Portada - Últimas noticias

Al menos ocho policías han sido asesinados en la explosión de un misterioso doble atentado con coche bomba, este viernes 25 de enero, en la sede regional de la inteligencia siria en Quneitra, en la parte siria de los Altos del Golán. Algunas de las víctimas son sirias, pero fuentes de inteligencia occidentales revelaron a Debkafiles que la mayoría eran miembros de alto rango de las Brigadas iraníes Al Qods y funcionarios de Hezbolá.

Máxima alerta en las fronteras de Israel y Jordania con Siria

Las explosiones han provocado que las tensiones se disparen en la frontera de Israel y Jordania con Siria. Fuerzas especiales de Israel, Jordania y los Estados Unidos desplegadas en el reino fueron puestas en alerta máxima. Un intenso flujo de pesados refuerzos sirios han sido vistos dirigiéndose hacia las dos fronteras.

Fuentes del régimen sirio han asegurado que los artefactos explosivos estaban sujetos a las paredes exteriores del edificio del comando de inteligencia. Sin embargo, las fuentes occidentales informan de que dos grandes coches bomba fueron colocados al acecho en ambos lados de la carretera que conduce a la sede y fueron detonados cuando el convoy de los dos vehículos de funcionarios iraníes y de Hezbolá pasaban. No hubo supervivientes.

Esas mismas fuentes refutan, a su vez,  los informes que acreditan que,  Jabhat al-Nusrah -organización vinculada a al-Qaeda, cuyos miembros luchan junto con los rebeldes sirios-, se atribuye la responsabilidad del ataque. Ya que, insisten, es un rareza que en esta  ocasión ningún grupo de la oposición siria haya emitido declaración alguna. La velocidad con la que los helicópteros del ejército sirio bajaron a retirar las bajas prueba su alto rango.

El atentado iba destinado a retrasar la gran ofensiva de Assad para controlar las ciudades ocupadas por los mercenarios

En opinión de una fuente militar jordana, este ataque por una mano desconocida ha retrasado los preparativos avanzados de Bashar Assad para una ofensiva blindada total, con el fin de aplastar finalmente la revuelta contra su régimen. Sus primeros objetivos deberían haber sido las aldeas controladas por los rebeldes a lo largo de las fronteras de Israel y Jordania.

Como ya publicó elespiadigital.com, el gobernante sirio está trabajando en un plan de operaciones que sus generales habían estado planificando junto con estrategas de las Brigadas iraníes Al Qods.

“Un ataque a Siria será considerado como un ataque contra Irán y contra los aliados de Irán”, Ali Akbar Velayati, asesor del ayatolá Ali Jamenei

El sábado, Ali Akbar Velayati, asesor del líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, advirtió que Irán consideraría cualquier ataque a Siria un ataque a ellos mismos: "Siria tiene un papel muy básico y fundamental en la región para promover políticas firmes de resistencia [contra Israel ] ... Por esta razón un ataque a Siria será considerado como un ataque contra Irán y contra los aliados de Irán."

Un supuesto agente doble de la CIA informa sobre un nuevo sabotaje a la planta subterránea de Fordo en Irán

Mientras tanto, en el propio Irán, se informa de que la planta subterránea de Fordo, destinada al enriquecimiento de uranio, ha sido blanco de nuevos sabotajes, de acuerdo con un informe no confirmado publicado por Reza Kahlil, supuestamente, un ex oficial de la Guardia Revolucionaria iraní que trabajaba encubierto como un doble agente de la CIA, hasta que escapó a los Estados Unidos.

Kahlil informó que a las 11:30 am, del lunes 21 de enero, un día antes de las elecciones generales de Israel, se produjo una gran explosión a 100 metros de profundidad en el interior de la planta subterránea, atrapando a 240 funcionarios, técnicos nucleares en la tercera cámara de centrifugado. Entre ellos, dijo, se encontraban iraníes y técnicos ucranianos.

No hubo información sobre víctimas o la magnitud de los daños a las 2.700 centrifugadoras que han estado enriqueciendo uranio al 20 por ciento.

Khalil se refirió a su fuente como Hamidreza Zakeri, un ex agente del Ministerio de Inteligencia iraní, quien dijo que el régimen cree que la explosión fue un sabotaje y los explosivos podrían haber llegado a la zona disfrazados por la CIA como equipos importados para el sitio o maquinaria defectuosa.

Ninguno de los datos sobre la información acerca de una explosión en Fordo ha sido verificada por funcionarios estadounidenses o fuentes del régimen en Teherán.

Sin embargo, el jueves siguiente, 24 de enero, el Jefe del Estado Mayor de Israel, el teniente general Benny Gantz, y el director de Inteligencia Militar, el Mayor General Aviv Kochavi, ascendieron ceremoniosamente al Comandante General, Sayeret Matkal, al rango de general de división, en reconocimiento a las "sobresalientes operaciones encubiertas" de su unidad.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente