pueblo, al parecer son mucho más de los que creemos, aquellos ligados a los salvajes “Fondos Buitres”.

Sólo necesitamos desarrollar nuestra industria en paz y si nos atacan como ya lo hicieron, atemperar las situaciones como lo demostraron aquellos paradigmas como el de los Generales Savio, Mosconi, Richieri y tantos otros civiles, militares y eclesiásticos quienes no se dejaron doblegar por más tentaciones acaecidas con descomunales sobornos cuya intentona fracasó por la ética del patriotismo indeclinable ¡Volver a los valores!

El nefasto Bernardino Rivadavia en 1824 adquirió el préstamo más polémico, malicioso y salvaje que comprometió la soberanía de Argentina por 194 años, una barbaridad que no se advierte cotidianamente, ¿Qué mejor ejemplo en Geopolítica Comparada que observar nuestros propios errores, aciertos, similitudes y diferencias de un hecho geopolítico que nos advierte la prognosis histórica que se anticipa al futuro?

Observamos la atrocidad geopolítica que nos castigó durante 194 años y ¿se vuelven a cometer los mismos “errores”?, tanto los periodos de 1976 - 1983, en la peor de las décadas del siglo XX en los años 90 y en la actualidad ¿vamos por el mismo camino o estamos equivocados?

Está más que claro que en distintos gobiernos que recurrieron al FMI y otros entes supranacionales, castigaron severamente a Argentina; con condicionamientos como que “no hay préstamo si no se desindustrializa”; concepto que constituye una constante, por lo que entonces no hay desarrollo sin industria y menos si carecemos de la soberanía del patriotismo cultural de un pueblo.

Así como duele Grecia también duele Argentina en esta decadencia en caída libre y sin frenos patrióticos que le cambien los rumbos para la paz y el bien en el marco de un desarrollo permanente como política de estado, en el que cambien presidentes pero no cambien las políticas de estado para nuestro desarrollo.

FUENTE DE CONSULTA:

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente