Geoestrategia

altDurante mucho tiempo el dólar ha sido la moneda del mundo dominante. Parece, sin embargo, que esta supremacía se ve amenazada. ¿Se está convirtiendo el dólar en un tigre de papel?

Por Alain de Benoist*


altLa apertura de China en los años 80 del siglo XX, el colapso del imperio soviético en 1990 y el fin de los sistemas económicos cerrados, constituyeron hitos principales en el proceso de globalización, permitiendo que en la última década del siglo XX se incorporasen al sistema económico global más de 2.000 millones personas, la mayoría en el este de Asia. La integración de ese enorme número de consumidores y productores en la economía global y el crecimiento del comercio internacional, impulsado por las nuevas tecnologías y unas condiciones de estabilidad favorecidas por la geopolítica del momento han modificado la distribución de la riqueza a escala global y por lo tanto los equilibrios de poder.

Por  Alejandro Mackinlay*

El presidente de Rusia Vladimir Putin empieza a tomar ventaja en la partida geopolítica que se juega en Ucrania. Acostumbrados los occidentales a las cacatúas de la “prensa libre” al servicio de sus amos imperialistas, no pueden tener un criterio mínimamente objetivo de lo que está ocurriendo. Pero Putin y Rusia han hecho frente al berreo de que si se “ha anexionado Crimea”, que si “derribó el vuelo de Malasya Airlines”, que si todos los días “invade Ucrania”, etc. Lo que contrasta, por otra parte, con el silencio sobre el genocidio de Kiev sobre las poblaciones de Novorrosia, el olvido de los abrasados en Odessa, el apoyo de la OTAN en armas, mercenarios y financiación a los cabecillas que dieron un golpe de Estado en Kiev, la desfachatez de Kiev en no pagar el gas ruso o la ausencia de datos sobre el derribo del ya citado vuelo MH17.

Por Juan Aguilar*

altLa creación de un Nuevo Banco de Desarrollo acordada por los mandatarios de los países BRICS en la cumbre de Fortaleza a mediados del mes pasado, supone la aparición de una alternativa al sistema financiero internacional dominado por el FMI y el Banco Mundial.

Por William Engdahl

altLa prevista Cumbre de la NATO a celebrar en Gales los días 4 y 5 de Septiembre tiene como objetivo apremiante la implementación del Plan de preparación de la Actuación ( RAP en inglés) en respuesta a la actitud rusa en la crisis ucraniana, lo que se traducirá en el despliegue de “unidades de intervención rápida” en Polonia, Países Bálticos, Rumania y Bulgaria, con el objetivo inequívoco de “posibilitar una intervención más rápida en caso necesario” según ha declarado el Secretario General de la Organización, Anders Rasmussen al diario alemán “Süddeustsche Zeitung”, así como la asunción por los países miembros de la nueva doctrina ‘Smart Defense” (Defensa Inteligente), nuevo concepto operativo que implicará la cesión parcial de la soberanía de los países miembros a la coordinación de defensa con la OTAN así como el incremento de las partidas de gasto de los países europeos que sería de un exiguo 2% del PIB nacional, quedando el grueso de la financiación en manos de EEUU.(el 75% de cerca del Billón $ del total del presupuesto).

Por Germán Gorraiz López*

altSi bien cualquiera puede estar de acuerdo con el discurso antiterrorista de Washington y sus aliados del Golfo, todo el mundo se da cuenta de que sólo es la justificación oratoria de una guerra que en realidad persigue otros fines. Estados Unidos dice querer destruir el Emirato Islámico –organización que él mismo creó y que realiza, precisamente para Estados Unidos, la limpieza étnica necesaria para concretar el plan de rediseño del «Medio Oriente ampliado». Más contradictorio aún, Estados Unidos dice querer combatir en Siria del lado de la oposición, supuestamente moderada, de la que forman parte los mismos yihadistas del Emirato Islámico. Y, para terminar, Estados Unidos ha destruido en Raqqa edificios que el Emirato Islámico había abandonado 2 días antes de los bombardeos estadounidenses. Thierry Meyssan estima que, tras esas aparentes contradicciones, estamos viendo la continuación de la guerra del gas.

Por Thierry Meyssan

Distintos mensajes y reclamos siguen llegando desde el frente, en el Sudeste de Ucrania. Periódicamente la gente oscila de un extremo al otro –del “Putin nos ha abandonado” al “Nosotros nos encargaremos de todo”. En realidad, si nos fijamos en las cuestiones fundamentales, muchas piezas encajan. Y parece claro que Rusia no puede “dejar de lado” todo el sudeste de Novorossiya o incluso la parte de Slaviansk. Eso equivaldría a perder una guerra durante los próximos 30-50 años.

Por "Voice of Sevastopol"

altSi ya eran relevantes los factores de riesgo estrictamente económicos que advertían de la vulnerabilidad de las economías más dañadas por la crisis, ahora se acusa el impacto de otros de naturaleza bien distinta. Es la geopolítica, situaciones de inestabilidad en las relaciones internacionales cuyos primeros efectos se perciben en la volatilidad de las variables financieras, pero acabarán contaminando a la economía real.

Por Emilio Ontiveros

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente