Libros Recomendados

Valery Kulikov

El mundo está al borde de un pozo de deuda muy real: según cálculos del Instituto de Finanzas Internacionales (EE. UU.), la deuda mundial total se acerca a los 275 billones de dólares, o el 365% del PIB mundial.

Debido al alto nivel de deuda de los gobiernos, las empresas y la población, la economía mundial está al borde de una crisis masiva. Los problemas de los sectores bancarios de cada país plantean riesgos para el sistema financiero internacional en su conjunto. Si el hábito mundial de vivir a crédito causará una nueva Gran Depresión es una preocupación que actualmente ocupa las mentes no solo de los economistas y financieros, sino también de los políticos y ciudadanos comunes de todo el mundo, especialmente frente a los graves problemas financieros en el mundo.

El tamaño de la deuda nacional está influenciado por muchos factores, como la población del país, el tamaño de la economía, el fracaso de las políticas gubernamentales y otros.

Dada la diversidad de países y los problemas a los que se enfrenta cada uno de ellos, veamos la situación en los países del llamado espacio postsoviético y, sobre todo, en los que integran la CEI, así como la Unión Económica Euroasiática (EAEU).

El líder tradicional en endeudamiento entre las ex repúblicas soviéticas es Ucrania, donde la deuda pública total creció solo en 2020 en un 6,98%, ascendiendo a $ 90,26 mil millones, según el Ministerio de Finanzas del país. Ya en 2019 superó el 90% del PIB. En 2021, Ucrania tiene que pagar casi $ 1.7 mil millones de deudas con el Fondo Monetario Internacional únicamente, y Kiev puede contar con solo dos tramos de $ 1.4 mil millones.

El endeudamiento de Ucrania ha crecido con especial rapidez desde 2014. El valor económico del curso proeuropeo que Ucrania ha seguido desde 2014 ha resultado no ser tan feliz: la pérdida de los mercados de Rusia y la mayoría de los demás países de la CEI en pos de los espejismos europeos no pudieron evitar tener una caída significativa en la balanza comercial. Como señalan los medios de comunicación ucranianos, el costo real de una zona de libre comercio con la UE es la degradación de los restos de industria en la economía nacional, la arcaización del modelo de división del trabajo y la pérdida final de la base industrial mínima y su producción con un deslizamiento hacia el modelo de país agrario. La corrupción y la gobernanza débil ahuyentaron a los inversores extranjeros, lo que, junto con la pandemia, tuvo un impacto negativo en el desempeño económico el año pasado, señala Bloomberg .

Dados los indicadores financieros y económicos negativos de Ucrania, más del 71% de sus ciudadanos cree que la vida en el país empeora con cada presidente, como lo demuestra la encuesta realizada por el Centro de Monitoreo Social. Anteriormente, a partir de los resultados de la encuesta de este centro se supo que más del 45% de los ucranianos estaban a favor de la celebración de elecciones presidenciales anticipadas. Más del 70% de los ucranianos cree que las cosas en el país van en la dirección equivocada, según el Instituto Internacional de Sociología de Kiev (KIIS).

La situación en Georgia se está volviendo bastante complicada. Según los medios de comunicación georgianos, a partir del 1 de octubre, la deuda estatal de Georgia alcanzó los $ 8,9 mil millones (que es el 54,6% de su PIB), y la deuda externa total del país ascendió a $ 19,7 mil millones, de los cuales $ 8,3 mil millones correspondía al sector privado.

Al igual que Georgia, Armenia también tiene deudas considerables: más de la mitad de su PIB. Moldavia tiene alrededor del 35%. Azerbaiyán, gracias a su exitosa extracción y exportación de recursos energéticos, ha sido hasta ahora un país con una deuda estatal casi insignificante: no más del 18% del PIB.

Según el Ministerio de Finanzas de Kazajstán, al 1 de octubre de 2020, la deuda nacional de la república era de $ 45,8 mil millones; el 80% de esta cantidad era adeuda por el gobierno, mientras que la deuda externa del estado ascendía a $ 12,3 mil millones.

Kirguistán también tiene una gran deuda pública (73,5% del PIB).

En octubre de 2020, la deuda pública de Tayikistán era de 3.700 millones de dólares (44,9% del PIB); el 80% corresponde a deuda externa y el resto a deuda interna. Mientras que en 1997 Rusia y Uzbekistán eran los principales acreedores de Tayikistán, con un 52% y un 31% respectivamente, el Banco de Exportación e Importación de China (Eximbank) se ha mantenido como el mayor acreedor de Tayikistán durante los últimos 12 años. China comenzó a otorgar préstamos a los proyectos de Tayikistán en 2007 en el marco de la Organización de Cooperación de Shanghai, otorgando préstamos para la construcción de líneas eléctricas de alta tensión, así como para la rehabilitación de la carretera Dushanbe-Chanak (el costo total solo de este proyecto fue $ 304,5 millones).

Por lo general, no se revelan las condiciones en las que Tayikistán recibe préstamos. No obstante, se observa que con la llegada de los préstamos chinos, Tayikistán también recibió mano de obra de la República Popular China, junto con empresas tan importantes como CNPC, China Road and Bridge, Zijing Mining y otras. Implementan proyectos en Tayikistán que son financiados por el gobierno chino. La mano de obra china también se puede ver en el sector agrícola del país.

En 2011, Tayikistán cedió parte de su territorio a China después de que el parlamento tayiko ratificara un protocolo sobre demarcación fronteriza que otorgaba a China 1.100 kilómetros cuadrados de territorio en disputa en el este del país. Los expertos especulan que esta parte de las montañas del Pamir contiene depósitos no solo de piedras preciosas, sino también de uranio. Y puede haber sido una de las condiciones para otorgar préstamos chinos en condiciones favorables a Tayikistán.

Al 1 de octubre de 2020, la deuda pública de Uzbekistán, atraída por la garantía estatal en los mercados nacionales y extranjeros, era de 20.800 millones de dólares (36,8% del PIB); la deuda pública externa es de $ 18.5 mil millones.

A principios de la década de 1990, después de que los estados de Asia Central comenzaron a aplicar políticas independientes, la influencia de China en la región comenzó a crecer, impulsada por el deseo de Beijing de mantener la paz en los estados limítrofes. En este sentido, especialmente recientemente, también ha aumentado el número de préstamos a los estados de Asia Central desde China, que fue recibido con mucho celo principalmente por Estados Unidos, que no quería ver el fortalecimiento de la posición de China en la región. Esto dio lugar a la guerra de información promovida activamente por Washington en Asia Central a través de los medios locales occidentales y de influencia estadounidense, en la que se puso especial énfasis en comprometer la política crediticia de Pekín en la región, creando una falsa impresión en Rusia de una supuesta competencia con China.

Hoy en día, China otorga muchos préstamos y créditos, y su tamaño ya ha alcanzado casi los 3 billones de dólares. Sin embargo, la participación de Asia Central en esta cantidad es pequeña. Si comparamos a los países de Asia Central con otros estados, no se encuentran en el grupo de riesgo a nivel de caer en la “trampa de la deuda”, aunque, por supuesto, la situación es diferente en los países de la región. Por ejemplo, casi el 50% de la deuda externa de Tayikistán se debe a China, mientras que la de Kirguistán es del 45%, aunque en ambos casos la cantidad adeudada a China es solo alrededor del 20% del PIB de los dichos países. La participación de China en la deuda externa de Kazajstán es del 7%.

No hay información confiable sobre la situación en Turkmenistán, aunque algunos artículos en los medios afirman que Ashkhabad ha estado exportando gas turcomano a China durante varios años sin ganancias debido a su deuda extremadamente pesada con China. Los Ministros de Finanzas y Banqueros Centrales del G20 acordaron el 15 de abril de 2020 dejar temporalmente de cobrar las deudas de los países más pobres del mundo. Originalmente era de 6 meses, pero luego el plazo se extendió hasta junio de 2021. La lista primero incluyó a 25 de los países más pobres del mundo, luego se amplió y Tayikistán recibió el derecho de suspender los pagos de la deuda externa.

El presidente ruso Vladimir Putin, durante una reunión del grupo de trabajo para preparar enmiendas a la Constitución en febrero de 2020, dijo que Rusia, como sucesora legal de la URSS, se comprometió a pagar las deudas de todas las ex repúblicas soviéticas, y así lo hizo. "Nosotros, en mi opinión, hemos pagado 16 mil millones solo por Ucrania", aclaró Putin. Según él, el pago de la deuda se realizó a cambio de activos externos, pero no todos los países que se habían independizado los entregaron.

Con respecto a la responsabilidad por los problemas del aumento de la deuda pública en países individuales, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo en una conferencia de prensa departamental en octubre de 2020 que la mayor parte de la deuda de muchos países es su creciente deuda con Estados Unidos y otros países desarrollados, así como préstamos otorgados por instituciones financieras internacionales. En este contexto, el diplomático chino destacó que China intensificará las medidas para reducir la carga de la deuda de los países que atraviesan dificultades económicas. "Dadas las solicitudes de varios países, Beijing ha decidido liberarlos de sus deudas pendientes", agregó, recordando que China apoya la iniciativa presentada por el G20 de congelar los pagos del servicio de la deuda hasta fin de año para los países más pobres afectados por el coronavirus.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES