Geoestrategia

Las bases del gran Próximo Oriente se establecieron en el Pacto del Quincey (1.945) siguiendo la doctrina de los acuerdos franco- británicos Sykes-Picot de 1.916 que favorecían la división regional del poder en zonas de influencia y sustentada en el trípode EEUU-Egipto-Arabia Saudí. Dicha doctrina consistía en la pervivencia endémica en Egipto de gobiernos militares autocráticos pro-occidentales, lo que aseguraba la supervivencia del Estado de Israel (1.948) y proporcionaba a la Marina de EEUU de un acceso privilegiado al Canal de Suez, atajo crucial para el acceso directo a los Emiratos Árabes, Irak y Afganistán, quedando como firme bastión de los intereses geopolíticos de EEUU en la zona, máxime tras la caída del Sha de Persia en 1980.

Por Germán Gorraiz López*

Los 28 líderes del Consejo de la Unión Europea (con la excepción del británico David Cameron y del húngaro Viktor Orban) votaron el 27 de junio a favor de proponer a la eurocámara a Jean-Claude Juncker como nuevo presidente de la Comisión Europea. El 14 de Julio el parlamento europeo deberá ratificar su elección. Sin embargo, el pasado de Juncker no parece hacerle merecedor de ser el hombre con más poder dentro de la Unión Europea (UE). El año pasado Juncker, entonces primer ministro de Luxemburgo, tuvo que dimitir tras conocerse un gran escándalo en el cual Marco Mille, jefe de la inteligencia luxemburguesa, secretamente grabó una conversación con Juncker acerca de acciones terroristas del ejercito secreto de la OTAN en Luxemburgo en los años 80.

Por Carlos Márquez

Si la entidad sionista hubiera sabido lo que le iba a esperar en Gaza probablemente no se habría embarcado en su agresión contra la Franja. Israel no ha podido, en efecto, alcanzar ninguno de sus objetivos políticos y militares a pesar de sus brutales ataques aéreos que habían costado la vida 190 de palestinos y heridas a 1.280 hasta el martes día 15 de Julio.

Por Yusuf Fernandez

En pocas semanas están materializándose dos entidades a las que muy pocos concedían alguna posibilidad de concretarse: el Kurdistán y el Califato. Los acontecimientos están confirmando el análisis de Thierry Meyssan. Ambas entidades actúan estimuladas por Washington. Los hechos más recientes así lo demuestran.

Por Thierry Meyssan

altLejos de ser una alianza levantina al servicio de las ambiciones occidentales, el nuevo «califato» del siglo XXI responde a los objetivos del imperialismo global. Para Washington, el Emirato Islámico es un arma de destrucción masiva dirigida contra los países emergentes, fundamentalmente contra Rusia, la India y China. El analista mexicano Alfredo Jalife explica qué uso puede dar Estados Unidos al Emirato Islámico, mucho más allá de Siria e Irak.

Por Alfredo Jalife-Rahme

altLa «Declaración de Fortaleza» contiene grosso modo, las conclusiones y perspectivas de integración al término de la VI Cumbre del BRICS, realizada del 14 al 16 de julio en Brasil. A través un documento de 72 puntos de carácter oficial, el grupo pentapartita integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica –que aglutina 40% de la población, 26% de la superficie terrestre, 27% de la producción y 21% del PIB mundial- reafirmó su compromiso con el derecho internacional, el multilateralismo político, el desarrollo económico, la equidad social, el crecimiento sostenible y la preservación del medio ambiente.

Por Ariel Noyola Rodríguez

altY sigue la guerra por el gas. Después de haber atacado Siria y haberse repartido el gas de ese país antes de lograr conquistarlo, los occidentales atacaron Irak –utilizando para ello el Emirato Islámico– para cerrar el camino al gasoducto entre Irán y Siria. Y ahora están tratando de acabar con el Hamas que es, como las demás ramas de la Hermandad Musulmana, un aliado de Washington, pero se opone al saqueo del gas palestino.

Por Manlio Dinucci

Los acontecimientos en curso en el sur- este de Ucrania indican un fenómeno muy importante que debe ser analizado con detenimiento. Esto no es solo un indicador del frente de disputa  geopolítica entre occidente y el club de la estructura del mundo multipolar. También tiene el  siguiente significado: la ruptura del Estado ucraniano, que actualmente sirve como un satélite y cliente de Washington y Bruselas; en un contexto donde se genera el emerger de una nueva conciencia política de los ciudadanos (en el sentido de categorizar a los ciudadanos que defienden sus derechos y libertades, que ante las circunstancias han decidido luchar por sus valores poniendo en riesgo hasta su integridad, y no aquellos sujetos débiles del estado weberiano caídos en la sumisión y que no pueden defenderse de la arbitrariedad de los opositores políticos y continuar cumpliendo con sus obligaciones sociales. Estamos ante  el surgimiento de un nuevo nacionalismo, único en sus características y objetivos.

Por Leonid Savin*

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19