alt

Jonás Estrada

Desde hace prácticamente unos días atrás, una noticia causó revuelo e impacto internacional el presidente de EEUU Donald Trump, le hizo una propuesta al gobierno del Reino de Dinamarca de comprar el territorio de Groenlandia que se encuentra cerca de la zona polar del Ártico, el cual esa propuesta por un lado, causó disgusto al Estado danés a tal punto que la Primer Ministro Mette Frederiksen si bien argumentó que Groenlandia “no está a la venta”, pero también se molestó porque tras la negación de no vender dicho territorio, el presidente Trump optó por cancelar la visita oficial de dicho país escandinavo. No obstante, más allá de las burlas que se le hicieron a Trump sobre dicha propuesta de comprar Groenlandia, que muchos tildaron de descabellado esa proposición e “imperialista”, pero si realizamos un análisis realmente objetivo basado desde lo geopolítico, también en lo geoestratégico, realmente ¿Es descabellado la propuesta de Trump de comprar Groenlandia? Partiendo desde esta perspectiva realmente NO, pero antes tenemos que conocer con poco de historia sobre Groenlandia y la  importancia que tiene con la finalidad de comprender el contexto antes de tomar opiniones fuera de lugar.

Groenlandia es una gran isla ubicada en la zona nororiental de América del Norte, (Groenlandia no forma parte del continente americano) entre el océano Atlántico y el océano glacial Ártico, políticamente constituida como una región autónoma perteneciente al Reino de Dinamarca. Más del 77 % de su superficie está cubierta de hielo y se la considera como la mayor isla del mundo y su capital es Nuuk. La ocupación nórdica duró hasta principios del siglo XV, declinando debido posiblemente a la Pequeña Edad del Hielo. A principios del siglo XVIII Hans Egede restableció el contacto con Groenlandia, pasando a depender de Dinamarca en 1814, tras la disolución del Reino de Dinamarca y Noruega. Desde la Constitución de Dinamarca de 1953, Groenlandia forma parte del Reino de Dinamarca con una relación conocida como Rigsfællesskabet (Mancomunidad de la Corona). En 1979, Dinamarca le otorga la autonomía y, en 2008, transfiere la mayor parte de las competencias que tenía el gobierno danés al gobierno local groenlandés.

El gobierno estadounidense en los años 60 del siglo XIX analizó por primera vez comprar Groenlandia bajo la presidencia de Andrew Johnson, posteriormente en el año 1867 se realizó un informe por el Departamento de Estado de EEUU el cual, sugería que por su ubicación estratégica, junto con sus abundantes recursos pesqueros, minerales (en especial el carbón) y comerciales en ese momento lo consideraron ideal la compra del territorio con el fin de impulsar el liderazgo de EEUU en el mundo. No obstante, no fue hasta 1946 finalizando la Segunda Guerra mundial cuando llegó una oferta formal de comprar dicho territorio. Entonces, el expresidente Harry S. Truman ofreció a Dinamarca US$100 millones por la isla, en oro, lo que equivaldría a unos US$1.300 millones actuales, según por los cálculos que realizó el medio especializado Business Insider. También en el contexto internacional de ese momento de una Europa devastada por la guerra y las inestabilidades políticas, se estaba dando inicios el conflicto entre EEUU y la Unión Soviética, los estrategas estadounidenses vieron la oportunidad de adquirir Groenlandia por razones de necesidad militar e incluso, indispensable para la seguridad de Estados Unidos. No obstante en ese momento no se logra la compra de Groenlandia, pero, no fue un impedimento para que los dos países firmaran un tratado de defensa en 1951 que, junto con la creación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) permitió a Estados Unidos construir una base aérea en Thule, a menos de 1.600 kilómetros del Polo Norte, en la costa noroeste de la isla y Thule sigue siendo en la actualidad la base militar de Estados Unidos. Groenlandia actualmente tiene una importancia desde diversos ángulos que lo convierte de manera muy apetecible como es por su posición geográfica, recursos minerales, recursos energéticos, recursos hídricos potables, tránsito marítimo, militar y geopolítico. Desde estas múltiples perspectivas podremos comprender porque Trump y su propuesta no realmente tan descabellada como muchas personas creen y aquí están los motivos:

  1. Geográfico: Groenlandia se encuentra en medio de entre dos océanos el Atlántico por el norte, el Ártico y estratégicamente está cerca de EEUU, Europa y de Rusia y tomando en cuenta que Groenlandia es la isla del mundo con 2.166.000 km² su posición es muy privilegiada y estratégica.
  2. Recursos Minerales: Actualmente en Groenlandia que están en ese proceso del deshielo por el cambio climático, grupos de empresas multinacionales han estado realizando investigaciones en dicho territorio en búsqueda de minerales y el cual se calcula que hay 17 minerales en los que se encuentran Uranio, Rubí, Derivados del Zinc, “minerales raros” el cual sirve para la producción de celulares y baterías de carros eléctricos, Oro y entre otros recursos minerales.
  3. Recursos energéticos: Groenlandia posee yacimientos de Petróleo y Gas y en el caso de Petróleo, posee la mitad de reservas de que la tiene la región marítima del Mar del Norte, es decir el 13%.
  4. Recursos hídricos: Groenlandia en conjunto con el Ártico posee reservas ricas en agua dulce gracias cuyas reservas aproximadamente se prevé entre en un 18% al 20%.

Esta es una de las razones principales de porque se está volviendo muy codiciable Groenlandia y su vital importancia que representa para EEUU para frenar a Rusia y China en sus pretensiones de controlar el Ártico, a su vez frenar los accesos cercanos a Groenlandia. En cuanto a su importancia tanto geopolítica como geoestratégica de Groenlandia, es porque como se dijo anteriormente tienen la base aérea de EEUU en Thule está todavía operativa en la actualmente, también es la única instalación existente al norte del círculo polar ártico y el puerto y base aérea más septentrionales que posee Estados Unidos, lo cual la convierte en clave en caso de que estallara un conflicto en el Ártico. En ella tiene Estados Unidos estacionado el Duodécimo Escuadrón de Alerta Espacial, un grupo de oficiales y personal de su Fuerza Aérea que se encarga de la vigilancia antimisiles y espacial mediante un enorme sistema de radar. Por ende, se trata de un “lugar ideal para rastrear misiles balísticos intercontinentales y satélites en órbita terrestre baja”. A Estados Unidos de América le interesa reforzar su presencia en el Ártico entre otras razones, es con la finalidad de contrarrestar la creciente presencia rusa en la zona del Ártico, tanto militar como civil. Teniendo en cuenta, que Rusia posee el control aproximadamente del 18% del territorio ruso se encuentra en el Circulo Glacial Ártico. Junto con Canadá constituyen los países con mayor cantidad de kilómetros de costa bañados por este océano. Además, el Océano Glacial Ártico se convierte en la mayor salida al mar de Rusia con las implicaciones logísticas y estratégicas que ello supone. De acuerdo con el Servicio Geológico de EEUU (por sus siglas en inglés, USGS), la plataforma continental rusa (shelf) contiene alrededor de la mitad de los recursos energéticos totales del Ártico. También para EEUU más allá de lo que haya expresado Trump de adquirir Groenlandia es porque a nivel geoestratégico e incluso marítimo, haría más difícil a Rusia sellar su control de la Ruta del Mar del Norte en conjunto con China para monopolizar dicha ruta, eso se debe al factor la consolidación y extensión de la Ruta Marítima del Norte (RMN) o Pasaje del Noroeste que discurre a lo largo de su costa ártica.

En cuanto al papel de China es porque la gran mayoría de las tierras raras posee propiedades comerciales únicas y son materias primas clave para la producción de tecnologías de la comunicación y energía, como turbinas eólicas, vehículos eléctricos o celulares y China ha conseguido un papel monopolístico en todos los segmentos de la cadena de valor asociada a estos elementos químicos, considerados como materia prima fundamental por la Unión Europea y Estados Unidos. De hecho es oportuno saber que la UE importa el 90% de sus tierras raras a la República Popular China, también el gigante asiático cuenta con una licencia para explotar una mina de tierras raras en Groenlandia. Por ende, se conoce que no ha sido el único intento de China de aumentar su presencia en Groenlandia. En el año 2018, se dio una oferta de una empresa estatal china para construir tres nuevos aeropuertos en la isla acabó provocando que el gobierno danés aportara la mitad de la financiación. Según en sus análisis Marc Lanteigne, profesor asociado de Ciencia Política en la Universidad de Tromsø explica que “La cuestión de la minería en Groenlandia, y notablemente la inversión china en ese sector, ha provocado deliberaciones sobre qué constituye y qué no una cuestión de seguridad, así como si los intereses económicos de China en Groenlandia pueden jugar un papel en los debates existentes sobre la futura independencia de Groenlandia”.

China actualmente ha comprado o comisionado varios rompehielos, incluidos algunos que funcionan con energía nuclear, para forjar nuevas rutas para sus productos a través del hielo ártico. Y tiene la mirada puesta en Groenlandia como una estación de paso particularmente útil en su “ruta de la seda polar” el cual sería por medio de la RMN. Ya que la estrategia de China para venderse en otros países donde operan sus empresas es ofrecer el tipo de infraestructura que ellos tanto necesitan: aeropuertos, carreteras, agua potable. También obtiene acceso a las materias primas de cada país: minerales, metales, madera, combustible, alimentos. De hecho desde esta perspectiva geopolítica es para EEUU vital frenar la expansión de China y Rusia en el Ártico y en Groenlandia y algunos expertos sugieren que EEUU junto con Dinamarca hagan acciones necesarias para evitar que China tenga mayor presencia en dicho territorio y que de alguna manera evitar que Rusia y China tengan control sobre la ruta marítima del Mar del Norte. Adicionalmente el Secretario de Estado de EEUU Mike Pompeo anuncio la creación de una representación diplomática de “tiempo parcial” de EEUU en la capital de Groenlandia Nuuk, desde mi perspectiva cuya finalidad es vigilar las acciones de las empresas chinas en el territorio groenlandés y seguir de cerca los acontecimientos. Es importante destacar sobre este punto es que dentro de varios años unos de los puntos neurálgicos más importantes, donde se puede darse una lucha geopolítica que en estos momentos y se está dando es sobre la región del Ártico por la importancia que está adquiriendo y por sus importantes recursos, su posición geoestratégica y también por su importancia en el tráfico marítimo para acortar distancias entre Asia y Europa, por ende Groenlandia es la pieza clave en la geopolítica porque geográficamente está entre América, Eurasia (Europa y Rusia) y el Ártico y de allí en adelante seguirá la lucha por influir en ese importante territorio que se ha vuelto codiciable y estratégico por parte de las potencias.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS