Geoestrategia

altEn su mensaje anual a la Asamblea Federal el presidente Vladímir Putin abordó el tema del Ataque Global Inmediato. Según el mandatario, Rusia sigue atentamente el desarrollo de la situación.

Por Serguéi Dúz


El caprichoso y cíclico devenir de la Historia, podría hacer que dos presidentes de Rusia separados en el tiempo por cerca de 50 años, quedaran hermanados por la recesión económica y el posible regreso a escenarios ya olvidados de Guerra Fría. Así, Putin habría jugado con maestría sus bazas en el affaire Snowden y tras concederle el asilo temporal, apareció ante los ojos del mundo como adalid de la defensa de los Derechos Humanos, (diluyendo de paso su imagen de represor en el conflicto checheno), siendo no obstante consciente de la nueva dinámica acción-reacción en la que verán envueltas las relaciones ruso-estadounidenses a partir de este momento.

Por Germán Gorráiz López*

Los hombres de negocios de Arabia Saudí han jugado un papel central en la creación y mantenimiento de grupos yihadistas sunníes en el curso de los pasados 30 años. Sin embargo, a pesar de la supuesta determinación de EEUU y otros aliados para librar la “guerra contra el terrorismo”, ellos han hecho prueba de una extraordinaria cautela en lo que se refiere a presionar a Riad y a las monarquías del Golfo para cerrar el grifo financiero que mantiene a los yihadistas activos. ¿Por qué EEUU y sus aliados europeos hacen gala de tal contención con respecto a Arabia Saudí mientras que el reino ocupa una posición tan central para Al Qaida y otras organizaciones terroristas y sectarias? Una explicación evidente es que EEUU, Gran Bretaña y otros países no quieren enfriar sus relaciones con un estrecho aliado y que la familia real saudí ha utilizado juiciosamente su dinero para abrirse camino entre la clase dirigente internacional. Algunos intentos poco convincentes han sido llevados a cabo para vincular a Irán o a Iraq con Al Qaida, mientras que los verdaderos culpables eran bien conocidos.

Por Patrick Cockburn

«Era de noche y caía la lluvia; y al caer era lluvia, pero era sangre una vez caída.» Estas palabras de Edgar Allan Poe (1) se aplican a las mil maravillas al lento proceso de desarticulación mundial actual, en el que acontecimientos en apariencia anodinos («la lluvia») se combinan para socavar las bases del sistema internacional que está muriendo («sangre»). Si este proceso es lento, si los acontecimientos pueden parecer anodinos es, paradójicamente, porque la crisis actual es la primera crisis sistémica verdaderamente mundial: mucho más profunda que la de 1929, afecta a todos los países y trastoca al núcleo del sistema. La de 1929 fue una crisis de adolescencia de la nueva potencia mundial, Estados Unidos, pero con la de hoy estamos viviendo los últimos días de un condenado, y este condenado es la superpotencia que conocemos desde el 1945. Al haber se edificado la organización mundial alrededor de Estados Unidos, nadie tiene interés que se derrumbe antes de haberse desacoplado totalmente de él. Todos pretenden liberarse suavemente guardando las apariencias habituales con el fin de asegurar una transición sin sobresaltos, ello explica la lentitud con que se desarrolla la caída.Es algo así como esos padres que intentan dejar la habitación de su bebé en punta de pie para evitar que se despierte y el bebé vuelve a berrear: el bebé es el dólar, y los padres son indignos ya que se escabullen para abandonarlo.

Redacción

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

DONBASS TE NECESITA

RECOMENDAMOS