Portada - Últimas noticias

El Pentágono está organizando, entrenando y armando una fuerza militar "internacional" para intervenir el próximo año en Malí, de acuerdo con la burocracia del Pentágono y del Departamento de Estado.

La fuerza mercenaria será dirigida sobre el terreno por las tropas de Malí y de África Occidental. Los detalles sobre el esfuerzo surgieron en una audiencia del Senado, según el Washington Post.

Amanda J. Dory, subsecretaria adjunta del Pentágono para África, dijo que las tropas estadounidenses no estarían involucradas en la intervención, pero dijo que es probable que aviones de combate estadounidenses se utilicen para el transporte de tropas africanas y para ofrecerles cobertura aérea.

Durante el subcomité de Relaciones Exteriores del Senado sobre África, el senador Christopher A. Coons denominó al norte de Mali como "el mayor territorio controlado por extremistas islámicos en el mundo".

Naciones Unidas llama a la invasión de África

Con el fin de dar un ambiente internacional a la invasión prevista, el Consejo de Seguridad de la ONU ha ordenado sanciones contra el Movimiento para la Unidad y la Yihad en el oeste de África, que se dice que es un grupo escindido de al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).
Seguidamente el New York Times informó:

A finales de noviembre, Ban Ki-moon, el secretario general de las Naciones Unidas, recomendó que el Consejo de Seguridad aprobara un plan de la Unión Africana y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental para desplegar una fuerza de seguridad a petición del gobierno de Malí con el fin de recuperar el norte ocupado por  los extremistas.

Además de ser acusados como traficantes de drogas, se dice del grupo en cuestión que "ha aplicado los principios estrictos de la sharia en la zona, incluyendo las amputaciones de manos de los ladrones y la lapidación de las parejas que participen en actividades sexuales", según The News Tribe.

En julio pasado, aparecieron informaciones de que el Africom dio luz verde durante los años de Bush para entrar en Zambia, Gabón, Kenia, Malí, Marruecos, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Túnez y Uganda.

El bombardeo de propaganda de Kony 2012 a principios de este año coincidió con la atención puesta en África y encaja perfectamente con la cobertura posterior, por parte de los medios del establishment, de la supuesta expansión de las operaciones de al-Qaeda en el continente, por otro lado muy deseado desde el punto de vista estratégico y rico en recursos.

"Muchos en Occidente tienen miedo de que el noreste de Malí y la región árida del Sahel pudieran convertirse en el nuevo Afganistán, una tierra de nadie donde los extremistas se puedan entrenar, imponer la ley islámica de línea dura y planear ataques terroristas en el extranjero", informó el Telegraph en octubre.

Funcionarios de Estados Unidos, sin embargo, admiten que el variopinto grupo es incapaz de lanzar ataques fuera de Malí y algunos "analistas independientes han cuestionado si la estrategia del gobierno podría ser contraproducente por embrollar a los Estados Unidos en un conflicto local intratable", informa el Post.

Radicales islámicos armados con arsenal saqueado de Gadafi

Añadir que los rebeldes de al-Qaeda aparecieron de repente en escena en abril padado. "Los rebeldes, armados con armas robadas del formidable arsenal de Muammar Gaddafi, se hicieron cargo de un área del Sahara tan grande como Francia, sorprendentemente en 72 horas, aprovechando el caos que siguió a un golpe de Estado", escribió Nick Meo para The Independent.

"Su núcleo estaba formado por un grupo de soldados tuareg de Malí que habían formado parte del ejército del coronel Gadafi durante años, y en algunos casos décadas. El verano pasado se dieron cuenta de que estaban condenados y abandonaron a su ejército, con gran cantidad de armas que secretamente transportaron a través del desierto de Mali," escribe Meo.

AQMI orgullosamente admite que se les permitiera ganar la posesión de armas de Gaddafi. "Hemos sido uno de los principales beneficiarios de las revoluciones en el mundo árabe", dijo el líder de AQMI, Mokhtar Belmokhtar, a la agencia de noticias mauritana ANI, en noviembre de 2011. "En cuanto a nuestros beneficiarnos de las armas libias esto es una cosa natural en este tipo de circunstancias".

El Pentágono y la OTAN arman repetidamente a al-Qaeda, desestabilizando la región de Oriente Medio

Tras el asesinato del embajador de EE.UU. en Libia en la ciudad de Bengasi, se supo que el gobierno de Obama "en secreto dio su bendición a los envíos de armas a los rebeldes libios desde Qatar el año pasado, pero los funcionarios estadounidenses se alarmaron más tarde con la evidencia de que Qatar estaba enviando algunas de esas armas a militantes islámicos, según funcionarios estadounidenses y diplomáticos extranjeros," informó el New York Times el 5 de diciembre.

El New York Times informó en octubre que la mayor parte de las armas "enviadas a petición de Arabia Saudita y Qatar para abastecer a los grupos sirios rebeldes que luchan contra el gobierno de Bashar al-Assad, van a yihadistas islámicos de la línea dura", es decir, a al-Qaeda.

Se espera que creamos que estas transferencias de armas a la gente contra las que el gobierno de EE.UU. afirma que está luchando son poco más que una casualidad y accidentales. De hecho, el patrón de armar a nuestros supuestos enemigos se estableció en Afganistán en los años 80, cuando la CIA armó a los muyahidines afganos que en última instancia se convirtieron en los Talibanes y en al-Qaeda.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente