Portada - Últimas noticias

El ex vicepresidente del Gobierno y actual diputado socialista Alfonso Guerra considera que tanto el PSC como CiU han actuado contra su propio electorado durante la última campaña electoral catalana, ya que a los seguidores socialistas no les moviliza una alternativa ambigua, "de nacionalismo vergonzante", ni al electorado de Convergencia le motiva "una aventura secesionista que sabe que le perjudicaría". "Lo importante es la respuesta de los ciudadanos de Cataluña. A las arrogantes ambiciones de Artur Mas le han dicho: ¡Basta! No queremos salvadores que nos lleven al infierno", destaca Guerra en un artículo publicado en la revista Tiempo.

Ante esta situación, cree que Mas "no tiene una salida decente que no sea la dimisión" porque "no puede someter a más presión independentista" al electorado de CiU, "que ha expresado que no le sigue en la aventura".

Guerra recuerda que en las elecciones del pasado 25-N tuvo lugar una alta participación y los votantes crecieron en más de medio millón, siendo CiU y PSC las dos únicas formaciones que vieron decrecer sus apoyos. "Ha habido un reajuste de la asignación de votos, castigando a CiU y el PSC por la ausencia de sintonía entre el mensaje emitido y el parecer de sus votantes tradicionales", sostiene.

El veterano dirigente socialista recuerda que Artur Mas decidió adelantar dos años las elecciones catalanas, cuando gozaba de "estabilidad y fortaleza", debido a la "ambición" de contar con una mayoría excepcional "que le permitiera la aventura de la secesión de Cataluña del Estado español.

El PSC en “tierra de nadie”

Ante este desafío, el PP aprovechó para "polarizar" el debate entre los independentistas y los partidarios de permanecer en la estructura autonómica española. Y el PSC se quedó "en medio", cuando para Guerra "en política no hay peor lugar que la tierra de nadie".

"Los partidos nacionales deben recuperar su capacidad de lograr que todas sus organizaciones territoriales defiendan una tesis única, sin verdades fraccionalistas", defiende el que fuera 'número dos' del PSOE, que ve como "único camino" plantear "con responsabilidad y respeto a las posiciones de cada uno" los problemas que aquejan al país, "sin maximalismos ni enroque de posiciones".

Más allá de los programas de cada partido, Guerra analiza los actuales debates y sostiene que la creación de un estado independiente catalán sumiría a su pueblo en "una senda de fracasos que deprimiría a todos". En cuanto a una España sin Cataluña y el País Vasco, reconoce que "la respuesta no es fácil", pero "es claro que debilitaría muy seriamente al Estado en un mundo de competencia desbocada".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente