Portada - Últimas noticias

El Espía Digital ya lo anunció hace unas semanas: el Gobierno se prepara para meter a España en una nueva guerra, a pesar de ocultarlo. Dispuesto siempre a no desobedecer órdenes que favorezcan los intereses de nuestros “aliados” o “socios” norteamericanos. A pesar de los recortes que sufre nuestro Ejército, y de la crisis endémica que atraviesan nuestras FAS. Por fin se ha decidido, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, a anunciar en el Senado que el Gobierno ha ofrecido un "barco hospital", para atender a los posibles "heridos en los combates" que se puedan producir en Malí,  un avión para trasladar tropas e instructores especialistas en entrenamiento, todo ello, claro está, "en el marco de los esfuerzos para frenar a los islamistas radicales".

Según ha explicado a los periodistas tras asistir a un acto en Memoria de uno de los Holocausto del pasado siglo, en la Cámara Alta, España va a "desplazar" hacia la costa frente a Senegal el buque 'Esperanza del Mar', que se encuentra próximo a la costa africana, para "atender a marinos y pescadores".

El Gobierno pretende que, "sin perjuicio de que siga atendiendo a esas necesidades", este barco pueda estar también "a disposición para atender a los heridos en los combates que se vayan a producir en Malí".

El buque hospital 'Esperanza del Mar', adscrito al Instituto Social de la Marina, tiene como función principal prestar asistencia a barcos pesqueros y de la Marina mercante española así como facilitar apoyo técnico y logístico a embarcaciones próximas a su posición. Su puerto base está en Las Palmas, lugar en el que atraca habitualmente, concretamente en la Base Naval a pesar de ser un buque civil.

Guerra o acciones humanitarias ¿Cómo lo pintarán en esta ocasión?

Con este barco, España aumenta su contribución a la operación que lanzó el pasado 11 de enero Francia para frenar a los yihadistas que avanzaban hacia la capital maliense, Bamako. El Gobierno aprobó el viernes pasado el envío de un avión de transporte militar 'Hércules' C-130, que tendrá su sede en Dakar, para trasladar a las tropas africanas a Malí.

Además, España contribuirá con entre 40 y 50 instructores a la misión de entrenamiento que prepara la Unión Europea para ayudar al Ejército maliense y a las tropas de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO) a enfrentarse a los islamistas y recuperar la integridad del país.

Margallo declara que comienza la segunda fase

García-Margallo ha explicado que ya "ha terminado la primera parte de la estrategia", dirigida por el Ejército francés, para "frenar el avance de los yihadistas", de manera que "ahora empieza la segunda fase", que es "la reconquista". En esta segunda etapa son las tropas africanas las que deben asumir el "protagonismo", aun con el apoyo de la Unión Europea.

Además, el ministro ha explicado que España ha propuesto a la Unión Europea que se amplíe la misión de entrenamiento y formación que se lleva a cabo en Níger, mandada por un general de la Guardia Civil, para que "haga lo mismo con las fuerzas de seguridad en Malí", para contribuir así a "la institucionalización" de este país.

Por otra parte, García-Margallo también ha anunciado que el Ministerio está "estudiando levantar la prohibición" sobre los programas de cooperación al desarrollo. "Hasta ahora sólo teníamos ayuda humanitaria y expresamos con claridad después del golpe de Estado que sólo cuando hubiese una hoja de ruta que volviese al Gobierno de Malí a la senda constitucional volveríamos a la cooperación", ha explicado el ministro.

España, en línea con la UE, suspendió en marzo pasado los programas de cooperación al desarrollo que mantenía con las autoridades de Malí, excepto la ayuda humanitaria, como consecuencia del golpe de Estado contra el presidente Amadou Toumani Touré y hasta que se restableciera la legalidad en el país. Entre 2009 y 2012, España venía donando a Malí de unos 37 millones de euros por año.

En concreto, ha destacado que es "muy importante" la ayuda en cuestiones como la salud, el tratamiento de aguas, la prevención de enfermedades y la gobernabilidad. "Vamos a colaborar con nuestros aliados de la Unión Europea en restablecer la calma, la paz y el Estado de Derecho en Malí", ha remachado.

Fuente: Europa Press

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente