Geoestrategia

Los últimos acontecimientos ocurridos en Arabia Saudí dan a conocer que en los próximos meses, el país árabe podrá experimentar profundos cambios en su estructura política. Un país que ha sido conocido según, la organización mundial contra la Tortura, como la extrema dictadura en el mundo. Según esta organización los expedientes negros de este país en la Organización Internacional de las Naciones Unidas sobre los crímenes de lesa humanidad, represión y el sectarismo ratifican este asunto. Existen varios factores que nos esclarecen los motivos de un supuesto cambio en el orden político del país árabe.

Por Rasul Gudarzi

Hay tres versiones de la muerte del primer super-mega-villano del siglo XXI (y si la expresión suena a comic, por algo será), solo que no son compatibles entre sí, al menos la tercera, la más improbable. Claro, que con un personaje con tantos dobles, todo puede ser.

Por Astillas de realidad

Aprovechando las revueltas de la primavera árabe de 2011, que en gran parte fueron financiadas y promovidas desde el exterior, principalmente por Washington, comenzó el ataque mediático contra Gadafi. Se lanzaron acusaciones a cada cual más sensacionalista, tanto por las cadenas mediáticas como por parte de organizaciones humanitarias, de que el gobernante libio estaba bombardeando a su propia población. La imagen que se presentaba era horrible, un pueblo sometido a la locura de un dictador que los estaba aniquilando utilizando todo tipo de armas; se hablaba incluso de un genocidio, palabra tan utilizada como manipulada para justificar las guerras.

Por Mikel Itulain

 

Si bien Sudamérica puede ser considerada un bloque relativamente unificado, con el correr del año salió a la luz la fragmentación entre los dos modelos económicos actualmente existentes en el subcontinente. Por un lado las naciones del Pacífico. Colombia, Chile y Perú dieron continuidad a su política de apertura económica e integración internacional.

Por Santiago Pérez*

Siria sigue resistiendo a la presión imperial estadounidense y a la de sus acólitos europeos neocoloniales que tratan de someterla. Resiste a las mentiras de la prensa comercial occidental que desinforma al público de lo que realmente está pasando en este país desde que comenzaron las hostilidades y que no explica las verdaderas causas de este conflicto, una guerra por el control de los recursos y corredores de gas y petróleo, conflicto generado desde afuera. Resiste en el plano militar frente a las numerosas bandas de mercenarios fundamentalistas infiltrados en su territorio. Pero el precio que está pagando es elevado.

Por Pepe Escobar*

Así es como comienzan las guerras: con una escalada constante en el enfrentamiento desde algo intrínsecamente sin valor. Así que no se sorprendan si los EE.UU. y Japón van a la guerra contra China el próximo año por unas rocas deshabitadas que Japón llama Senkaku y China llama Diaoyu. Por lo menos así lo cree el profesor de estudios estratégicos en la Universidad Nacional de Australia, en un artículo en el Sydney Morning Herald. Y no asuma que la guerra será contenida y corta.

Por Carlos Montero

El colectivo internacional Ojos para la Paz se constituyó en julio de 2011, con la finalidad de ir a Libia para comprobar in situ lo que allí estaban haciendo la OTAN y los Aliados y contar la verdad, en medio de tanta mentira y de tanta manipulación mediática existentes con una guerra a la que todavía siguen llamando intervención humanitaria. Ojos para la paz, como grupo, no pudo ir a Libia, pero sí que lo hicieron cinco de sus miembros. Uno de ellos, Flavio Signore, director de cine y reportero de guerra, filmó un interesante documental, titulado, Libia, Freedom, Mia, Mia (Libia libre al 100 %), que es el grito desesperado de los libios ante los bombardeos de la OTAN y de los llamados países democráticos. 42 países contra uno de poco más de 6.000.000 de habitantes, al que aún no han logrado rendir... aunque digan lo contrario.

Por Ojos para la Paz

La hambruna mundial es un tema que no figura en ningún debate prioritario de discusión internacional, sencillamente, porque el pobre, el hambriento, no es mercancía rentable, está fuera del circuito del consumo y no genera dividendos. En el desenlace de este proceso de catástrofe humanitaria (con concentración de riqueza en pocas manos y exterminio de "población sobrante") se incuban las bases y el detonante de un "Apocalipsis social" que el sistema y sus analistas  todavía no registran ni prestan atención.

Por Manuel Freytas*

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente