Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Señala el analista Marco Antonio Moreno en el Blog Salmón que los mercados globales han vuelto a entrar en modo pánico a medida que la economía china sigue dando muestras de un profundo debilitamiento. Esto acrecienta las preocupaciones de que la segunda mayor economía del mundo podría estar desacelerándose bruscamente y enviar a los mercados financieros en picada. La sorpresiva devaluación del yuan y el desplome en los mercados bursátiles puede provocar un aterrizaje forzoso que pulverizaría la incipiente recuperación. La economía se encuentra en la antesala de una crisis financiera de gran magnitud y esta vez los bancos centrales no podrán aplicar planes de rescate ya que agotaron todo su arsenal de políticas.

La caída de los productos básicos, como el desplome del precio del petróleo, ha hecho perder a los productores sólo en los últimos 12 meses, una suma equivalente a toda la economía de la India. Los alicaídos precios de las materias primas han acabado con más de 2 billones de dólares (US$ 2.050.000.000.000) en acciones de las empresas mineras y petroleras desde mediados del año pasado, según datos compilados por Bloomberg. Esto se compara con los US$ 2.070.000.000.000 del producto interno bruto de la India.

Los precios de las materias primas se han desplomado después de años de estar sobrevalorados por las burbujas especulativas, tras el drástico deterioro de la demanda mundial. Hasta hace poco ese deterioro había sido neutralizado por la pujante demanda de China, el principal consumidor de materias primas, pero la desaceleración del gigante asiático ha llevado al índice de materias primas de Bloomberg a su nivel más bajo desde el año 2002.

El Ibex 35 cerró la semana con un desplome del 5,6 por ciento ubicándose en zona de pérdidas anuales mientras la prima de riesgo continúa en aumento golpeando fuertemente a España, Grecia, Italia y Portugal. El índice Nikkei de Japón cayó ayer más de 2 por ciento, mientras que el índice Kopsi en Corea del Sur cayó 2,25%. Las acciones en Australia están teniendo su peor mes desde la crisis financiera de octubre de 2008. El Dow Jones se desplomó 3,12 por ciento y el petróleo alcanzó nuevos mínimos en su octava semana consecutiva de caída ubicándose en 40,45 dólares el barril.

La subida de tipos de interés tan esperado por la Reserva Federal de Estados Unidos, se hace ahora mucho menos probable. El potencial de nuevas devaluaciones en el yuan chino no sólo hace imposible elevar las tasas de interés en Estados Unidos, sino que alienta nuevos riesgos deflacionarios para la economía mundial. El nerviosismo de los mercados tiene poco que ver la crisis griega y su inevitable abandono de la moneda única. Es la prueba más concreta de que hemos entrado en una nueva crisis financiera de gran magnitud tal como la de hace siete años.

El Down Jones se desploma

La Bolsa de Valores de Nueva York cerró este viernes con una caída de 531 puntos en su índice Dow Jones, lo que equivale a 3,1 por ciento, uno de los peores registros de los últimos cuatro años, atribuible al pánico de los inversores al conocer el estancamiento de las manufacturas chinas, observa la prensa estadounidense.

La fuerte caída de este viernes se suma a la que se registró el jueves, de 2,06 por ciento, y ahora se sitúa "en un estado de corrección" para mitigar posibles pérdidas, debido al miedo que causa la situación económica china, mientras el barril de petróleo cerraba por debajo de los 40 dólares, su valor más bajo desde hace un lustro, según el diario The Wall Street Journal.

La incertidumbre sobre cuándo se producirá la primera suba de intereses de la Reserva Federal, después de casi una década sin retribuir la inversión, no ayuda a regularizar los mercados, sostuvo el periódico.

La contracción del sector manufacturero chino, que registró sus números más bajos en seis años, la devaluación del yuan y la noticia de la dimisión del primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, añadieron fuego al miedo de los inversores a que se agrave la crisis en Europa y frenaron las operaciones en el mercado bursátil.

El crudo WTI cae por debajo de 40 dólares por primera vez desde 2009

El crudo West Texas Intermdiate (WTI) descendió hasta por debajo de los 40 dólares, algo que no sucedía desde 2009, y suma su octava caída semanal del año presente, lo que representa una caída del 23,59% desde que empezó 2015.

Hoy, durante la jornada de transacciones en la Bolsa de Valores de Nueva York, el precio del crudo West Texas Intermediate (WTI) se cotizó a 39,86 dólares por barril, informa 'The Wall Street Journal'.

La caída en el precio del crudo texano fue de 2,1%, mientras que el crudo Brent presentó una disminución del 2,5% en su cotización durante la jornada para colocarse en los 45,46 dólares por barril. La caída en el precio de cotización de estas dos mezclas de crudo fija el precio de referencia en los mercados internacionales que utilizan otro tipo de corrientes de crudo.

Esta tendencia hacia la baja surge por la sobreoferta en el mercado energético abastecida por la producción de Estados Unidos y los 32 millones de barriles diarios que producen los países miembros de la OPEP. De igual forma el levantamiento de sanciones económicas a Irán representa el regreso al mercado internacional de un 'peso pesado' que puede ofertar tres millones de barriles al mercado internacional.

Aunado a la coyuntura global, en los EE.UU. se difundió a través de Baker Hughes que por quinta semana consecutiva aumentaron los equipos de perforación de petróleo para colocarse en las 674 instalaciones, cifra récord. Por lo que el mercado fue sensible a este anuncio y al que realizó el Departamento de Energía de EE.UU sobre los niveles de reservas petroleras más alto en ocho décadas, 456,21 millones de barriles en inventario.

A pesar de un año de caídas de los precios del petróleo, las compañías petroleras han logrado recaudar dinero de los inversionistas y reducir sus costos a través de una estrategia que concentra su capacidad industrial en los pozos más productivos para obtener mejores niveles de producción.

El mercado internacional sigue teniendo una demanda fuerte; sin embargo, la contracción del sector manufacturero de China y la reciente devaluación del yuan han impactado diversos mercados globales, no solo el energético. Los índices de Dow Jones y el Nasdaq Composite sufrieron sus mayores pérdidas semanales desde septiembre de 2011.

La tendencia seguirá aún más hacia abajo si la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) refuerza la extracción de crudo a pesar de la sobreoferta  actual en el mercado mundial de petróleo.

'El colapso económico' inminente "que pondrá de rodillas a Europa, Japón y EE.UU."

Los mercados bursátiles de 23 países en todo el mundo han comenzado a desmoronarse y ya se sienten otros síntomas más que indican que una inminente crisis financiera sin precedentes está a la vuelta de la esquina, advierten medios norteamericanos.

En un artículo del portal 'Infowars' titulado, 'El colapso económico' que cita a prominentes expertos, asegura que entre septiembre y octubre próximo "se desatará un infierno en la economía y los mercados mundiales".

"En los próximos meses explotará una crisis financiera mundial de proporciones épicas, que pondrá de rodillas a Europa, Japón y EE.UU. con graves consecuencias que durará por los cinco años siguientes", informa la publicación. También el Banco de Pagos Internacionales, el banco de los Bancos Centrales, y el FMI "se han subido al carro de las predicciones", continúa el portal esta vez citando a importantes medios de comunicación.

El infierno se está desatando, los mercados de valores de 23 países, la mayoría de los mercados emergentes, están cayendo, se desplomó el precio del petróleo, se ha desatado una nueva guerra de divisas, se ha hundido el precio de las materias primas de la misma forma que ocurrió en el 2008, y la crisis ya se empieza a sentir en América del Sur, agrega.

En EE.UU., las cosas están empezando a desmoronarse lentamente y las continuas caídas del mercado bursátil estadounidense solo empeoran las cosas. "De esta forma, no pasará mucho tiempo para que inicie el infierno. Así que disfruten de lo que queda de agosto. Septiembre está a la vuelta de la esquina, y si los pronósticos se cumplen, es probable que sea un mes muy difícil", finaliza el artículo.

China ejerce actualmente un control sin precedentes sobre el dólar de EE.UU.

La decisión de China de devaluar su moneda permite al país asiático ejercer un "control sin precedentes" y a largo plazo sobre el dólar estadounidense, escribe el portal informativo Money Morning.

El portal relata cómo la devaluación del yuan demuestra que la economía de EE.UU. es dependiente de Сhina. Así, el índice promedio industrial del Dow Jones cayó un 1,2% el mismo día de la devaluación. El Nasdaq Composite cayó un 1,3% (las indicadores de su gigante tecnológico Apple bajaron más del 5%). General Motors, por su parte, sufrió un descenso de más del 3%. El índice de volatilidad S&P 500, indicador de temor del mercado, subió más del 12% tras la decisión de China.

"Ningún otro país ha tenido tanta influencia en la política monetaria de Estados Unidos desde hace mucho tiempo, o posiblemente nunca. La Reserva Federal de Estados Unidos debe ahora reconsiderar el papel del dólar en los mercados cambiarios, ya que tiene que decidir si elevará las tasas de interés este año", destaca el portal.

China sacudió la economía mundial al devaluar el yuan hasta casi el 2% de su valor la semana pasada. Esto supone el nivel mínimo de la moneda china en los últimos cuatro años. Este movimiento por parte de China ha avivado el miedo a una posible guerra de divisas que desestabilizaría la economía global. Varios expertos señalan que el objetivo de Pekín era abaratar las exportaciones chinas para hacerlas más competitivas.

Análisis: El reloj del crac financiero marca un minuto para la medianoche

El reloj del Día del Juicio para el crac mundial marca un minuto para la medianoche, en tanto que los bancos centrales pierden el control", es el encabezado del diario londinense Telegraph del lunes 17.

El análisis que lleva este encabezado está acompañado de otro artículo, firmado por el director de Negocios Internacionales del Daily Telegraph, Ambrose Evans-Pritchard, y ambos hacen una radiografía de los derrumbes combinados que avizoran otro estallido financiero como el del 2008 acompañado de otra "Gran Recesión".

El desplome persistente en los precios del petróleo y de prácticamente casi todas las materias primas, en particular de los metales —que es una copia del desplome de las mercancías que precedió al crac del 2008— ha llevado el Índice Bloomberg de las Mercancías por debajo de sus niveles más bajos de este siglo hasta la fecha.

Junto con esto ha ocurrido una caída en el comercio mundial en más de 4% año con año, lo cual destaca Pritchard que refleja la contracción de la actividad económica mundial. Hay una serie de crisis de las monedas en los países recién industrializados —Indonesia, Malasia, Tailandia, Brasil— y derrumbes en los mercados de valores en más de 20 países.
El informe de la Reserva Federal de Nueva York sobre la industria y las manufacturas que se publicó el 17 de agosto, muestra una contracción escandalosa. "El índice de manufacturas del estado de Nueva York para juliio", escribe Pritchard, se desplomó a un nivel de recesión de menos 14.9, el más bajo desde la Gran Recesión, una de las caídas más pronunciadas en un mes que se hayan registrado. El componente de nuevos embarques, cayó en -13.8, y el de nuevas órdenes a -15.7. Esto llega en un momento delicado para la economía mundial. Ahora hay un tormenta en agosto que azota a los mercados globales".

El blog financiero de los economistas Pam y Russ Martens, Wall Street on Parade, informó el 17 de agosto también sobre la alarmante caída en la actividad económica real que reporta la Reserva Federal de Nueva York, en un artículo titulado "Mantén tus ojos en los bonos chatarra: Comienzan a comportarse como en el 2008". Dicen que "los signos de advertencia más alarmantes –-el aumento del rendimiento de los bonos chatarra y el creciente diferencial en los rendimientos de los chatarra y los bonos del Tesoro de EU— reciben mucha menor atención de la que deberían. Cuando crecen los diferenciales en las tasas sirvió como una tarjeta roja temprana para el crac financiero de 2008 y la implosión de las firmas icónicas de Wall Street".
Ahora se emiten bonos chatarra de las empresas de petróleo y gas en la economía estadounidense con un interés promedio de 11 a 12%, pero que llegan hasta el 20% y 30% en la medida que aparecen los incumplimientos y las bancarrotas en el sector de petróleo y gas. Peor aún, como lo señala el Telegraph en su artículo del "Dia del Juicio", se siguen emitiendo esos bonos de deuda, y se siguen comprando, a tasas enormes, que llegan a entre $325 y $350 mil millones de dólares de bonos chatarra del sector petrolero en 2015, por quinto año consecutivo.

El denominador común de todos estos elementos del crac — la enorme exposición y dependencia de Londres y Wall Street a las pérdidas en derivados financieros — ha desatado una intensa campaña por parte de los grandes bancos para hacer que el Banco de Pagos Internacionales y Washington eliminen la regulación del grado de apalancamiento (deuda) que pueden tener los "derivados compensados", los cuales tienen un valor nominal de $150 billones de dólares. El vicepresidente de la Corporación Federal de Seguros a los Depósitos (FDIC), Thomas Hoenig, dice en un artículo que publicó el 17 de agosto en el Wall Street Journal, que se tome esto como una advertencia del próximo crac.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS